El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > El gobierno que España se merece

Analfabetos copan el Congreso y los Ministerios

El gobierno que España se merece

El Presidente Rodríguez, ignorante completo de las cosas de España, repite mandato

Sábado 26 de abril de 2008, por Grupo Promacos

Cuando el PSOE y ZP accedieron al gobierno tras el 11 M, muchos analistas criticaron la «Segunda Transición» que quería poner en marcha, alertando de la demolición de la Constitución de 1978. Sin embargo, no podían darse cuenta tales sujetos que el verdadero problema se encontraba en el orden constitucional puesto en funcionamiento hace treinta años.

La primera muestra de lo que sería el gobierno salido de las elecciones del 14 M llegó con la jura del cargo de Presidente del Gobierno por parte de Rodríguez Zapatero. Interpelado por los periodistas sobre su aversión al cristianismo y su jura ante la Biblia y el crucifijo, ZP señaló que se trataba de «meros adornos» de la casa del Rey.

Por su parte, la Ministra de Cultura, Carmen Calvo, confundió la expresión latina dixit con los personajes de dibujos animados Pixie y Dixie. El Ministro de Justicia Bermejo afirmó que nunca había resuelto un caso judicial en toda su vida profesional... Ejemplos como estos de incompetencia por parte de los distintos ministros del gobierno socialista «de España», coletilla que nos machacó durante los meses anteriores, nos demuestran el analfabetismo de muchos de quienes ocupan los cargos de diputados y ministros.

Sin embargo, desde el Grupo Promacos no podemos sino señalar que estos políticos analfabetos son un producto de su época: la que marca la Constitución de 1978, aquella en la que se abjuró de la Historia de España, identificada vulgarmente con el franquismo, y se simuló la ficción de que España nacía desde cero, «por consenso», como se encargan de recordar los periodistas cada seis de diciembre, al igual que los curas en el Antiguo Régimen recordaban a los siervos que Dios era hijo de la Virgen María.

Sucede sin embargo que España, pese al olvido voluntario de su Historia, fruto de asumir la Leyenda Negra que le niega incluso su lugar entre las naciones civilizadas, ha seguido manteniendo un papel de prestigio y preeminencia en el mundo: décima potencia económica mundial, un idioma, el español, cuyos 400 millones de hablantes le convierten en el más hablado tras el localizado chino mandarín y el inglés, &c. Legado que, ocasionalmente, los distintos presidentes del gobierno han manejado con desigual fortuna, según la coyuntura del momento.

JPG - 14.2 KB
Mariano Rajoy
Prefiere hablar en inglés

Pero el grueso de la ciudadanía, aquellos que no son simplemente rehenes del clientelismo del PSOE en Andalucía o en Cataluña, son objeto de una labor pedagógica que comienza en la escuela con el estudio de las Historias autonómicas, que anticipan el futuro reino de taifas en que se convertirá España, a mayor gloria de los secesionistas.

Encadenados a la hipoteca y al disfrute de la felicidad canalla que les ofrece el mercado pletórico, los españoles más conscientes se avergüenzan de su historia y anhelan homologarse a Europa, al tiempo que se preocupan, sobre todo si son empresarios, de expresarse en inglés correctamente, ignorando la importancia del español en el mundo, al que consideran un idioma vulgar y sin importancia.

En medio de esta idiocia colectiva, quien se lleva la gloria es un Zapatero que esgrime como eslogan el icono de su sonrisa, una sonrisa idiota, la que mejor expresa la felicidad según Darwin. Los españoles se merecerían «un gobierno que no les mienta», como decía con su cinismo habitual Rubalcaba en el 13 M, si fueran capaces de reconocer las constantes mentiras que usa el socialdemócrata PSOE para ocultar sus tropelías. Pero semejante pueblo que hemos descrito no puede tener sino el gobierno que se merece.

JPG - 15.2 KB
Presidente Zapatero
Los idiotas son quienes mejor expresan la felicidad, como dijo Darwin

Claro que sus opositores, movidos dentro del estrecho marco de la Constitución de 1978, no le van a la zaga al PSOE en panfilismo. Mariano Rajoy, pese a disponer de un mayor bagaje de conocimientos en todos los ámbitos que un ignorante Zapatero, no pudo evitar desilusionar a muchos al afirmar en los debates televisados que su objetivo era que todos aprendiésemos inglés.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando