El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > La Furia española «democratizándose» en Cuatro

Retransmitiendo, según los periodistas, desde la Plaza «Roja» de Madrid

La Furia española «democratizándose» en Cuatro

El lema «Podemos», copiado del yanqui Obama, fue usado como promoción

Lunes 30 de junio de 2008, por Grupo Promacos

Con el lema de «¡Podemos!», la fase final de la Eurocopa 2008 fue retransmitida en España por la cadena de televisión Cuatro, afín, por utilizar el eufemismo, al actual gobierno socialista. El último Mundial de fútbol, el celebrado en Alemania en el 2006, fue también retransmitido por otra cadena igualmente amiga del gobierno, la Sexta, no sin cierta polémica considerando que, en aquel momento (y aún ahora) esta cadena no se podía ver en toda España. Parece que ambos acontecimientos han servido de espaldarazo a estas dos nuevas cadenas, toda vez que solo un acontecimiento deportivo de estas características garantiza audiencias millonarias para varios días.

JPG - 14.1 KB
Marcelino marca ante la URSS
Su gol dio la primera Eurocopa a España en el año 1964

Por supuesto las afinidades ideológicas entre Cuatro y el gobierno se pusieron de manifiesto en varios detalles que, desde luego, no han pasado desapercibidos: el propio lema ¡Podemos! ¿acaso no está tomado de la campaña desarrollada por los demócratas norteamericanos (el we can de Obama) durante las primarias, y a los que se supone que el PSOE es afín? El rebautizo de la plaza de Colón de Madrid como «Plaza Roja», justificado por el atuendo de la selección, ¿no es un guiño, puramente retórico, que va en la línea de cultivar eso que el gobierno socialista ha llamado memoria histórica ?

En este sentido las primeras declaraciones realizadas por Zapatero a un reportero de Cuatro, situado a pie de vestuario tras la victoria de ayer ante Alemania, fueron las de, en consonancia del oportunismo característico del personaje, apuntarse el tanto para decir que era, él, José Luis Rodríguez Zapatero el primer presidente que «en democracia» podía celebrar un gran título a favor de la selección (se entiende que de la selección absoluta y siempre que excluyamos la medalla de oro lograda en Barcelona 92).

Se desprende de estas declaraciones, así como de la perspectiva desarrollada por Cuatro (cuya programación estuvo encabezada por Angels Barceló), el que el fútbol, al nivel de selecciones nacionales, permanecía sin «homologar» desde el punto de vista democrático: las «grandes gestas» del fútbol español (gol de Marcelino ante la URSS; gol de Zarra...) eran tantos, en cierto modo, favorables al franquismo y que podrían ser un canal (nostálgico, de Cuéntame) que sirviese de justificación del régimen («con Franco se vivía mejor»). Así la victoria de ayer de la selección española ya puede por fin, esta es la perspectiva, eclipsar las glorias futbolísticas narradas en el NO-DO y enviarlas, definitivamente, al «baúl de los recuerdos».

Siendo así que en un «terreno de juego» es en el único lugar en donde, por sacar una bandera de España no te propinan el consabido «¡facha!», había que canalizar y «convalidar democráticamente» esa afición, «ayuna de grandes títulos», rebautizando a la selección española con otro guiño en este sentido: la selección es, ahora, según los comentaristas de Cuatro, «la Roja».

En definitiva, ésta es la perspectiva: por fin la selección española (absoluta) de fútbol ve la luz al final del túnel, del túnel franquista, y ya no tiene que alimentarse de ídolos que, sea como fuera, coquetearon con el régimen franquista: de la «Furia española» del NODO a «la Roja» de Cuatro.

JPG - 37.4 KB
«¡A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!»
José María Belauste, un peneuvista, inspiró la «Furia Española»

No deja de ser curioso, en cualquier caso, que el apelativo de «furia española» dirigido a la Selección no es un invento franquista, sino del mismo año en que la Selección, recién fundada, juega en 1920 en Amberes su primer torneo internacional. Es un vasco, José María Belauste, el que inspira semejante apelativo y que surge, en un lance del España-Suecia, en que Belauste, esperando para rematar una falta al borde del área, grita a un compañero: «¡A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!». El único periodista español que cubría el evento recogió el episodio en su crónica: en efecto Belauste marcó gol, con el balón pegado al pecho, tras llevarse por delante, con su 1´90 de estatura, a varios jugadores suecos.

Es así, por tanto, que la «furia española» es un lema prefranquista. Pero esto no es lo más llamativo del asunto. Lo más llamativo es que, el tal Belauste, militante del PNV, fue uno de los fundadores de ANV: ahora el «¡A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!», podría interpretarse de una muy diferente manera.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando