El Revolucionario

Portada > América > México > La izquierda indefinida elige a su dirigencia nacional

Con la ingenuidad, la vacuidad, el oportunismo y el enanismo político como pilares ideológicos

La izquierda indefinida elige a su dirigencia nacional

Partido Alternativa Social Demócrata: el Pensamiento Alicia se afianza y oficializa en México

Lunes 31 de marzo de 2008, por ER. México

Un partido menor, acomodaticio e ideológicamente inconsistente y vacío, Partido Alternativa Socialdemócrata, elige su dirigencia nacional

JPG - 7.2 KB
Alberto Begne y Patricia Mercado: el asunto es tran dramático que "ni a quién irle".

Como muestra de la terrible deriva ideológica de la izquierda mexicana, un partido menor, acomodaticio e ideológicamente inconsistente y vacío, se trata del Partido Alternativa Socialdemócrata, eligió nuevamente a los señores Alberto Begne y Luciano Pascoe como presidente y vicepresidente del Comité Ejecutivo Nacional del partido.

Begne y Pascoe se impusieron –no sin objeciones de irregularidades e ilegalidades en el proceso- a la señora Patricia Mercado, una de las felices representantes del Pensamiento Alicia y de la izquierda moderna mexicana del momento. Esta corriente de ocurrencias (nos negamos tajantemente a llamar a esto una corriente de pensamiento) -la socialdemocracia y la izquierda moderna-, es la desafortunada moda ideológica del momento a la que prácticamente la totalidad de los partidos “que no quieren considerarse de derecha” acuden, timoratos y mediocres, para poder posicionarse en el mercado político democrático: tanto el PRI, como Convergencia, algunas corrientes del PRD y, como aquí señalamos, Alternativa Socialdemócrata, son todos ellos partidos adscritos a ese engendro históricamente inconsistente –por lo menos a partir de la primera guerra mundial-, a ese cadáver ideológico del que hablaba Rosa Luxemburgo, que se llama socialdemocracia.

Y por si quedaban dudas, los nuevos y flamantes dirigentes Alicia –Begne y Pascoe- han propuesto, precisamente, cambiar la denominación del partido, de modo tal que, desde ahora, este instituto político-electoral (es decir, electorero) dejará de llamarse Partido Alternativa Socialdemócrata (PAS) para ser ahora el Partido Social Demócrata (PSD).

En sus presentaciones oficiales en televisión (utilizando los tiempos oficiales otorgados por el Estado), Begne, haciendo gala de su estulticia ideológica y de su mediocridad intelectual, presentaba a este partido como un partido de “izquierda moderna”, alineado con el estilo de la socialdemocracia española de Felipe González y del “supuestamente dirigente socialista” chileno Ricardo Lagos. Y hasta ahí su contundente, sólida y labrada posición ideológica.

Pero es que en realidad, el asunto es tan dramático que “ni a quién irle”, porque, si bien tanto Begne como Pascoe no son más que ideólogos ligeros y simplones, repetidores como micos de los sloganes y ocurrencias de Felipe González y del más tierno pensamiento Alicia de la socialdemocracia europea, cuya tarea histórica, caída la Unión Soviética, ha terminado ya, no quedándole otra cosa que pelearse por derechos de minorías –gays, lesbianas, simios-, por leyes anti-tabaco, por la ecología y la equidad de género, por las "experiencias nudistas", por el pacifismo abstracto e indefinido, y, en definitiva, por ser el comparsa funcional del neoliberalismo dominante, ¡¡ Patricia Mercado era aún peor!!.

En efecto, sepan los lectores de esta columna de ER.México que la vergüenza ajena producida por Mercado cuando era candidata a la presidencia de la República en 2006, era en verdad superlativa: con un discurso igualmente armonista y optimista, estúpido; con un tono y unas actitudes al hablar propias de profesora de cursos de superación personal; con una sonrisa igualmente estúpida por permanente; Patricia Mercado era y es representante de la peor de las derrotas ideológicas de la izquierda, que es aquella que la ha acorralado para no tener otra opción más que sonreír y defender, precisamente, a la izquierda moderna.

Pero, en resolución, dejamos consignado aquí que, en efecto, este partido, engendro ideológico de la socialdemocracia, un cadáver ideológico, estará durante los próximos años bombardeando a la ciudadanía mexicana con frases estúpidas, con sonrisas optimistas, modernas y vanguardistas -estemos preparados para lo peor-, armonistas, tolerantes y diversas, para las y los mexicanos (as), y, por si fuera esto poco, recibiendo recursos del Estado para mantenerse como una opción más dentro del mercado pletórico capitalista, que es la otra cara de la democracia (de mercado).

En las pantallas de televisión (otra estructura básica de la democracia de mercado) estaremos viendo con cada vez más regularidad a los señores Begne y Pascoe haciendo gala de la vacuidad ideológica y del oportunismo que caracteriza a esta deriva ideológica armonista, no materialista y no marxista, idealista –y sonriente- que es la socialdemocracia de hoy. El Pensamiento Alicia, en definitiva, llega a México para, al parecer, quedarse.

JPG - 17.3 KB
Partido Social Demócrata, antes Alternativa: estemos preparados para lo peor, como para ver campañas de cretinos como este

El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando