El Revolucionario

Portada > Mundo > Indonesia > La Comisión para la Verdad y la Amistad sigue en pleno trabajo

Pese a sus nulos resultados

La Comisión para la Verdad y la Amistad sigue en pleno trabajo

El verano es fecha hábil para esclarecer los hechos acaecidos en 1999 en Timor Oriental

Domingo 2 de septiembre de 2007, por ER. Yakarta

La Comisión de la Verdad y la Amistad, que inició su labor en el mes de febrero con numerosos testimonios de personalidades timorenses e indonesias implicadas en la represión de 1999, ha proseguido su labor durante el período estival sin que sus resultados hayan llegado más allá de denuncias formales como las que habitualmente expresa la ONU

JPG - 12.7 KB
Ban Ki Moon
En el país de las maravillas

De hecho, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, advirtió recientemente a la Comisión de la Verdad y la Amistad que no debe proponerse una amnistía para los casos de genocidio, crímenes contra la Humanidad, crímenes de guerra o violaciones flagrantes de los Derechos Humanos cometidos en Timor Oriental en 1999.

La Comisión, que ha invitado a antiguos integrantes de la desaparecida Misión de las Naciones Unidas en Timor Oriental (UNAMET) como testigos, podría prescindir de ellos si se cumple la amenaza de Ban Ki Moon de no permitir sus testimonios a causa de esa presunta amnistía.

Timor Oriental frente a Indonesia

Sin embargo, expresiones tan pomposas como crímenes contra la humanidad o genocidio no tienen cabida en esta Comisión. Fundada en agosto de 2005 para acallar las voces de protesta contra Indonesia por no encarcelar a los presuntos culpables, los cinco timorenses y cinco indonesios que la componen simulan que juzgan a los culpables de la muerte de 100.000 personas. Y decimos simulan pues tal Comisión carece de la más mínima capacidad ejecutiva. ¿Quién aplicará la sentencia de la justicia universal que propugna la ONU? Nadie.

JPG - 7 KB
Yusuf Habibie
Uno de los encausados por el inane tribunal

Bien por la acción directa de las tropas de Indonesia, entonces presidida por Yusuf Habibie, o por el éxodo que provocó la represión producida tras el referendum de 1999, los cien millares de personas muertas en Timor Oriental a raíz del referendum que decretó la independencia del país, provincia portuguesa que en 1975 pasó a ser parte de Indonesia, no son víctimas de la Humanidad sino de la guerra de independencia de Timor frente a Indonesia. Su sangriento acto final de 1999 culminó con la proclamación oficial de independencia de Timor Oriental en el año 2002. Los cinco funcionarios de cada país poco podrán hacer para cambiar la Historia y menos aún para castigar a los presuntos «criminales».

La Comisión inició sus audiencias en marzo con una lista de 70 testigos, incluyendo al obispo timorense Carlos Felipe Belo y el líder de las milicias pro indonesias Eurico Guterres, único dirigente que permanece en prisión por lo sucedido en 1999.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando