El Revolucionario

Portada > América > México > La periodista Carmen Aristegui fuera de la radiodifusora de (...)

Por “incompatibilidad editorial”

La periodista Carmen Aristegui fuera de la radiodifusora de Televisa-PRISA

PRISA de España y la Derecha política y económica mexicana, cerrando filas en torno del gobierno de facto, ajustan su línea editorial

Martes 8 de enero de 2008, por ER. México

El contrato de la comunicadora venció el pasado sábado 5 de enero de 2008: el emporio Televisa-PRISA decidió no renovarlo. Andrés Manuel López Obrador, Presidente Legítimo de México, era invitado permanente en el programa de Aristegui en la estación W Radio.

JPG - 77.1 KB
Carmen Aristegui y Lydia Cacho

El seguimiento pormenorizado de los sucesos del fraude mediático-político-empresarial de 2006 y del proceso de resolución del tribunal electoral; el seguimiento también permanente de los obtusos casos de pederastia en los que, según se presume con insistencia, está involucrado hasta la cocina el cardenal Norberto Rivera, Arzobispo Primado de México, quien tiene expedientes judiciales abiertos en Estados Unidos; el caso de otro abyecto pederasta, Succar Kuri, y su presunta –acaso ya evidente- relación con una red de pederastia en la que está también involucrado el actual gobernador del estado de Puebla, Mario Marín (PRI), que fue ventilado y denunciado por la periodista Lydia Cacho, quien, a su vez, sufrió de abusos de autoridad por parte del propio gobernador y por el empresario Kamel Nacif (todos estos sujetos, según se pudo corroborar a través de sus llamadas telefónicas hechas públicas, y por la valentía de Lydia Cacho, no son más que comensales de un comedero de cerdos que, en las narices de la ciudadanía, y en actual alianza con los hipócritas santurrones católicos del PAN, tan preocupados ellos por el “bien común”, y con los ingenuos liberales políticos, han hecho de la clase política mexicana un chiquero pestilente); la apertura de su espacio a quienes defendieron posiciones opuestas a la llamada ley Televisa, destinada a afianzar a perpetuidad el poder del duopolio mediático neo-feudal de Televisa y TV Azteca; la presencia periódica de Andrés Manuel López Obrador, Presidente Legítimo de México, como invitado especial en su programa…

Todo esto, como muestras concretas en donde se resume una perspectiva general de apertura crítica y de objetividad informativa, fueron causa de la no renovación de contrato (que tenía renovación prácticamente automática) de la titular del programa matutino de 4 horas de duración Hoy por hoy, Carmen Aristegui, por parte de W Radio, emisora radiofónica propiedad del Grupo Editorial PRISA y Televisa. La razón esgrimida es la siguiente: la labor desarrollada por Aristegui durante los últimos cinco años, años en los que hizo de su programa uno de los más respetados y de mayor audiencia a escala nacional, dejó de ser compatible con el modelo editorial del consorcio. PRISA, dueña del supuesto periódico de izquierda español El País, tiene a Juan Ignacio Zavala, cuñado de Felipe Calderón, como su hombre fuerte en México.

En palabras de Aristegui: ‘el modelo editorial que hemos practicado a lo largo de estos años en W Radio es incompatible, en todo caso, con el modelo de noticiario y dirección editorial que la propia empresa ha determinado…. La empresa fue muy clara al comunicarme que buscaría modificar las condiciones contractuales en algunas partes e incorporar cambios en el modelo de dirección editorial, para lo cual se me presentó un documento de observaciones y preocupaciones sobre el manejo en esta materia del noticiario, su conducción y lo que finalmente acabó siendo la dirección de este espacio informativo’.

En virtud de la presentación de tal documento, la conductora y su equipo se mantuvieron a la espera de recibir las propuestas concretas con arreglo a las cuales habría de darse esa supuesta modificación contractual. Las modificaciones no llegaron nunca. Simplemente se le notificó sobre la no renovación de contrato.

Daniel Moreno, hombre evidentemente cercano a Juan Ignacio Zavala, pero también cercano a la esposa de Vicente Fox, Marta Sahagún, es el nuevo director de contenidos en W Radio.

Con este apretón de tuercas en México, PRISA y Cía. dejan ver las directrices maestras en función de las cuales, según se sostiene en el comunicado que al final de esta nota aparece, se perfila una estrategia mediática e ideológica en el mundo hispánico que está ya en operación.

Dialéctica de clases y dialéctica de estados

Andrés Manuel López Obrador, en gira por el estado de Hidalgo, se lamentó de la salida de Aristegui y sostuvo lo siguiente:

‘en ese programa se hablaba con la verdad y se daba oportunidad a todos; era un programa de noticias plural, no como los que abundan, donde sólo se alaba a los gobernantes. En él se informaba, se defendía al pueblo, y ahora resulta que los dueños de la radio o los que tienen el contrato con la radiodifusora ya no quisieron renovar el contrato de Aristegui’.

En otro momento, AMLO arremetió también contra grupo PRISA:

‘(pero) si esta empresa editorial –PRISA- no hace un periodismo objetivo, profesional, plural. En España hay un periódico, El País, que supuestamente es de izquierda, y también es de esta empresa (PRISA), pero lo único que hace es defender a los grandes empresarios españoles que tienen inversiones en México y otros países de América Latina. Por eso lamento que hayan silenciado ese programa de noticias… PRISA no quiso mantener a Carmen Aristegui porque ya tiene un arreglo con Felipe Calderón. El cuñado de Calderón trabaja en ese grupo. Cuando nos robaron la Presidencia de la República, lo primero que hicieron estos españoles fue contratar de asesor al cuñado (Juan Ignacio Zavala), a quien le están pagando entre 30 y 35 mil dólares al mes, y tienen acuerdos con el gobierno espurio para, de esta manera, poder hacer negocios en México….. Ese es el periodismo que hace PRISA’.

Y es que lo cierto es que PRISA y el PSOE (el de Felipe González, ideólogo socialdemócrata del indefinido y armonista “progreso global”, y actual embajador para el bicentenario de la independencia iberoamericana), junto con la institución de la Monarquía en manos de la dinastía de los Borbones, fueron piezas fundamentales en la famosa transición española de 1978 mediante las que pudo orquestarse una transformación por anamórfosis (ni ruptura ni transición, sino modulación orgánica de una misma materia económico política) de algo que estaba ya incubado en el régimen de Franco, a saber: el sistema capitalista de la derecha económica liberal (como a la postre resultó ser PRISA).

En efecto, la Monarquía fue la forma de régimen político que fungió como solución de continuidad (léase frenar al comunismo) para gestar el cambio de un capitalismo nacionalista español hacia un capitalismo liberal (neoliberal a la postre). El dispositivo ideológico no fue otro que la ideología del fundamentalismo democrático de la socialdemocracia, destilada ya de marxismo, en manos del PSOE de Felipe González y, aquí queríamos llegar, de PRISA (El País). Un bloque histórico ideológico supuestamente de izquierda (aunque el PSOE, a instancias de la socialdemocracia alemana de Billy Brandt, para llegar al poder, como ya hemos dicho, hubo de borrar de sus estatutos al marxismo) que no hizo más que orquestar políticas de derecha, desmantelar al Estado español en clave neoliberal (Francia y Alemania son a España lo que Estados Unidos es a México) y dar vida, crear, en plena democracia y libertad, a los verdaderos tiburones monopólicos y duopólicos de la economía española, como, precisamente, Jesús de Polanco (PRISA) o Emilio Botín (Banco Santander), del mismo modo en que los gobiernos neoliberales mexicanos, como con Carlos Salinas de Gortari, crearon –a veces de la nada- a los peces gordos de la economía mexicana, como Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, o Emilio Azcárraga. ¿De qué clase de izquierda puede hablarse aquí?

Con todo, desde ER.México lamentamos la salida del aire radiofónico de Carmen Aristegui y nos replegamos, con realismo político, y sin lloriqueos democráticos y armonistas, de cara a lo que, según podemos observar, se está abriendo camino como una fase de endurecimiento político-mediático del gobierno espurio de Felipe Calderón.

Comunicado de la emisora W Radio del viernes 4 de enero de 2008:

La dirección de Televisa Radio ha decidido no hacer un nuevo contrato a Carmen Aristegui, conductora de la primera emisión de Hoy por hoy, para el presente año 2008, por lo que hoy viernes hizo su última transmisión desde nuestros micrófonos, completando su presencia en la antena con total libertad hasta el último día de su compromiso con esta emisora.

La decisión se enmarca en un proceso de renovación, actualización y expansión en que está inmersa la W, que se refleja también en otros cambios en la parrilla, que hemos realizado en los últimos meses.

El nuevo modelo de organización y trabajo que se viene implantando en W Radio es el mismo que funciona en 10 países de habla hispana, con éxitos y liderazgos incontestables, donde Unión Radio –empresa a la que pertenece W- tiene también estaciones donde profesionales de la categoría de Darío Arizmendi y Julio Sánchez Cristo, en Colombia; Iñaki Gabilondo y Carlos Francino, en España; Víctor Hugo Morales, en Argentina, y Max Aub, en Estados Unidos, trabajan con profesionalismo y absoluta libertad.

Lamentablemente, tras un año de conversaciones, no hubo posibilidad de un acuerdo entre ambas partes para incorporar a Carmen Aristegui a este modelo en México, basado en el trabajo en equipo y el derecho a la información plural, y que obtiene liderazgo de audiencia en todos los países.

Queremos hacer público nuestro reconocimiento a la dedicación y profesionalismo demostrados por Carmen durante estos años y dejar constancia de nuestro agradecimiento por su trabajo y su calidad profesional.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando