El Revolucionario

Portada > Europa > Alemania creará un gran paraguas protector de su sector financiero

«Europa», ese nido de tiburones

Alemania creará un gran paraguas protector de su sector financiero

El Estado alemán defiende sus propios intereses

Lunes 6 de octubre de 2008, por ER. Bruselas

El Revolucionario ha insistido desde siempre en ello, frente a los socialdemócratas y a los autodenominados antisistema que pretenden que Europa es la gran alternativa en la que librar las batallas socialistas del futuro: Europa no es más que una putrefacción andante en la que cada Estado, manejado por los empresarios, mira por lo suyo y no pestañea si tiene que destruir al vecino

JPG - 108.2 KB
Colas de parados en Alemania, 1930
Imagen que podría repetirse a todo color y en mayores proporciones

El Eje Franco-Alemán, dueño y señor de la mal llamada Unión Europea —Unión comercial y monetaria creada a instancias de Estados Unidos frente a la extinta Unión Soviética, y hoy pretendida alternativa frente al Imperio realmente existente, frente a Rusia, frente a China y frente al Islam— ha tenido que vivir la que podría llegar a conocerse en el futuro como la Grandísima Depresión. Ya ocurrió antes, con las protestas alemanas ante la Unión Mediterránea liderada por Francia (intentando recuperar su fracasado imperio), y ahora se ha confirmado de manera tajante. El Estado alemán ha decidido ir por su cuenta para afrontar la crísis mundial —algo que ha molestado a Francia y, cómo no, a la socialdemocracia española, imbuída en el sueño (para ellos) de la Europa sublime, culmen de la sociedades políticas, de la democracia, de la cultura y del bienestar social; pues se han caído con todo el equipo—. En vez de manejar cada caso de manera individual, Alemania podría crear un gran paraguas nacional con vistas a proteger toda su industria financiera de las turbulencias económicas realmente existentes.

Este fin de semana ha elaborado un plan de rescato para Hypo Real Estate (HRE), una de las mayores prestamistas alemanas. Además, se creará una garantía federal de depósitos bancarios. Se trata de blindar todo lo que se pueda el vulnerable sistema bancario alemán. Por lo visto, el capitalismo alemán se ha dado cuenta de que las medidas ante eventualidades de la magnitud presente no se resuelven de manera individual, y es que la economía es siempre economía política, y los agentes individuales, sin dejar de ser importantes, no son por sí solos garantes de ningún sistema económico. Si esto fracasa, Alemania tendría un Plan B sin especificar todavía, el cual no será ni mucho menos a nivel europeo, sino sólo para Alemania. El sistema bancario europeo corre grave peligro, y en particular el alemán. Hoy la apertura de las bolsas —una de las mayores basuras que existen, basada en el irracional azar— han sufrido una caída brutal de un 4%. Pero la prestamista HRE sufrió una caída de hasta un 44%, y todo a pesar del acuerdo de este mismo fin de semana para proporcionar 15.000 millones de euros en liquidez al prestamista, además de los 35.000 millones aprobados la semana anterior. Y es que el colapso de HRE ha obligado a recurrir a ese paraguas, a pesar de las protestas de las entidades, que pretendían seguir con el inicial plan gubernamental caso por caso, ya que si se hunde HRE se hunde, según muchos analistas, todo el sistema alemán. Los banqueros alemanes están preocupados por el temor de los ahorristas e inversores, que podrían ir y retirar todo su dinero de las cajas. Esto, para los capitalistas alemanes, incrementaría los problemas de liquidez. Pero para los ahorristas la mayor preocupación no es la solidez de la banca, sino qué ocurrirá con sus ahorros depositados en entidades incapaces de atajar algo de lo que, en gran parte, ellos son responsables.

Para poder garantizar a los particulares la seguridad de sus ahorros en los bancos, Alemania ha tenido que prescindir de su liderazgo en la Unión Europea y actuar en solitario, y todo tras las protestas contra Irlanda, país miembro de la Unión que hizo exactamente lo mismo hace unas semanas (recordemos que Irlanda dijo No al referéndum constitucional europeo no hace mucho). La actuación de Alemania ha sido criticada en Francia y en España, en particular por la izquierda socialdemócrata, total dominadora de la nación española en lo político y lo ideológico. Sin embargo, si el presidente Zapatero no se muestra como un zoquete, no tendrá más remedio también que actuar en solitario.

En El Revolucionario no nos congratulamos de la crisis y de sus efectos sobre la población más indefensa ante la misma, pero sí nos alegramos —no hay mal que por bien no venga— de que se vea por fin qué es en realidad «Europa»: una biocenosis en la que cada Estado mira por lo suyo y sólo busca perjudicar al vecino para ejercer su hegemonía sobre los demás (Francia, Alemania), en que buscan alianzas con terceros para conservar su estatus (Italia), en que necesitan de la Unión en lo que se refiere a intercambio de bienes y servicios pero que abominan de la misma para no perder ni un ápice de su estatus (Reino Unidos), en que según el Gobierno que mande el país será una colonia en mayor o menor grado de dominación externa y resquebrajamiento interno (Bélgica, España), o que aunque de vez en cuando plante cara siempre acabará pasando por el aro (el resto). «Europa» es un nido de tiburones, de empresarios sin escrúpulos que manejan los Estados a su antojo, un proyecto político nacido en la mente de Hitler y barnizado de democracia y Estado de Bienestar, destinado a perecer en el basurero de la Historia. Si algo bueno puede traer a «Europa» la Grandísima Depresión es la muerte de la Unión Europea, o lo que es lo mismo, el Eje Franco—Alemán.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando