El Revolucionario

Portada > Mundo > Oriente Medio > Comedia sufragista en Irán

La democracia es incompatible con el Islam

Comedia sufragista en Irán

Las urnas intentan enmascarar la teocracia iraní

Sábado 15 de marzo de 2008, por ER. Teherán

Los iraníes votaron masivamente en unas elecciones parlamentarias en las que no se permitió a los denominados reformistas el acceso a las candidaturas. Los partidarios de Ahmadineyad y Jatami, los últimos presidentes de Irán, se enfrentarán en el parlamento.

La participación en las elecciones legislativas de Irán ha sido alta: los datos fluctúan entre un 50 por ciento, similares a los de hace cuatro años, y el 60 por ciento.

En cuanto a los resultados, la única duda reside en si mandarán más los partidarios del Presidente Ahmadineyad o los de Jatami, el anterior mandatario de Irán.

Los «reformistas», que han perdido casi todas sus candidaturas, tendrán difícil mantener los 40 escaños que tienen. Y aún así, nada podrían hacer para cambiar la situación.

JPG - 16.6 KB
Irán
Pantomima sufragista que legitima a los ayatolas

Difícilmente puede hablarse de democracia cuando quien gobierna realmente en Irán es el consejo de ayatolas iluminados por Alá mediante el imám oculto que los guía. Una democracia —hablando funcionalmente— se equipara al mercado pletórico de las sociedades de bienestar capitalistas, en tanto que los ciudadanos consumidores eligen a los representantes políticos igual que eligen lo que se ha de consumir. Nada de eso hay en Irán.

Divergencia de opiniones sobre la comedia

Una vez concluida la jornada electoral, surgieron los comentarios sobre el carácter de la misma. Estados Unidos afirmó que «los resultados están preparados» a través del portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.

El líder supremo de Irán, el ayatola Ali Jamenei, afirmó que no teme por el resultado electoral, pues los iraníes han de «votar por aquellos que pueden allanar el camino para el actual Gobierno, que es activo y deseoso de servir», es decir, por Ahmadineyad, quien respondió a los reformistas afirmando: «El Parlamento pertenece al pueblo, y debería ser un reflejo de lo que quieren».

Y, como bien sabemos, voz del pueblo es voz de Alá. El resto son opiniones de cafres.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando