El Revolucionario

Portada > África Hispana > Guinea Ecuatorial > Guinea Ecuatorial: El anarcocapitalismo contra la dictadura (...)

La historia de Simon Mann: un mercenario británico contra la dictadura de Teodoro Obiang y al servicio de la Corona Británica

Guinea Ecuatorial: El anarcocapitalismo contra la dictadura neotomista

La extradición de Simon Mann, autor de la conspiración para derrocar al gobierno en 2004, ha agraviado las relaciones entre Reino Unido y Guinea Ecuatorial.

Lunes 11 de febrero de 2008, por ER. Malabo

El pasado día 7 de febrero se ha hecho efectiva la extradición de Simon Mann a Guinea Ecuatorial, el último de los culpables por el intento de golpe de Estado del año 2004 hecho preso en Harare, Zimbabwe, mientras intentaba volar con un pequeño ejercito a la isla de Bioko en Guinea Ecuatorial. Gran Bretaña lleva insistentemente reclamando la extradición a Reino Unido para que este tenga un juicio allí pero tal vez se esconden otros intereses.

El británico Simon Mann detenido Simon Mann creció en una opulenta familia de clase alta inglesa. Nieto e hijo de dos capitanes de la selección inglesa de cricket, de ellos heredó el imperio cervecero Watney Mann que actualmente está incorporado a Diageo, la mayor corporación de bebidas alcohólicas del mundo.

Los que le conocen dicen de él que tiene una cara de poker que le vuelve un hombre misterioso. Actualmente se encuentra en la temida cárcel de Playa Negra, cerca de Malabo, tras la extradición realizada el 7 de febrero. Las informaciones británicas hablan de que este ha recibido una fuerte tortura que casi le mata en la que participó toda la familia Obiang en el Gobierno de Guinea Ecuatorial. Además, el mercenario Simon Mann, de 55 años, no ha podido ver todavía a sus abogados ni reunirse con organizaciones no gubernamentales o internacionales por lo que la Cámara de los Lores ha hecho pública una orden de mantener duras represalias contra el régimen ecuatoguineano si Mann no es sometido a un proceso «realmente legal» y respetuoso con su persona.

Mann fue educado en las escuelas más elítistas de Reino Unido, comenzó a estudiar en Etón, la academia inglesa de los príncipes, de allí paso a Sandhurst, una prestigiosa academia militar. Su progresión aristocrática le llevo a la Scotts Guard, un regimiento asociado a la elite inglesa. La vida de este aventurero mercenario le llevo a las SAS donde alcanzó el rango de comandante.

Tuvo varias misiones antes de 1985 cuando se retiro del ejercito para volver en 1990 durante la Guerra del Golfo. Durante los ochenta trabajó en la venta de computadoras de seguridad. En 1990 fundó la compañía Outcome Executive con un compañero militar, Tony Buckingham; una rentable creación que recibió millones de libras en beneficios por las defensa de los pozos petroliferos del puerto de Soyo, en Angola, a petición de Jose Eduardo dos Santos en 1993 cuando la fuerza rebelde se apoderó de una franja en el puerto, cerrando el acceso a los pozos de petroleo, el misterio rodea esta compañía y sus funciones durante el combate no han sido todavía esclarecidas.

En el año 1996 Simon Mann fundó la compañía de seguridad militar privada Sandline, actualmente inoperante, junto a un compañero de la Scotts Guards, Tim Spicer. La compañía Sandline actuó principalmente contra guerrilleros en Angola y Sierra Leona. En Oceanía, Sandline reprimió la revuelta en la isla de Bouganvile, Papua Nueva Guinea, por lo que la compañía de seguridad obtuvo reconocimiento mundial. El 7 de marzo de 2004 Mann fue detenido en Harare, Zimbabwe, cuando se disponía a reponer y continuar su vuelo a la Republica Democrática del Congo para defender unas minas de diamantes, según la versión de Simon Mann. Para el gobierno de Zimbabwe el mercenario se disponía a recibir armas por valor de 100.000 libras y después volar a Malabo para obtener el control de Guinea Ecuatorial y derrocar al dictador Obiang.

Dos días después de su arresto las autoridades ecuatoguineanas hicieron pública la detención de otros 60 militares surafricanos y armenios liderados por Nick Du Toit, un antiguo comandante del ejercito surafricano, que estaban dentro del país dispuestos a la acción y que continúan prisioneros en la cárcel de Playa Negra. Las palabras de Nick Du Toit apuntaban a Severo Moto como el principal organizador de esta trama. Uno de los sospechosos, un alemán —del que no se sabe el nombre—, murió en la cárcel.

El arresto en Zimbabwe duró hasta 2007 cuando fue liberado por buena conducta para ser posteriormente arrestado y cautivado hasta la extradición definitiva que se produjo el pasado 7 de febrero. Del intento de golpe de Estado fue acusado en Surafrica el comandante Nick Du Toit. Simon Mann acusó al gobierno español y a Mark Thatcher, hijo de la ex presidenta del gobierno, por financiar parte del golpe comprando un helicóptero que haría de ambulancia en el levantamiento.

Suráfrica tiene un papel relevante en la desarticulación de este complot. Los mercenarios han sido prohibidos por Ley hace bastantes años en Suráfrica donde la corporación Outcome Executive se movía con bastante frecuencia. Los grupos mercenarios de la época del Apartheid abundaban en el país africano. Es seguro que la voz de alarma se diera desde Suráfrica a Malabo y desde allí a Zimbabwe donde tienen una gran relación.

El relator especial de la ONU sobre torturas tendría que haber estado presente durante la extradición de Simon Mann en una visita especial que debía haberse dado, pero el Gobierno de Guinea Ecuatorial adujo que estaba haciendo un censo para las elecciones municipales y no podía atenderle. Es más curiosa la insistencia del gobierno británico para la extradición y la amenaza a Malabo por un mercenario de la élite británica del que se ha demostrado que ingresó varias veces dos millones de dolares a Nick Du Toit. Teodoro Obiang desapareció de la isla para regresar con la extradición de el británico coincidiendo con el anuncio de la vuelta de Severo Moto al país.

¿Por que Guinea Ecuatorial?

Guinea ecuatorial ha descubierto recientemente el petróleo. Es la cuarta renta per capita mundial; tiene una población muy pequeña, de 500.000 habitantes, que la hacen fácilmente estabilizadora en caso de revuelta. Además es la tercera potencia exportadora de petróleo de toda África. Su ejercito es además poco numeroso.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando