El Revolucionario

Portada > América > No Hispana > Estados Unidos > El Islam crece como la mala hierba incluso entre las filas de su principal (...)

Los republicanos pierden la hegemonía en las dos cámaras del Congreso

El Islam crece como la mala hierba incluso entre las filas de su principal enemigo: un congresista de EEUU jura su cargo sobre el Corán

Entre las muchas e interesantes consecuencias del cambio de composición del Congreso de EEUU, destaca la jura sobre un ejemplar del Corán que perteneció a Thomas Jefferson del primer congresista sarraceno que se cuela en la institución imperial, emblemática de la democracia formal del bastión occidental

Sábado 6 de enero de 2007, por ER. Washington

El fundamentalismo democrático y el pacifismo ecuménico de la clase política y la capacidad de expansión demográfica e ideológica que acompaña en los últimos tiempos al imperialismo islámico se han conchabado para meternos al «enemigo en casa»

JPG - 62.3 KB
Keith Ellison
El primer congresista useño y mahometano juró su cargo por Alá

Keith Maurice Ellison (1963, nacido católico en Detroit, hijo de un psiquiatra, converso mahometano a los 19 años, cercano entonces a Farrakhan y la Nación del Islám), miembro del Partido Demócrata, ha jurado su cargo en la Cámara de Representantes sobre el libro presuntamente revelado a Mahoma por el mismísimo Alá. El hecho representa una novedad histórica, pero directamente incompatible con otras que han tenido lugar en la toma de posesión de los nuevos representantes elegidos en las legislativas del pasado mes de noviembre, como pueda serlo el nombramiento de la primera mujer, Nancy Pelosi, como presidente del Congreso.

Pero las contradicciones van más allá del trato a las mujeres, absolutamente denigrante entre los seguidores de Alá. Tienen que ver con la propia marcha política del Imperio yanqui y su futuro. La Unión Federal se ha definido históricamente como un «crisol» de diferentes grupos étnicos, religiones, &c., pero que han sido integrados, desde la Guerra de la Independencia, la Guerra de Secesión, y las dos Guerras Mundiales bajo una misma bandera y un programa político imperial definido frente a España y la América Hispana, pero también frente a otros imperialismos como el ruso, el chino...y el islámico.

Por mucho que Keith Ellison sea uno de los «moderados» y no haya basado su campaña en su religión, su elección refleja una creciente población islámica que ya supera los cinco millones en los Estados Unidos de Norteamérica. Las ansias expansivas de los mahometanos, hacen temer que se repitan aquellos versos materialistas que sirvieron para describir parte de la historia occidental: «Vinieron los sarracenos / y nos molieron a palos. / Que Dios protege a los malos / cuando son más que los buenos».

Pero, ¿podrá la Pax Americana resistir la ascensión al poder del Islam, representante de la derecha absoluta propia del Antiguo Régimen y solidario de un sistema teocrático absolutamente opuesto al actual orden capitalista? Sin duda sí podrá, porque el peso de los musulmanes en las esferas de poder, así como entre las masas de trabajadores, es en aquel país mucho menor que el de el verdadero grupo ascendente: los hispanos.

Mientras en ciudades francesas como París o inglesas como Londres, el árabe se convierte a menudo en la segunda lengua, el español es ya la primera en muchas ciudades norteamericanas. Estas mismas elecciones colocan a un hispano en el Comité de Inteligencia, que se une a la larga lista de cargos públicos presididos por hispanos, cuya religión católica amenaza la tradicional hegemonía protestante.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando