El Revolucionario

Portada > América > México > NO rotundo

Consulta ciudadana sobre el petróleo

NO rotundo

Alrededor del 85 por ciento de quienes acudieron a la consulta respondieron NO a las dos preguntas

Jueves 31 de julio de 2008, por ER. México

Existe la posibilidad de que ese 85% que ha dicho NO a la privatización de los energéticos de la nación política pueda traducirse en efectiva potencia política.

JPG - 13.9 KB
Marcelo Ebrard: la consulta sí tendrá fuerza política

Con una participación de alrededor de un millón 800 mil personas, el pasado domingo 27 de julio tuvo lugar la Consulta Ciudadana en torno de la reforma energética que, a iniciativa del Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubon, fue realizada por los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Convergencia (miembros del FAP), la Asamblea Legislativa del DF y el Instituto Electoral del Distrito Federal.

El NO a las dos preguntas fue el resultado en un orden del 85%:

A la primera pregunta (‘Actualmente la explotación, transporte, distribución y refinación de los hidrocarburos son actividades exclusivas del gobierno. ¿Está de acuerdo o no que en esas actividades puedan ahora participar empresas privadas?’), aproximadamente el 84.7% respondió que NO estaba de acuerdo.

A la segunda pregunta (‘En general, ¿está de acuerdo o no con que se aprueben las iniciativas relativas a la reforma energética que se debaten actualmente en el Congreso de la Unión?’), el 82.9% respondió que NO estaba de acuerdo.

Aunque, desde un punto de vista absoluto, la participación pueda no ser la más numerosa –considerando que la ciudad de México es de las más grandes del mundo-, en términos relativos la consulta del pasado 27 de julio ha sido la más importante de la historia reciente: desde 1993 a la fecha nunca había habido una concurrencia tan contundente como la hasta ahora reportada.

En todo caso, al margen de declaraciones gratuitas (o de sicofante) a favor o en contra de la consulta (muchos periodistas y políticos ramplones se han dedicado a exaltar el éxito o el fracaso de la consulta desde criterios puramente mercadológicos: las declaraciones oficiales son pomposas y grandilocuentes; las declaraciones contrarias a la consulta y al gobierno del DF son en un grado similar escandalosas y negativas), lo cierto es que en el ejercicio de esa libertad de propia de la democracia procedimental, que es la forma de una democracia política, la tendencia es de todo punto contundente e inequívoca.

Otra cosa es que de esa libertad de pueda derivarse la libertad para incidir en el curso de los planes y programas políticos de referencia, que es la materia de una democracia política (lo que atañe a la libertad objetiva). Es decir, el ejercicio democrático procedimental no necesariamente es una fuente de potencia política para frenar o hacer avanzar el curso objetivo de los acontecimientos políticos en cuestión.

Y es que la clave del asunto estriba en el hecho singular de que, precisamente, esa libertad de no es el fruto ni del consenso ni del diálogo procedimental, sino del ejercicio de una libertad para, es decir de una potencia política previa que yace por debajo suyo como su condición material de posibilidad. Como en algún momento dijo Jules Guesde, fundador junto con Paul Lafargue (el yerno de Carlos Marx), en 1893, del Partido Obrero Francés (antecedente del Partido Socialista): ‘fue una revolución la que nos dio la igualdad ante la ley; otra, el sufragio universal; otra, la forma republicana en el campo económico’.

En todo caso, existe la posibilidad de que ese 85% que ha dicho NO a la privatización de los energéticos de la nación política pueda acaso traducirse en efectiva potencia política, en libertad para frenar el curso de los hechos toda vez que el jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubon, hubo de declarar que, aunque legalmente la consulta no tiene fuerza de obligar, políticamente sí la tendrá.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando