El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > El desgraciado caso «Mari Luz»

España, con Justicia de calderilla

El desgraciado caso «Mari Luz»

Se condena al juez Tirado a pagar 1.500 euros

Viernes 12 de septiembre de 2008, por Grupo Promacos

Toda España conoce la serenidad y el temple de la familia Cortés. En sus intervenciones en los medios de comunicación, tanto el padre como el abuelo de la niña cruelmente asesinada, reservándose las expresiones desabridas, pero firmes en la denuncia de la incapacidad de la justicia española para tener entre rejas al criminal horrendo, han dado una lección de prudencia al exigir a los políticos que se cambien urgentemente las leyes.

JPG - 17.3 KB
Familia Cortés
Ejemplo de generosidad y firmeza

En los últimos meses organizaron una campaña para recorrer toda España con una caravana, con la que han recabado hasta tres millones de firmas. Con ellas solicitan que el Congreso de los Diputados debata la petición de cadena perpetua para los delitos de pederastia.

Y a pesar de que desde el Grupo Promacos dicha petición, atendiendo al delito cometido, la consideremos equivocada, puesto que un criminal de esta naturaleza, irrecuperable, debe ser condenado a la pena máxima, que no es la cadena perpetua sino la eutanasia procesal, queremos resaltar la necesidad de tomar ejemplo de una familia que ha sabido concitar la atención de todo el país por su entereza, al no contentarse con sermones de psicólogos, por dejar en vergüenza a los jueces que se creen por encima del bien y del mal, y por haber hecho responsables de las consecuencias que tenga la ausencia de justicia a los políticos de este país. Todo ello, además, saltando muchas de las barreras retóricas que los propios medios de comunicación, por la inercia psicologista con la que se suele tratar –-maltratar— a los afectados por situaciones semejantes, les han tendido con palabras suaves y consejos pueriles.

No obstante, han vuelto a ser noticia al conocerse ayer mismo la decisión de la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) impuesta al juez Rafael Tirado por el «retraso injustificado» en la ejecución de la sentencia a Santiago del Valle: 1500 euros de multa.

Pero recordemos los hechos, para nuestros lectores del resto del mundo hispano, que pueden no estar tan en contacto cotidiano con esta noticia como lo estamos desde España a través de la televisión: La pequeña Mari Luz Cortés fue asesinada el 13 de enero por Santiago del Valle García. El pederasta había evitado su entrada en prisión después de haber sido condenado por abusar de su propia hija. El juez Rafael Tirado tardó cuatro años en considerar probadas las violaciones y condenó en 2002 a Del Valle a dos años y nueve meses de prisión, que nunca llegó a cumplir porque no pudo ser localizado. El juzgado se limitó a clasificarle en paradero desconocido. El pederasta se había desplazado con su mujer a vivir a Gijón, donde abusó de otra menor y fue condenado, sin que este juzgado supiese jamás que estaba en busca y captura por los delitos cometidos contra su hija. Del Valle tenía además otra sentencia por tocamientos a una niña sevillana.

El abuelo Cortés habló ayer como lo hubiera hecho un noble romano, no merece la pena vivir en una sociedad en la que un asesino está libre.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando