El Revolucionario

Portada > España > La Federación de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI) exige el patrimonio (...)

Se suma, así, a la ofensiva desatada por Mansur Escudero de la Junta Islámica

La Federación de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI) exige el patrimonio de Al-andalus

El portavoz, Javier Isla, va más allá que Mansur Escudero y reclama que se «devuelva» el «patrimonio musulmán usurpado por la Iglesia»

Jueves 4 de enero de 2007, por ER. Madrid

La ofensiva islámica aprieta en su afán por «recuperar las glorias pasadas de Al-andalus» que tanto irresponsable viene pregonando. La asociación FEERI, enfrentada con la Junta Islámica de Mansur Escudero va más allá que ésta y exige la propiedad de la mezquita de Córdoba y del resto del patrimonio de origen musulmán respetado y conservado por el clero español.

La FEERI, que estuvo presidida por el converso Mansur Escudero, hasta 2000, y que agrupa a varios grupos de la nefanda secta mahomética, se ha sumado, desbordándola, a la ofensiva sobre la Catedral de Córdoba iniciada por la Junta Islámica, con la que mantiene posiciones enfrentadas.

Isla no reconoce representatividad alguna a esta Junta de Escudero a la que califica como «reunión de cuatro gatos».

Como gesto de reciprocidad, Isla, ofrece devolver el patrimonio católico que, «en España, esté en manos musulmanas». Que ya es cinismo.

Establece, en esta línea de estupidos argumentos, un paralelismo entre el supuesto «patrimonio musulmán en manos católicas» y el de los sindicatos obreros españoles, expropiado por el régimen franquista, que el Estado les devolvió.

En un escorzo, señala que la Catedral de Córdoba «es patrimonio de dos o tres culturas» y propone el uso conjunto «apostando sinceramente por el diálogo interreligioso».

Sin embargo, todas estas propuestas alucinantes chocan con la realidad jurídica: el patrimonio de la Iglesia es, exactamente, eso. No puede ser «patrimonio musulmán», en ningún sentido. Los católicos conservaron buena parte del "legado de Al-andalus", al contrario de lo que suelen hacer los sarracenos cuando conquistan un territorio, y, por tanto, les pertenece legítimamente.

También sería arduo, por no decir imposible, determinar quienes pueden, en la actualidad, representar en España a los herederos de Al-andalus. El Islam español no está unificado: de los cuatro gatos de Escudero hasta los grupos sufíes, sunnies, &c. hasta los «musulmanes ateos» de Abdelmumim Aya, todos tienen distinta representación en España.

La Junta Islámica y la FEERI han sido interlocutores del gobierno y parece que se están jugando el puesto de «representantes» de la religión del profeta en España. Pero su «representatividad» está más relacionada con el hecho de que en la FEERI milita la abogada Jadicha Candela, militante distinguida del PSOE, en Ceuta y el secretario de IU, en esta misma ciudad, Mehdi Flores (también secretario, en 2000, de la FEERI), que en otra cosa.

La abogada ceutí, abanderada de un supuesto «islam progresista», es la madre de la también abogada Yamila Pardo, letrada de los propietarios de la casa de Morata de Tajuña (Madrid), lugar donde se ensamblaron las mochilas utilizadas en los crímenes del 11-M.

Es de esperar una contundente respuesta de la Iglesia Católica poniendo a estos individuos en su sitio, como hiciera con Mansur Escudero el Obispo de Córdoba.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando