El Revolucionario

Portada > Mundo > Indonesia > Caos en Timor Oriental por el atentado contra José Ramos Horta

El mayor Alfredo Reinado fue abatido

Caos en Timor Oriental por el atentado contra José Ramos Horta

El jefe de estado timorense, en coma inducido

Miércoles 13 de febrero de 2008, por ER. Yakarta

El Presidente de Timor Oriental, José Ramos Horta, fue gravemente herido en un ataque en la madrugada del lunes. Trasladado a Australia para ser hospitalizado, ha dejado un país inerme e inestable. El primer ministro, Xanana Gusmao, se ha librado de otro intento de asesinato. Alfredo Reinado, director de los ataques, falleció abatido por la Policía Militar, que custodiaba la residencia del Jefe de Estado.

JPG - 16.7 KB
Alfredo Reinado
Muerto a manos de quienes un día comandó

La residencia del Jefe del Estado, José Ramos Horta, situada en la capital Dili, fue escenario de una refriega entre rebeldes y fuerzas de seguridad. El oficial rebelde Alfredo Reinado, director del atentado, falleció abatido en un tiroteo previo a la entrada de la vivienda. Una hora después, cuando volvía de realizar sus ejercicios matutinos, Horta fue alcanzado por disparos en el pecho y abdomen cerca de su casa.

Tras ser operado de urgencia en un hospital militar en Timor Oriental, el presidente timorense y Premio Nobel de la Paz fue trasladado en avión a la ciudad australiana de Darwin para ser hospitalizado. Aunque su vida no corre peligro, se encuentra en coma inducido debido a sus graves heridas. Fernando de Araujo, presidente del parlamento timorense, afirmó en su visita oficial en Lisboa que la vida de Horta está fuera de peligro.

Xanana Gusmao, Primer Ministro de Timor y allegado de Ramos Horta, ambos protagonistas de la independencia del país frente a Indonesia, también sufrió un atentado pero escapó a los disparos recibidos en una emboscada.

JPG - 9.1 KB
José Ramos Horta
Gravemente herido

Junto a las formales condenas del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se manifestaron otros mandatarios internacionales. Destaca entre ellos el Primer Ministro australiano, Kevin Rudd, temeroso de que la inestabilidad de Timor Oriental afecte a sus negocios petroleros en la isla. Rudd no dudó en defender la democracia como fuente de legitimidad en Timor, pese a que lo sucedido demuestra todo lo contrario: la democracia realmente existente no puede evitar que los gobernantes electos sean tiroteados ni la pobreza extrema y la subordinación que vive el país frente a terceras potencias como Australia.

Fin a la rebelión

JPG - 20 KB
Timorense
Su país está sumido en el caos y la anarquía

El fatídico desenlace ha supuesto el cumplimiento de las amenazas formales que el mayor Alfredo Reinado había realizado recientemente contra José Ramos Horta y Xanana Gusmao. En rebeldía desde el año 2006, Reinado no veía con buenos ojos a un gobierno formado usurpando la voluntad popular, que había dado al Fretilin la victoria por mayoría simple. Paradójicamente, el mayor rebelde fue abatido por miembros de la Policía Militar que él mismo comandó no hace mucho.

El asalto a la residencia presidencial suponía un gran riesgo, al abandonar el terreno selvático que tan bien conocía y donde se había mantenido lejos de las tropas australianas. Ahora su cuerpo sin vida simboliza el fin de la rebelión, descabezados los militares en rebeldía sin su líder. Pese a todo, Australia vuelve a tomar posiciones en el pequeño país hispano, sometido ahora al estado de excepción como en tantas ocasiones de su corta historia.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando