El Revolucionario

Portada > América > México > México: 2 de octubre de 1968

A 40 años de distancia

México: 2 de octubre de 1968

Al menos cuatro marchas partieron desde distintos puntos de la ciudad hacia el Centro Histórico para protestar contra la represión del régimen acaecida el 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas

Viernes 3 de octubre de 2008, por ER. México

“La imaginación al poder”. ¡Pero bueno, ¿es una broma?!... No es la imaginación la que toma el poder, son las fuerzas organizadas: André Malraux.

“El Movimiento estudiantil de 1968 tiene antecedentes no esclarecidos. No es una invención, ni una respuesta organizada, al paso de los sucesos, frente a la represión del gobierno. Tampoco surgió a causa de la agresión premeditada ocurrida en las calles de la ciudad de México en julio de ese año, ni sólo como acto de protesta por la ocupación militar de la Escuela Nacional Preparatoria. Todo ello influyó. Fueron parte de las causas o de sus móviles inmediatos, mas sus raíces estaban en la situación de los jóvenes mexicanos, educados no en el espíritu de la antigua Revolución, sino en el de un amplio camino de transacciones.”

Lo anterior es lo que Gastón García Cantú escribió en su interesante libro Javier Barros Sierra. 1968. Conversaciones con Gastón García Cantú (Siglo XXI, México, 1972), documento en donde se recogen las conversaciones que el autor tuvo con quien fuera rector de la Universidad Nacional Autónoma de México de 1966 a 1970, y quien, por tanto, cargó con el peso de los acontecimientos desde el frente de una de las instituciones protagonistas de aquél movimiento, el ingeniero Javier Barros Sierra.

JPG - 46.2 KB
A pesar de que "el 2 de octubre no se olvida", el PRI jamás dejó el poder hasta que el PAN tomó la estafeta. Lo demás es papilla democrática

El 2 de octubre de 2008, alrededor de las 16 horas, diversos contingentes conformados por estudiantes de la UNAM, el IPN, la UAM, estudiantes de Puebla, integrantes del Comité del 68 y ciudadanía en general, partieron desde distintos puntos de la ciudad con dirección a la Plaza de la Constitución para manifestar el repudio generalizado contra aquél emblemático 2 de octubre con el que se recuerda la cerrazón de un régimen que a la postre mantuvo el poder y la eutaxia del Estado… y sin que en realidad estuviera ésta en peligro: la prueba patética fue que uno de los implicados hasta la médula en los enredos políticos que desembocaron en aquella acción militar, Luis Echeverría Álvarez, a la sazón Secretario de Gobernación de Díaz Ordaz, candidato del PRI a la presidencia de la República en noviembre de 1969, y, según información pública, agente e informante de la CIA, hubo de recibir la banda presidencial de aquél a quien sucedía –el mismo Díaz Ordaz-, el 1 de diciembre de 1970, como presidente de la República, toda vez que la parte del pueblo mexicano a la que le tocó votar en esa ocasión (un padrón de 21 millones 654 mil ciudadanos, con una abstención del orden del 35 por ciento), en vez de derribar a un gobierno tras los actos cometidos, votó mayoritariamente al flamante candidato del partido oficial, permitiéndole así convertirse en uno de los sólidos bloques más con los que el PRI se mantuviera en el poder del Estado mexicano hasta el año 2000, con matanzas del 68 y muchas otras cosas más incluidas.

Y fue al punto de las 18:35 que el Comité del 68 llegó al Zócalo de la ciudad para llevar a cabo un mitin en la explanada de la plaza de la Constitución. Hasta las 10 de la noche, se reportaron dos incidentes entre los imprescindibles anarquistas anti-sistema que, sintiendo desde su psicológica desesperación infantilista de izquierda que el suelo histórico se sacude bajo sus pies ahí donde ellos y solo ellos pisan, hubieron de enfrentarse contra los granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública del DF en la avenida 20 de noviembre; según los reportes consultados por ER.México, hasta el momento hay uno de estos anarquistas herido y 20 detenidos.

Conmemorando aquellos aciagos días, Marcelo Ebrard, jefe de gobierno capitalino, izó la bandera a media asta.

Gustavo Día Ordaz, presidente de México por el PRI de 1964 a 1970, murió en la ciudad de México el 15 de julio de 1979. Luis Echeverría Álvarez, Secretario de Gobernación de Díaz Ordaz de 1964 a 1970, y presidente de México por el PRI de 1970 a 1976, nació en Chihuahua el 17 de enero de 1922 y al día de hoy, que se sepa, no ha pisado reclusorio alguno por los actos cometidos.

Muchos estudiosos de la ciencia política consideran a México, para bien o para mal, como el Estado más estable de toda Iberoamérica.

El movimiento estudiantil del 68, no ya nada más en México, sino en el mundo occidental, un movimiento considerado por muchos en ese momento –y acaso aún ahora-, mirándolo todo desde un punto de vista puramente idealista, como un acontecimiento que, en una suerte de tiempo-eje (muerte del Ché en el 67; Berkeley, París, Praga, México), estaba sacudiendo las estructuras capitalistas y burguesas occidentales, tuvo sin duda, y de manera muy ecléctica, repercusiones de variada índole, sobre todo de índole social (o sociológica) y, claro es, cultural; estaría por analizarse, tal es la posición de ER.México, cuál ha sido el verdadero alcance político –que es el que interesa de cara a la historia- de este fenómeno, porque ni el PRI se fue del poder tras la matanza del 2 de octubre, y todo esto por más que a lo largo de 40 años “el 2 de octubre no se olvida” ni se ha olvidado nunca, y hoy, también a 40 años de distancia, el bloque neoliberal conservador, heredero por la línea directa del régimen del PRI capitalista, burgués y clase-mediero, pero representado ahora por el PAN, sigue con el poder del Estado sin que las estructuras del sistema den muestras reales de debilidad.

Así que, para decirlo con Hegel, ER.México se pregunta en definitiva: ¿a qué fin último ha sido ofrecido todo este sacrificio?

“A eso vamos. Respecto a los estudiantes, podría decir que me causa gracia eso que usted llama con razón el superrealismo: pero ni por un segundo lo tomé en serio; porque hemos sido formados por un pensamiento que no era de ninguna manera un pensamiento superrealista, ni siquiera moral, sino que era un pensamiento político. Usted cita la frase de “la imaginación al poder”. ¡Pero bueno, ¿es una broma?! ¿O acaso vamos a olvidar, nosotros que sabemos lo que es una verdad política, vamos a olvidar todo lo que ha sido nuestra vida? No es la imaginación la que toma el poder, son las fuerzas organizadas.”

André Malraux (en entrevista de 1968 para Der Spiegel de Alemania: ‘El problema nacional y la lucha de clases’).


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando