El Revolucionario

Portada > América > No Hispana > Estados Unidos > Enemigos de la hispanidad, amigos del oscurantismo.

Dicen contar con revelaciones numinosas especiales.

Enemigos de la hispanidad, amigos del oscurantismo.

Dos de los candidatos republicanos a la Casa Blanca son profundamente anti-hispanos

Sábado 9 de febrero de 2008, por ER. Nueva York

Romney y Huckabee son dos candidatos republicanos que han hecho del discurso anti-hispano una manera de atraer el voto. Uno es mormón y otro bautista fundamentalista.

Mike Huckabee

JPG - 19.6 KB
Mike Huckabee
El bajo y el fundamentalismo protestante no son incompatibles

Cuando en mayo del pasado año éste pastor bautista afirmó en un debate electoral que no creía en la evolución sabía que tenía detrás de sí al 47% de norteamericanos anglosajones que dicen creer al pie de la letra el relato creacionista del Génesis. El ex-gobernador de Arkansas y pastor bautista se presenta en las primarias del Partido Republicano. Sus diatribas anti-hispanas han llegado hasta tal punto, que las congregaciones protestantes evangélicas hispanas le han retirado su apoyo. Además, su contrincante McCain —que se perfila como vencedor de las primarias republicanas— ha conseguido sacar provecho del anti-hispanismo de Huckabee para ganarse a los cubano-norteamericano.

Aún así, la defensa del tradicionalismo protestante anglosajón que realiza Huckabee lo han mantenido en la carrera en las presidenciales e intenta ganar posiciones dentro del republicanismo con vistas a la vicepresidencia o a las siguientes elecciones si es finalmente que McCain pierde contra Obama o Clinton.

Mitt Romney

JPG - 31.2 KB
Matt Romney con su familia
Blancos, rubios y numerosos, como mandan los cánones mormones.

El ex-gobernador de Massachussetts ha acabado por retirarse de las primarias republicanas en vista a los escasos resultados optenidos. Este ex-obispo mormón es descendiente de una larga familia de adeptos a la Iglesia de los Santos de los Últimos días, una de las pocas congregaciones religiosas que puede presentarse como genuinamente norteamericana —y no de origen europrotestante—.

El sujeto que pergeñó esta novísima religión se llamaba Joseph Smith y anunció allá por el 1830 que el ángel Moroni le entregó el ’Libro Mormón’ escrito en lengua egipcia en el que se mantiene que Jesús volverá de nuevo pero ahora al continente americano pues los descendientes originarios de dicho continente no eran otra cosa sino habitantes del antiguo Israel que seiscientos años antes de Jesucristo habrían viajado a América. Pero si algún audaz curioso pretende realizar el estudio histórico-crítico del libro Mormón se verá desilusionado pues tal libro, según Joseph Smith, tuvo que ser devuelto al ángel Moroni tras memorizarlo palabra por palabra. Este auto-proclamado profeta creó una dinastia profética cuyos descendientes gobiernan la iglesia mormona, tienen la facultad de recibir ’revelaciones especiales’ y gobierna la congregación asistidos por un consejo de doce apóstoles. Entre las creencias de estos energúmenos se encuentra la poligamia unida a la creencia de que los negros no pueden ser mormones debido a que la oscuridad de su piel es un castigo por la desobediencia a Dios. Este racismo —que actualmente pretenden soterrar— está detrás del anti-hispanismo de Romney quien en sus últimos años de mandato como gobernador, creó patrullas encargadas de cazar a inmigrantes hispanos interviniendo incluso en locales y lugares de diversión. También se opone al evolucionismo compartíendo los esfuerzos mormones por crear un arbol genealógico internacional. Entre otras propuestas descabelladas estaba contar los fondos económicos a la ciudad de Nueva York.

Católicos e hispanos frente al evolucionismo.

Aunque las encuestas dan un 59% de católicos a favor de la evolución frente a al 62% de los protestantes, los analistas hispanos recuerdan que ambas cifras no son equiparables. Primero, porque no es lo mismo católico que hispano. La cifra de hispanos que creen en el creacionismo literalista bíblico se rebaja a un 39% cuando se desglosan las cifras. Segundo, porque la población hispana es más pobre y cuenta con menos facilidades de acceso a la instrucción. Y tercero, porque desde el famoso discurso de 1996 en la Academia Pontificia de las Ciencias en el que Juan Pablo II afirmó que «la evolución es más que una hipótesis», la opinión católica contraria al evolucionismo es discriminada dentro de los focos intelectuales católicos y por la misma jerarquía católica, lo que no ocurre con la comunidad protestante, donde ’eminentes científicos’ y ’eminentes pastores’ se han sumado al carro del creacionismo fijista.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando