El Revolucionario

Portada > América > No Hispana > Estados Unidos > Bush ataca verbalmente a China y China responde

Enmascarado bajo un formalismo sentimentaloide

Bush ataca verbalmente a China y China responde

El emperador intenta minar la eutaxia de la República Popular

Jueves 7 de agosto de 2008, por ER. Nueva York

De viaje por Asia, Jorge W. Bush pide que la República Popular China tolere a los separatistas y fundamentalistas religiosos.

JPG - 21.9 KB
Jorge W. Bush compungido ante la situación religiosa en China
Pretende que las personas de cualquier religión (ya sean mahometanos fundamentalistas, ya sean sectarios destructivos como los Falungong) harán de China un país mejor

Jorge W. Bush se encuentra de viaje por Asía esperando culminarlo con su presencia en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín. En su visita a Tailandia ha dado una rueda de prensa cuyas declaraciones no han pasado desapercibidas por los dirigentes de la República Popular China.

Transido de sentimentalismo protestante afirmó compungido que «siente profundo dolor» por la situación de los Derechos Humanos en China —como si estos fueran entes realmente existentes—y que los «Estados Unidos creen que los ciudadanos de China merecen la libertad, que es el derecho natural de todos los seres humanos». Se refirió también a la situación religiosa de la República Popular —según él, insostenible—, a la libertad periodística —presuntamente mejorable— y se reunió con activistas defensores de la secesión del Tibet.. Coronó su rueda de prensa con la frase «en realidad, la gente religiosa hará que su sociedad sea un lugar mejor».

Los medios de prensa oficiales chinos ya han contestado al emperador norteamericano. Sun Weide, portavoz chino para los Juegos Olimpicos recordó que «La ley china prohibe difundir información ilegal, como rezar a un culto maligno tipo Falungong, o hacer cualquier cosa que perjudique los intereses nacionales a través de Internet». Otros dignatarios cercanos al PCCh recordaron que instituciones como la Iglesia Católica de Roma «quiere el fin del socialismo y del Partido Comunista en China, y por eso algunos de sus elementos activos son perseguidos» debido a que sus posiciones atentan directamente contra los intereses nacionales y a la soberania china representada en la Asamblea Popular.

En el Diario Pueblo en linea, se recordó que «la libertad de prensa, en cualquier caso, no es un concepto absoluto sino relativo. Incluso para los medios de comunicación en los Estados Unidos el desacato al tribunal o la violación de la intimidad están prohibidos por las leyes».

También se le pidió al mandatario norteamericano que no fomentara los movimientos separatistas y terroristas que ponen en peligro la integridad del Pueblo chino.

Bush II no se ha dado por enterado ante las razonables contracríticas de los portavoces chinos y pretende que su presencia en la inauguración de los Juegos Olímpicos «será puramente por respeto deportivo». Puro engaño pues no hay nada más político que unos Juegos Olímpicos en el que los distintos Estados compiten entre sí y en los que el medallero refleja el poderío y presencia en el ámbito internacional.

Jorge W. Bush, que no duda en utilizar la fuerza militar efectiva y campos de concentración como los de Guantánamo por el bien de la eutaxia de los Estados Unidos pretende desarmar con su ideología aliciesca transida de fundamentalismo democrático a la República Popular. No lo conseguiran porque el Partido Comunista, que ha podido cambiar en muchas cosas, sabe que la máxima de Mao («el poder está en el fusil») continúa siendo verdadera.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando