El Revolucionario

Portada > África Hispana > Guinea Ecuatorial > Guinea Ecuatorial en el candelero

España y el Reino Unido acusadas por Simon Mann

Guinea Ecuatorial en el candelero

La situación actual ha puesto de relieve la importancia del país africano.

Jueves 27 de marzo de 2008, por ER. Malabo

La reciente detención de Simon Mann ha abierto la caja de pandora desatando un conjunto de acusaciones entre el prisionero, el Reino Unido y España ante la pasividad de Guinea Ecuatorial que aguarda el juicio el próximo mes de abril.

JPG - 19.9 KB
Simon Mann en Guinea Ecuatorial

Simon Mann ha conseguido que el fantasma de la guerra de Irak vuelva a caminar por Europa. Las acusaciones vertidas por el mercenario, ex miembro de las SAS británicas, han puesto en jaque a los países de España y Reino Unido. La reacciones han sido muy distintas y por un lado podemos observar las iniciativas que se han tomado en el parlamento Ingles, las insinuaciones de amenaza y de injerencia por parte de Gran Bretaña y por el otro lado se podría analizar la falta de medidas tomadas, la vuelta del estatus de asilado a Severo Moto y el intento de restar importancia a las informaciones por parte del ejecutivo español —al que con mucha suerte ha salvado las presentes elecciones que han desviado la atención pública de un grave delito de terrorismo internacional—.

Aun con los estados europeos en contra, las cosas pintan bien para Mann que ha conseguido, según una fuente cercana a él recogida por Europapress, una condena de seis años de los que se le deducirían los cuatro pasados en Zimbabwe y con una posibilidad de libertad en un año si colabora con las autoridades guineanas aportando pruebas que incriminen a los supuestos organizadores del complot.

Para Simon Mann, que hizo públicas sus acusaciones en una entrevista sensacionalista para el Channel 4, los financiadores del acto fueron un empresario libanés llamado Ely Calil, Mark Tatcher, hijo de la ex-presidenta, además del jefe de la oposición guineana en el exilio Severo Moto apoyado por el gobierno británico del laborista Tony Blair y por el gobierno de Jose Maria Aznar, del que es amigo.

En una entrevista realizada al DailyMail, Mann, aseguraba que el gobierno español estaba tan comprometido que analizó todos los datos del plan y aseguró al empresario libanes Ely Calil, enlazado con el ministerio de asuntos exteriores, que cuando el golpe de Estado se diera y los insurgentes de Severo Moto tomaran el poder se mandaría una unidad de la Guardia Civil.

Las informaciones hablan de que Simon Mann va a utilizar toda esa información para reducir su pena. En contra tiene no solo a esos Estados, que en un principio le apoyaban y que poco a poco se han ido apartando, sino que también tiene en contra al empresario Ely Calil y a su mujer, ambos intentaron que un juez impidiera la emisión de tal entrevista en Channel 4. Posiblemente tenga que cumplir únicamente pena en Londres donde se desplazará el ministro de Asuntos Exteriores guineano, Pastor Micha, para analizar este punto.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando