El Revolucionario

Portada > América > No Hispana > Estados Unidos > Obama reconoce haber sido un drogadicto egoista y McCain un fornicador (...)

Candidatos norteamericanos intentan ganarse el voto evangelista

Obama reconoce haber sido un drogadicto egoista y McCain un fornicador infiel

Telebasura desvelada para consumo del sector protestante evangélico

Martes 19 de agosto de 2008, por ER. Nueva York

Airean sus antiguos trapos sucios con la esperanza de que el populacho lumpemproletario o pequeñoburgués se identifique con ellos. Igualan sus miserias en el mercado pletórico televisivo

JPG - 23.4 KB
McCain, Warren y Obama
Trio protestante desvelando basura de consumo masivo

Los candidatos a la futura presidencia del Imperio Norteamericano se han visto las caras y las vergüenzas en el programa del pastor Warren, hereje que dirige un contubernio de iglesias («macroiglesias de Estados Unidos») que acoje en su seno a más de 25.000 feligreses.

El telepredicador Warren invitó a su programa a los candidatos que acudieron con el propósito de ganarse el voto evangélico. Para tal ocasión, realizaron una miserable parodia de confesión. Si a los católicos no les interesa las miserias privadas de sus políticos —que deben ser confesadas en privado, realizado el acto de contricción y consumar la acción con la penitencia reparando el daño causado según instancias de una moral objetiva— a los protestantes en cambio parece que no les gusta la confesión de miserias en privado prefiriendo sacar a escena las obscenidades desvelándolas por televisión de modo masivo.

Lo desvelado no es gran cosa: todo ’pecados’ vulgares cometidos al igual que la muchedumbre de ciudadanos norteamericanos según demuestran las encuestas. Mientras el candidato demócrata confesó haber pensado sólo en si mismo durante su juventud y haber consumido drogas; el candidato republicano, Juan McCain, confesó su infidelidad y fracaso familiar en su primer matrimonio. En concreto, reconoció haber fornicado —en el sentido español genuino de mantener cópula carnal fuera del matrimonio— con la rica heredera Cindy Lou Hensley (hoy su esposa) después de que su esposa anterior —Carol Shepp— sufriera un grave accidente que la dejó desfigurada.

McCain se mostró contrario a los matrimonios homosexuales y a subir los impuestos, considerando que toda persona que tenga un trabajo, una casa y pueda dar educación a sus hijos es ya «una persona rica». Dijo también que el diablo existía. Mientras que Obama mantuvo que «como individuos no borraremos el mal del mundo, es la tarea de Dios», McCain mantuvo que sí se puede derrotar el mal y que «perseguiré a Osama bin Laden hasta las puertas del infierno».

McCain, nació en el seno de una familia episcopaliana para luego hacerse bautista. Obama fue agnóstico —ateo vergonzante— hasta que a los veintitantos años se convirtió al evangelismo. Ambos candidatos dicen creer en la separación entre la Iglesia y el Estado pero no en la separación de la fe y la política; ambos se definen como patriotas y ambos proclaman confiar en Dios y que Dios confía en Norteamérica.

Todo parece ser propaganda para consumo de las muchedumbres protestantes, pero una propaganda inserta en el mismo ortograma político que define al Imperio Norteamericano. Por si alguien lo dudaba, el Imperio seguirá siendo en la próxima legislatura protestante y capitalista.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando