El Revolucionario

Portada > América > México > Elecciones en el Partido de la Revolución Democrática

Sin resultado definitivo aún

Elecciones en el Partido de la Revolución Democrática

Los dos principales contendientes, Alejandro Encinas y Jesús Ortega, se encuentran hasta este momento en una fuerte disputa con una mínima diferencia entre uno y otro

Viernes 21 de marzo de 2008, por ER. México

De confirmarse el triunfo de Encinas, se podrá fortalecer la unidad de mando dentro del partido y se abrirá paso a una profunda reorganización interna

JPG - 16.5 KB
Alejandro Encinas y Marcelo Ebrard, pilares políticos de la Convención Nacional Democrática y firmes aliados de Andrés Manuel López Obrador

El pasado 16 de marzo se llevaron a cabo elecciones internas para renovar la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática, organización que representa a la izquierda política en México.

Desde su fundación (1988-1989), el PRD surge como una síntesis de las principales corrientes de izquierda, hasta entonces atomizadas y durante mucho tiempo proscritas por el régimen presidencialista (circa 1946-1988). Con su incorporación a la liza electoral, el PRD fue desplazando gradualmente la ideología socialista y en su seno fueron cobrando fuerza fracciones de corte socialdemócrata caracterizadas por una fuerte inclinación colaboracionista con los gobiernos oficiales en turno. La razón socialista fue desplazada por la razón democrática; en este desplazamiento ideológico estriba la deriva histórica que, en buena medida, tiene sumida hoy a la izquierda política mexicana, pues ha caído presa de mitos tan potentes como el mito de la democracia, es decir, aquél mito que tiene como núcleo funcional al fundamentalismo democrático.

El proceso para renovar su dirigencia resulta de la mayor importancia, pues en él se cifra el control de la máxima organización opositora al gobierno de facto y de la única fuerza política con capacidad para plantear un modelo de desarrollo alternativo, anti-neoliberal, pues el resto de las organizaciones de izquierda se debaten entre devaneos por el financiamiento gubernamental o en disquisiciones exquisitas, indefinidas, que retratan el grave extravío ideológico en el que se encuentran.

Los dos principales contendientes, Alejandro Encinas, representante de la izquierda definida y social, y Jesús Ortega, adalid de la socialdemocracia y pro-gobiernista, se encuentran hasta este momento en una fuerte disputa, pues los resultados arrojan una diferencia mínima, de apenas un punto porcentual. A pesar del reducido margen, Encinas se ha proclamado ganador y ha pedido a la corriente llamada Nueva Izquierda, encabezada por Jesús Ortega, que reconozca su derrota.

De confirmarse el triunfo de Encinas, se podrá fortalecer la unidad de mando dentro del partido y se abrirá paso a una profunda reorganización interna, orientada a limitar prácticas perniciosas para la vida de la organización y, sobre todo, a disminuir el papel preponderante de algunas corrientes que buscan utilizar al partido como ariete del gobierno, sobre todo dentro de las Cámaras del Congreso de la Unión.

La centralidad del triunfo de Encinas radica sobre todo en el fortalecimiento del movimiento opositor vía el Gobierno Legítimo –encabezado por Andrés Manuel López Obrador-, la Convención Nacional Democrática y el Frente Amplio Progresista. Sin un PRD unificado y con una dirección ideológica clara, difícilmente se podrá hacer frente a las necesidades históricas que se presentan el día de hoy a la actual generación de mexicanos.

JPG - 9.7 KB
Jesús Ortega: socialdemocracia, ambigüedad, colaboracionismo .... y pensamiento Alicia

El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando