El Revolucionario

Portada > América > No Hispana > Estados Unidos > El Imperio Estadounidense nacionaliza las dos mayores hipotecarias (...)

El Imperio Norteamericano vela por su eutaxia haciendo intervenir al Estado frente a la crísis económica que se nos viene encima

El Imperio Estadounidense nacionaliza las dos mayores hipotecarias norteamericanas

La crisis económica obliga a intervenir al Estado

Sábado 6 de septiembre de 2008, por ER. Nueva York

Quienes creen que el Estado ha desaparecido o va a desaparecer están en la inopia

JPG - 27.5 KB
€ y $
Eje franco-alemán (Unión Europea) y Eje anglosajón (EE.UU y Reino Unido) luchando por ver quién es más usurero y especulador

La crisis económica amenaza con quebrar la estabilidad del Imperio. Tras la orgía de especulación financiera en el que unas minorías se han hecho extremadamente ricas, ha llegado el momento en que el Estado salve la situación ante la crisis económica imperante.

El plan de rescate ideado por el departamente del Tesoro y la Reserva Federal consiste en evitar el colapso de Fannie Mae y Freddie Mac, entidades de crédito hipotecario cuyo monto de hipotecas asciende a unos 12 billones de dólares. La nacionalización supone mandar a casa a los altos ejecutivos así como asumir que los accionistas perderían sus derechos e inversiones económicas.

El presidente Jorge W. Bush, que está informado de la situación, pondrá frente a las hipotecarias gente de su confianza e inyectará unos 5 billones de dólares para sacar a flote las ruinosas casas de usura.

Se confirma así que la dialéctica entre economía intervencionista y economía no intervencionista es pura ficción, pues toda economía ya exista realmente o busque existir realmente —y no en fantásticos mundos, ya se llame paraíso comunista ya sea un mundo orgiástico liberal de mercado sin Estado— estará intervenida. Ningún Estado que busque perpetuarse en el tiempo puede dejar a su plena libertad el desarrollo de su capa basal. Entre otras muchas razones porque a través de su perforación pueden introducirse perniciosos enemigos.

A ningún hispano le extrañan estas intervenciones económicas, pues sabe que la máxima de los imperios anglosajones para Iberoamérica ha sido «intervencionismo para nosotros, liberalismo para el resto». ¿Por qué iba a tener México menos derechos en controlar su petróleo que los Estados Unidos en controlar sus hipotecarias usureras? Tampoco extraña que la retórica imperial ponga las manos en el fuego cuando se piden soluciones para la pobreza de millones de hispanos mientras no tienen reparo alguno en poner billones de dólares para reflotar ruinosas empresas. La clave para el mundo hispano no es llorar como plañideras, sino conquistar ese Estado en unión con el resto del mundo iberoamericano, si es que queremos que el Estado decida de acuerdo a nuestros intereses.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando