El Revolucionario

Portada > América > México > ¿Basurero de la historia?

Frente al poder de las trasnacionales, el Estado mexicano a la deriva

¿Basurero de la historia?

Las ideologías socialdemócrata o demócrata-cristiana, caras de la misma moneda, pero también la ideología anti-eurocéntrico-indigenista, son igualmente funcionales al imperialismo depredador

Domingo 7 de septiembre de 2008, por ER. México

El capitalismo español, como el de Abengoa, es igualmente depredador que el capitalismo mexicano, como el de Cemex. La solución es el socialismo racionalista generador

El Estado de Hidalgo, gobernado por el PRI, partido que recientemente acaba de modificar sus estatutos para gritar al mundo que ya es, oficialmente, un partido socialdemócrata, es uno de los múltiples escenarios locales donde las multinacionales hacen lo que les viene en gana pasando por encima de Estados débiles y gobernados, o por oportunistas analfabetos (a los que no les interesa más que llegar al poder, porque «les gusta mucho la política»), o por tecnócratas igualmente analfabetos y descerebrados por las ideologías de la globalización, la competitividad, la eficiencia, la sociedad del conocimiento, la calidad de vida y, en definitiva, del fin de la historia.

En efecto, Zimapán, el más pobre de los 84 municipios del Estado de Hidalgo, con 37 mil habitantes y altos grados de analfabetismo del español, tuvo la fabulosa noticia en 2003 de que la empresa española de origen vasco Abengoa—Befesa habría de instalar una recicladora de basura que habría también de crear «muchos empleos», según los flamantes promotores.

Pero los habitantes de Zimapán hubieron de descubrir a la postre que se trataba del confinamiento de residuos tóxicos más grande de Iberoamérica, que descargaría 18 mil 834 toneladas de residuos tóxicos al año, que tendría una inversión de 60 millones de dólares, una vida útil de 50 años y, pequeño detalle éste último, que sólo habría de generar 40 empleos para los locales (conductores de tractocamiones, vigilantes), porque los técnicos y los ingenieros, faltaba más, provienen de los Estados sede de referencia.

Y es que el problema no tiene que ver tanto con el hecho de que Abengoa—Befesa sea de origen español (y no faltarán ideólogos de izquierda indefinida mexicana —que son sociólogos, antropólogos, periodistas, etnólogos o simples improvisados, pero nunca historiadores, porque su desconocimiento de la historia política universal es tan abismal que todo lo quieren meter, con un simplismo y un idealismo escandaloso, en la «opresión de los 500 años» ante la que, incluso al día de hoy, inmersos hasta el cuello en el pernicioso y oscuro mito de la cultura, están oponiendo resistencia los «pueblos originarios»— que estarán criticando todo esto desde las coordenadas de una resistencia étnico—ecológica que, ante la ineficacia total de un Estado neoliberal desmantelado y debilitado, habría que hacer contra el neo-colonialismo español), porque el hecho es que en España misma, en Nerva –-comunidad ubicada al sur de la península, para más señas— la empresa en cuestión tiene también un basurero en las mismas condiciones y de la misma empresa. Según los pobladores de Nerva, la empresa igualmente no crea empleos para los locales sino que contratan también, para los cargos importantes, a técnicos e ingenieros foráneos.

Desde ER.México, creemos que lo que hay que hacer no es tanto reforzar a los llamados «nuevos movimientos sociales», cuya indefinición ideológica (no digamos filosófica) es lamentable —todos ellos, en su mayoría, o son anti—eurocéntricos, indigenistas, o igualmente posmodernos—, sino de luchar por, primero, reconstruir y defender al Estado nacional patriótico, y, segundo, abrirle paso desde ahí a plataformas políticas definidas que, a ambos lados del Atlántico, controlen los estados de referencia y orquesten concertadamente, en España y América, una plataforma continental socialista racionalista, manteniendo la unidad de cada una de las naciones políticas hispánicas en cuestión (desde España hasta Argentina); se trataría de defender las coordenadas políticas y racionales configuradas en la revolución liberal hispanoamericana —1808-1824— cuyo resultado fue la conformación de las naciones políticas hispánicas que al día de hoy tienen asiento en la asamblea de la ONU (para acogernos a algún referente objetivo; aunque la ONU no sirva en realidad absolutamente para nada). Esto implica —que no se confunda la gente— mantener la unidad de España como nación política (lo que a su vez implica frenar el secesionismo neofeudalista que tiene hoy en día a España al borde de la balcanización). Porque ni los pobladores de Nerva ni los de Zimapán lograrán hacer algo, salvo resistir culturalmente a mayor gloria de antropólogos e ideólogos muy críticos, si no lo hacen a través de platafomas políticas con la fuerza suficiente para plantar cara al capitalismo depredador, como son las plataformas de España o de México. Lo curioso es también que, gracias a España y México, los habitantes de Nerva y los de Zimapán tienen algo en común que ver los unos con los otros.

Es ésta, nos parece, la única posibilidad de poderse transformar en un imperio generador, porque, como habría de decir Xavier Mina, el guerrillero español que luchó contra el absolutismo tanto en España como en América (en México) y que buscó siempre la unión política entre unos y otros:

«El grito de todos los españoles capaces de raciocinio y de los innumerables que han emigrado, es que en América ha de conquistarse la libertad de la España. La esclavitud de ésta coincidió con la conquista de aquella, porque los reyes tuvieron con qué asalariar bayonetas; sepárese la América y ya está abismado el coloso del despotismo, porque independiente de ella, el rey no será independiente de la nación. México es el corazón del coloso, y es de quien debemos procurar con más ahínco la independencia.»

PNG - 94.1 KB
Xavier Mina, guerrillero hispánico
En América ha de conquistarse la libertad de España

El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando