El Revolucionario

Portada > España > Arabia Saudí busca comprar colegios españoles para formar islamistas

Por medio de su embajada

Arabia Saudí busca comprar colegios españoles para formar islamistas

Ya lo intentaron, sin éxito, el año pasado con un colegio en el madrileño barrio de La Elipa

Martes 10 de abril de 2007, por ER. Madrid

En un colegio de estas características se forjó la personalidad de Ben Laden y otros terroristas musulmanes, al servicio de la Yihad. El supuestamente moderado estado de Arabia Saudí es el principal sospechoso de financiar las madrasas o escuelas coránicas en las que los guerrilleros de Alá son adiestrados en los principios y dogmas de la nefanda secta mahomética.

JPG - 14.3 KB
¿Actividades extraescolares?
Ellos lo tienen claro. Nosotros...

Las autoridades de Arabia Saudí, a través de su Embajada en Madrid, no cejan en su empeño de adquirir colegios privados en España, con una capacidad mínima de 350 alumnos, para rehabilitarlos como centros en los que, bajo su absoluto control, se imparta la doctrina del Islam y una enseñanza marcada por el Corán y la Sharia o ley islámica.

Según informa el diario ABC, las autoridades saudíes quieren evitar lo sucedido el pasado año, cuando encargaron a una agencia inmobiliaria que les buscara, con la máxima discreción, algún colegio en venta, con todas las instalaciones básicas disponibles -incluso aulas, mesas, sillas, pizarras...- con el propósito de que pudiera comenzar sus actividades docentes nada más firmarse el acuerdo de compra.

A finales de julio quedaron al descubierto las gestiones que en ese momento llevaban a cabo los árabes para hacerse con el edificio que alberga el colegio de Nuestra Señora de la Merced, en el barrio madrileño de La Elipa.

Al final, la presión de los padres ante los responsables del colegio para conocer la verdad forzó a las autoridades saudíes a suspender las negociaciones, bastante avanzadas, ya que ante todo querían discreción para evitar una reacción de los ciudadanos contra la implantación de un centro islámico en su barrio.

Antes de este intento de compra, los representantes de la Embajada árabe pretendían adquirir el edificio que acogía un centro de enseñanza de las Madres Mercedarias de San Fernando, situado en la calle Ortega y Gasset. Los saudíes tenían información de que el edificio que acogía ese colegio había sido abandonado en 2004, cuando las religiosas se trasladaron al municipio de Tres Cantos. Las negociaciones, sin embargo, no prosperaron pese a la tentadora oferta, cifrada en 14 millones de euros. Y es que dinero no les falta. La Congregación se negó, com buen criterio, a vender las instalaciones a los árabes ante su pretensión de convertirlo en una escuela islámica. El edificio fue vendido a una empresa de Barcelona.

Tras la supuesta imagen de moderación del régimen Saudí se esconde una realidad incuestionable: los colegios financiados por este estado son mirados por recelo incluso por las embajadas de otros países musulmanes como Argelia. Arabia, aunque en apariencia condene la Yihad, es el principal país financiador de las enseñanzas coránicas a través de la formación de los jóvenes en los principios y normas de la Sharía o Ley islámica, contraria no sólo a los principios de nuestro ordenamiento jurídico, también a la racionalidad científica y filosófica de la Civilización.

Mientras que muchos colegios católicos tienen problemas para sobrevivir, los moros buscan la expansión de sus doctrinas irracionales en España, apoyados en los petrodólares.

El Islam se rearma y organiza, cual caballo de Troya, en las sociedades occidentales cegadas por su relativismo y multiculturalismo ramplón e ignorantes de la que se avecina en el futuro.

Porque estas escuelas coránicas, al margen de que explícitamente enseñen a combatir a los cafres, son un modo concreto de luchar contra la integración social de los inmigrantes procedentes de países musulmanes.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando