El Revolucionario

Portada > Mundo > Oriente Medio > Ayatolá Jamenei analiza el crecimiento de la ola de despertar (...)

El islam, optimista ante el presente

Ayatolá Jamenei analiza el crecimiento de la ola de despertar musulmán

El verdadero líder de Irán analiza la posición del Islam en su guerra a los cafres

Jueves 4 de enero de 2007, por ER. Teherán

Con ocasión del mes de la peregrinación musulmana a la Meca —en la que han participado más de dos millones de musulmanes—, el ayatolá Ali Jamenei, Líder Supremo de la República Islámica de Irán, ha analizado la ola de despertar musulmán que se está dando en todo el mundo en un mensaje en el que dice: “Que los musulmanes de todo el orbe sepan que la época de la humillación y del retraso del mundo islámico ha tocado ya a su fin y que ha comenzado una nueva era.”

JPG - 13 KB
Ayatolá Jamenei

Seyyed Ali Jamenei señala que en la época de peregrinación a La Meca han llegado nuevas noticias esperanzadoras para el Islam. Invocando el inexistente nombre de Dios, al que atribuye gratuitamente los apelativos de Clementísimo o Misericordioso, Jamenei dice que la adoración y peregrinación a La Meca tiene como objetivo "proporcionarnos una experiencia espiritual y que podamos detectar esta experiencia feliz con nuestras almas", suponiendo de manera gratuita que existe un destino para el hombre que desde luego sólo tendría sentido para quien sea musulmán.

Respecto al terreno político, la peregrinación a La Meca busca "manifestar la identidad común de la comunidad musulmana", pues la división entre hermanos beneficiaría "a aquellos que albergan malos sentimientos hacia nosotros y servirían de caldo de cultivo para las semillas de la división entre los musulmanes", lo que es debido a la acción de los cafres occidentales: "Desde los primeros momentos de su penetración en los países islámicos, los poderes occidentales colonialistas han tenido en cuenta esta diversidad y han intentado constantemente provocar dentro de ella sentimientos divergentes y enfrentados". Asimismo, según Jamenei, los cafres son responsables de "situar a las naciones musulmanas a la cola de la caravana del progreso en los terrenos de la ciencia y la tecnología", ignorando que la causa principal del atraso de esos países es su estructura teocrática y medieval, que impide cualquier tipo de desarrollo económico estable.

"La comunidad musulmana abarca muchas naciones, razas y seguidores de diferentes confesiones del Islam", y esta diversidad y la extensión geográfica del Islam "ha enriquecido y mejorado la herencia común de la sociedad, la cultura y la historia en una parte extensa del planeta, y ha permitido que esta comunidad se beneficie de todo tipo de talentos y de todo su potencial natural y humano", afirmó el Ayatolá, falseando la verdadera historia del Islam, que jamás ha aportado nada de provecho a la civilización actual, salvo transmitir saberes grecolatinos previos.

"Estamos presenciando la llegada de una nueva era"

Al tiempo, el Islam "está presenciando la llegada de una nueva era", iniciando "su máximo apogeo con el nacimiento de la República Islámica en Irán", con lo que "el campo occidental se enfrentó a una temible amenaza", pues los valores materialistas e impíos de Occidente no han apagado el resplandor de Alá. El fanático teócrata no olvidó los lugares de lucha contra los cafres, como Palestina, elogiando a Hamas por haber llegado al poder gracias a su "compromiso irrenunciable" con el exterminio de los judíos, al tiempo que elogió la resistencia de los terroristas de Hezbollá contra Israel el pasado año, sin olvidar a Iraq y a "su orgulloso pueblo", que "ha humillado a la América pomposa y ha empantanado a su ejército y a los políticos", además de a Afganistán "donde todas las promesas de los EE.UU. y de Occidente han demostrado ser mentira".

El Ayatolá apeló a las las jóvenes generaciones de fanáticos musulmanes para conseguir el derrumbe de EEUU y sus corruptos lobbys políticos sionistas. También llamó a la unidad de los musulmanes, por encima de tendencias de todo tipo: "Quienes acusan maliciosamente a otros grupos islámicos de ser herejes y no-creyentes; quienes insultan la santidad de las diferentes escuelas teológicas dentro del Islam", "quienes hablan de la creciente amenaza de la influencia chií -la tendencia del Ayatolá- para complacer con ello a los americanos y a los sionistas" y "quienes presionan, consciente o inconscientemente, al gobierno democráticamente elegido de Hamas en Palestina, serán considerados culpables, condenados por la historia y por las futuras generaciones y calificados por ellas de mercenarios al servicio del enemigo brutal". "Hoy cualquier movimiento que busque la división en el mundo islámico comete un pecado histórico", sentenció.

Tras lanzar sus dardos contra Occidente y sus presuntos actos flagrantes de opresión, Jamenei no perdió la ocasión de criticar al Papa Benedicto XVI, demostrando la imposibilidad de cualquier alianza de civilizaciones, al citar que "las difamaciones contra el Islam que realizan altas autoridades de Occidente, incluido el Papa, mientras no realizan el más mínimo cuestionamiento de las mentiras sobre el Holocausto o sobre la formación del régimen sionista, son ofensas condenables", afirmó.

Tras considerar las políticas imperiales de Estados Unidos como "comportamientos irracionales y maliciosos" que "han proporcionado pruebas claras a las naciones musulmanas y han acelerado el despertar islámico" y señalar que los gobiernos islámicos "deben estrechar sus relaciones y solidaridad y usar el poder de las personas para superar las amenazas de los poderes dominantes", Jamenei señaló todos los frentes de lucha contra Occidente: Iraq, Afganistán, Palestina, los países de América "o de cualquier lugar donde sus secuaces no toman el poder", dejando bien claro que el Islam aspira a conquistar el mundo.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando