El Revolucionario

Portada > Mundo > Oriente Medio > La cáscara vacía de Palestina

La pobreza y falta de recursos es patente

La cáscara vacía de Palestina

Así es el día a día en el seudoestado

Lunes 2 de abril de 2007, por ER. Teherán

Tras los Acuerdos de Oslo firmados entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), se estableció en 1994 la Autoridad Nacional Palestina (ANP), entidad jurídico-política reconocida como observadora de Naciones Unidas y receptora de considerables recursos económicos provenientes de Estados Unidos y Europa. Esta entidad gestionaría una autonomía transitoria, cuyo estatus final debía haberse concretado en el transcurso de los siguientes cinco años.

PNG - 99.2 KB
Escudo de Palestina
Copiado de Egipto, país que inventó el mito de los territorios ocupados

Según lo firmado en Oslo, mientras Israel se hacía responsable de Gaza, Cisjordania, el Valle del Jordán y las conexiones interurbanas, la ANP debería haber formado un gobierno cuyas competencias serían controlar la seguridad interior y asuntos civiles en zonas urbanas y rurales, para gestionar asuntos tales como la economía, la asistencia social y la construcción de infraestructuras básicas.

Nada de eso ha sucedido. El seudoestado palestino carece de recursos. No se ha generado industria, ni ningún tipo de empleo, ni las ayudas internacionales han sido usadas para otra cosa que alimentar las cuentas corrientes de los dirigentes de la ANP o los arsenales de los grupos armados palestinos. Los habitantes que no participan en la yihad de las facciones palestinas se sostienen a duras penas trabajando en Israel en puestos sin cualificar. Esta valiosa mano de obra es uno de los motivos por los que los israelitas, conscientes de la situación, no emprenden una operación intensiva que extermine a los terroristas palestinos que atemorizan a la población hebrea.

La mayor parte de los partidos políticos palestinos son básicamente organizaciones cuyo ideal es la yihad: Hamas, Mártires de Al Aksa, Yihad Islámica, Frente Democrático para la Liberación de Palestina, Frente para la Liberación de Palestina, Frente Popular para la Liberación de Palestina, Septiembre Negro, Organización para la Liberación de Palestina, entre otros, son organizaciones terroristas. Algunas de ellas se camuflan bajo los pomposos nombres de sus listas electorales: Hamas acudió a los sufragios que ganó en 2005 bajo la lista «Cambio y renovación».

Carencia de infraestructuras

Desde que en 2005 el denominado Cuarteto para Oriente Medio (Estados Unidos, Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas) suspendió las ayudas económicas a los palestinos e Israel bloqueó la entrada y salida a la zona, Cisjordania y Gaza han vivido una grave crisis económica. Más del 60 por ciento de la población palestina sobrevive con dos dólares al día, y el porcentaje de niños con malnutrición crece día tras día. Sólo la salida de Hamas del poder ayudaría realmente a que esas ayudas pudieran ser recuperadas.

La vida diaria en el seudoestado se caracteriza por la carencia de trabajo y la falta de infraestructuras. Es normal que se produzcan desastres perfectamente evitables, como la rotura de canalizaciones de aguas fecales que se produjo hace una semana, provocando la muerte de seis personas. Los fondos destinados a esta labor son desviados para las cuentas de bancos suizos o para comprar armas con las que atacar a Israel.

Los dirigentes árabes, por su parte, no se inquietan demasiado por esta situación. A ellos sólo les importa seguir avanzando en sus planes mundializadores. La reunión de la Liga Árabe que se celebra estos días reconocerá a Israel, pero sólo si se retira de los territorios ocupados en 1967 tras su victoria en la Guerra de los Seis Días. También habrá de permitir la vuelta de cuatro millones de refugiados que huyeron tras el conflicto de 1948 y que los árabes suponen ciudadanos de un Estado que nunca existió, algo que el gobierno israelí de Ehud Olmert ha rechazado rotundamente.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando