El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > El tributo fiscal del Antiguo Régimen

Olvidando la igualdad ante la ley de las naciones modernas

El tributo fiscal del Antiguo Régimen

A los privilegios de Navarra y Vascongadas se sumarán ahora los de Cataluña

Lunes 21 de julio de 2008, por Grupo Promacos

Tal y como era ampliamente esperado, la irresponsable decisión por parte del gobierno de España de publicar las llamadas «balances fiscales» autonómicas ha venido suministrando durante la pasada semana, el necesario alimento ideológico a las incesantes reivindicaciones por parte de los socios secesionistas del PSOE (sobre todo en Cataluña, pero también en Vascongadas, &c.), en el sentido de que tales artefactos estadísticos estarían, al parecer, tal y como dichas fuerzas nacionalistas presentan el asunto, poniendo de manifiesto la «injusticia» y hasta la «expoliación» cometida contra Cataluña al recibir esta región unas prestaciones que de ningún modo harían justicia a su contribución a la «solidaridad» del conjunto del «Estado español».

JPG - 14.1 KB
José Montilla Aguilera
¿Presidente de Cataluña o de un feudo medieval?

En este sentido, y en el contexto del debate sobre la reforma de la financiación autonómica, los «catalanistas» (incluyendo, por cierto, a sujetos como don José Montilla, &c.) podrían ya, al parecer con toda la razón, exigir para Cataluña un «mejor» sistema tributario que contribuya a poner las cosas en su sitio.

Sin embargo, lo que interpretaciones tan tendenciosas como estas dejan vergonzosamente en la penumbra es no sólo (como se ha venido reconociendo usualmente) que los territorios «no tributan» como tales -– puesto que las cargas impositivas recaen en todo caso sobre individuos particulares en función de su renta, &c.— sino, sobre todo, que tales individuos átomos que figuran como sujetos pasivos de la tributación sólo lo hacen a su vez a título de ciudadanos de una nación política muy determinada, compuesta, por obra de la trituración holizadora que la izquierda política pudo llevar a cabo en el siglo XIX, por partes formales átomicas que en absoluto se solapan con las «comunidades autónomas y regiones» reconocidas por los redactores de la Constitución de 1978.

Y es que, precisamente la tributación, como tal operación inextricablemente ligada a todo cuerpo político soberano, presupone la retotalización de una pluralidad de naciones étnicas (tribus), retotalización que, resultando por su parte en el establecimiento de una nación política, conducirá necesariamente a la disolución de todo significado que en el terreno formalmente político pudiese corresponder a tales naciones étnicas.

Y en esta misma dirección resulta, nos parece, enteramente impresentable que determinadas regiones de España tales como puedan serlo Navarra o las Provincias Vascongadas se permitan mantener, dos siglos después de la constitución de la Nación española, un «régimen» fiscal «propio» y diferente (anatómico), es decir, privilegiado, con respecto al resto de la nación sin que ninguna fuerza política haya, por el momento, cuestionado tales arcaísmos propios del Antiguo Régimen.

Desde el Grupo Promacos nos permitimos recordar con tono firme lo siguiente: no sólo es que Cataluña (o Galicia, o Valencia, o Asturias, o Canarias) no «tribute» por sí misma como tal «nacionalidad histórica» —algo que es desde luego cierto— sino que además, es justamente al «tributar» cuando verdaderamente los «catalanes» (o los gallegos o los valencianos o los asturianos o los canarios) comienzan a desaparecer como tales, apareciendo ahora por el contrario, como lo que formalmente son desde un punto de vista político, a saber: españoles.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando