El Revolucionario

Portada > América > México > El Partido de la Revolución Democrática encara la crisis de la izquierda (...)

A un mes de la renovación de su dirigencia nacional

El Partido de la Revolución Democrática encara la crisis de la izquierda política mexicana

Para el 16 de marzo próximo, el PRD tendrá nuevo líder nacional. La Convención Nacional Democrática, el Gobierno Legítimo y Andrés Manuel López Obrador, variables independientes en la geometría del poder interna

Lunes 4 de febrero de 2008, por ER. México

Los contendientes que encabezan la carrera sucesoria son Alejandro Encinas y Jesús Ortega. Cuauhtémoc Cárdenas, uno de los fundadores del PRD, en la más oscura y mediocre sombra de la historia.

JPG - 13.2 KB
Alejandro Encinas, Jesús Ortega, Camilo Valenzuela y Alfonso Ramírez. En marzo habrá nuevo dirigente nacional del PRD.

Alejandro Encinas, exJefe de Gobierno del DF; Jesús Ortega, exCoordinador General del Frente Amplio Progresista; Camilo Valenzuela, presidente del VI Consejo Nacional del partido; y Alfonso Ramírez Cuellar, exdiputado federal, a semanas de la consulta interna por la dirigencia nacional del PRD, se enfilan en la carrera por encabezar una de las organizaciones políticas más importantes de la izquierda políticamente definida en México.

La dialéctica interna del PRD, no obstante, está envuelta por una dialéctica mayor: la dialéctica en función de la cual se dibuja el antagonismo de dos bloques históricos en colisión por el control del Estado mexicano, el bloque del neoliberalismo democrático (la derecha económica liberal –monopolios y oligarquía nacional-, el grupo de los tecnócratas neoliberales incrustados por igual en el PAN y en el PRI y la derecha doctrinaria católica del PAN) y el bloque de la izquierda histórica y nacional (sectores nacionalistas, movimientos populares y socialistas), un bloque cuya plataforma fundamental ha desbordado ya al propio PRD, encontrando el recorte de sus perfiles alrededor de la Convención Nacional Democrática.

Los contendientes que encabezan la carrera sucesoria son Alejandro Encinas y Jesús Ortega. El primero, se erige en el candidato aliado de Andrés Manuel López Obrador y una pieza política fundamental para el apuntalamiento del proyecto de la Convención Nacional Democrática; el segundo, con un indefinido y endeble discurso socialdemócrata, encabeza la corriente interna de mayor fuerza en el PRD, y ha mantenido siempre una distancia respecto del movimiento de López Obrador.

Cuauhtémoc Cárdenas, uno de los fundadores del PRD, y alguien que mezquinamente nunca apoyó a López Obrador durante toda su campaña pre y postelectoral (¿cómo poder esperar que un sujeto que nunca defendió su triunfo electoral en 1988, tenga la entereza de defender el de alguien más?), en la más oscura y mediocre sombra de la historia.

El proceso de renovación de la dirigencia del PRD próximo es visto por ER.México como un importante punto de inflexión político que habrá de determinar el ulterior desarrollo de los acontecimientos nacionales. El triunfo de Alejandro Encinas alinearía la geometría del poder en favor del vector que encabeza Andrés Manuel López Obrador. El triunfo de Jesús Ortega acaso pueda ser visto como el preámbulo de una ruptura política mayor al interior de la izquierda política nacional.

JPG - 175.7 KB
Alejandro Encinas
JPG - 25.3 KB
Jesús Ortega

El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando