El Revolucionario

Portada > Mundo > Indonesia > Bali, bajo las garras del Islam

Un oasis libre de fanatismo, en peligro

Bali, bajo las garras del Islam

Comienzan a construir medievales mezquitas entre modernos lugares turísticos

Martes 25 de diciembre de 2007, por ER. Yakarta

Durante las fiestas navideñas, miles de turistas acuden a descansar a la Isla de Bali (Indonesia). Muchos de ellos comparten residencia cerca de mezquitas y otros establecimientos islámicos que no solían verse en la isla hasta hace unos diez años. Hace cinco años, en 2002, Bali fue victima del terrorismo islamita de Al Qaeda.

Bali, vendida como un paraíso tropical y con mayoría hindú, ha visto cómo han ido apareciendo mezquitas entre los centros comerciales y las lujosas casas de la zona. A raíz de la crisis financiera de Asia en 1997, muchos musulmanes indonesios procedentes de Java llegaron a la isla, con los consiguientes resultados.

Perdidos en un absurdo combate por preservar sus ancestrales costumbres, en lugar de usar el idioma bahasa, común a toda Indonesia y similar al malayo, los balineses siguen hablando el balinés, proveniente del sánscrito y del javanés, que tiene un énfasis feudal en la casta de la persona a la que se dirige. Un relativismo cultural que los aísla de los turistas que desde todo el mundo acuden a la isla.

Pero los balineses, víctimas del imperialismo depredador inglés y holandés que les toleró en su salvajismo mientras no fueron un obstáculo para sus negocios, parecen vivir en Babia. No perciben que, si en algo pueden considerarse un paraíso, es en haberse mantenido a salvo del fanatismo islamita dentro del país con mayor número de musulmanes del mundo, Indonesia. En Bali es donde se publica la edición de Playboy en el país asiático, pese a las constantes amenazas de cárcel que reciben sus editores en cuestiones sexuales.

JPG - 142.2 KB
Playa de Bali
Paraíso perdido

Integrista anuncia gran desastre para Indonesia y Bali

El líder integrista islámico indonesio Abu Bakar Bashir visitó en la cárcel a tres condenados a muerte por los atentados terroristas de Bali en 2002 y advirtió de que el país «sufrirá un gran desastre» si finalmente son ejecutados. Quienes ejecuten a estos «guerreros sagrados» se convertirán en apóstatas del Islam, según el anciano terrorista.

Amrozi bin Nurasyim, Imam Samudra y Ali Gufron fueron condenados en 2005 a la pena capital por su papel en los ataques de octubre de 2002, en los que murieron 202 personas, la mayoría turistas extranjeros. La sentencia es firme y no puede ser apelada.

Bashir, de 69 años, salió en libertad en junio de 2006 tras dos años medio entre rejas, acusado de ser el planificador de los atentados.

La Yemaa Islamiya nació en 1993 como filial de Al Qaeda, con el objetivo de establecer un estado islámico en Indonesia, Malasia y el sur de Filipinas y Tailandia. Ha cometido sangrientos atentados en la región y su cúpula acoge a los criminales más sangrientos de la actualidad.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando