El Revolucionario

Portada > España > El obispado de Córdoba se niega a compartir la Catedral con los (...)

La teología católica es incompatible con la mahometana

El obispado de Córdoba se niega a compartir la Catedral con los sarracenos

El obispo Juan José Asenjo recurre a argumentos teológicos e históricos para negar la pretensión de los conversos españoles al Islam

Jueves 28 de diciembre de 2006, por ER. Madrid

La ofensiva del Islam prosigue en España. Ahora vuelven a la carga con la idea de compartir la Catedral de Córdoba con los católicos. El converso Mansur Escudero, saltándose a la torera los fundamentos teológicos y del derecho, le pide al Papa que consienta esta aberración.

JPG - 17.1 KB
Obispo de Córdoba
Juan José Asenjo Pelegrina (Sigüenza 1945)

Juan José Asenjo Pelegrina, Obispo de Córdoba, se opone, en un comunicado de siete puntos, a la utilización de la Catedral de Córdoba como mezquita. Aunque en el punto primero destaca la necesidad de buscar acuerdos con los musulmanes y lograr un entendimiento, más formal que otra cosa, en los epígrafes siguientes el obispo muestra la absoluta incompatibilidad de las ceremonias y creencias católicas con las musulmanas.

Argumenta también que los títulos de propiedad de la Catedral dejan bien claro a quién pertenece. No se opone a que los musulmanes realicen sus rituales en otro lugar, pero no piensa ceder, para tal fin, la Catedral.

El punto fundamental es el sexto: el obispo recuerda con meridiana claridad que en aquellos lugares en donde se produce el milagro de la presencia real de Cristo en el sacramiento de la Eucaristía, no puede tolerarse la realización de ceremonias no cristianas. Mucho menos por parte de una religión que niega el mismo misterio que allí se celebra. A pesar de las apelaciones retóricas al entendimiento y respeto mutuo, queda claro que, en el terreno real y fáctico, el Islam y el Catolicismo son incompatibles.

El actual edificio de la Catedral de Córdoba se remonta al siglo V, cuando se levantó la Basílica de San Vicente Mártir. En el siglo VIII, tras caer Córdoba en poder mahometano, se fue transformando la basílica cristiana en una mezquita, concluida en época de Almanzor. Recuperada Córdoba por la cristiandad en 1236, la basílica mezquita volvió a ser de nuevo Catedral cristiana, respetándose la sucesión de estilos arquitectónicos superpuestos, incluso en la gran reforma realizada a finales del siglo XV. Gustan los sarracenos en comenzar la historia del edificio por el siglo VIII y no por el siglo V –antes de que Mahoma hubiera nacido, y por lo tanto antes de que se hubiera convertido en un hereje del cristianismo– para reivindicar una vuelta a la edad media, antes de su derrota militar, al siglo XIII de la era cristiana (al fin y al cabo el Islam anda por el siglo XV de su existencia), intentando un arreglo que consista en compartir el uso del edificio, como primer paso en sus propósitos de recoranización de España y de coranización de Europa.

El anticlericalismo progresista de Gaspar Llamazares Trigo (Logroño 1957), Coordinador General de la coalición pseudocomunista Izquierda Unida, quien antes de estudiar medicina fue durante varios años seminarista católico, formándose en el seno de la orden de los Padres Agustinos Recoletos de Filipinas (en Valencia de Don Juan, León), le ha llevado a defender el rezo islámico en la catedral que durante la Edad Media fue mezquita, al asegurar que el planteamiento de la Junta Islámica es una «opción legítima porque la pluriconfesionalidad y la aconfesionalidad hay que ejercerlas», y porque en una «instalación» religiosa tan importante «donde ha habido distintas confesiones, no debería haber problema, desde una visión abierta, para un ámbito de participación del culto islámico». Sin embargo la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar Rivero (Córdoba 1957), también de Izquierda Unida, reconociendo que el asunto «no es baladí, sino que tiene una gran importancia y trascendencia», ha preferido defender la posición de que «es la Iglesia Católica la competente para decidir sobre cualquier asunto relacionado con la Mezquita-Catedral de Córdoba, en el marco del diálogo entre religiones, por el que apuesta el Ayuntamiento, y en el contexto de la relación Iglesia-Estado».

La ofensiva islamizante prosigue, pues, en España; aunque, en esta ocasión, ha tropezado con un escollo insalvable: el derecho al uso de una propiedad histórica por parte de la Iglesia Católica y los argumentos teológicos irrebatibles.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando