El Revolucionario

Portada > Mundo > Oriente Medio > Rusia duda de los fines del programa nuclear iraní

Irán pierde un aliado

Rusia duda de los fines del programa nuclear iraní

Pese a la cobardía de Putin, Irán dice que seguirá adelante

Lunes 19 de marzo de 2007, por ER. Teherán

Las contradicciones entre Irán y su principal aliado entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia, se han visto reflejadas en las exigencias de pagos atrasados por la construcción de la central nuclear de Bushire. Todo parece indicar que las posturas de Moscú y Washington sobre el problema iraní se van acercando.

Las negociaciones de expertos rusos e iraníes en Teherán han sido infructuosas. La entidad Atomstroiexport, contratista de la obra de Bushire, acusa a Irán de suspender la financiación de este proyecto y desviar sus fondos. «Da la impresión de que la parte iraní ha perdido interés por esta obra, pues desde mediados de enero no ha girado un solo centavo», confesó Sergei Kirienko, director la Agencia Rusa de Energía Atómica (Rosatom).

Se acerca la aprobación de [una resolución más rígida sobre Irán por el Consejo de Seguridad de la ONU. Mijaíl Marguelov, que preside un comité para asuntos internacionales en el parlamento ruso, manifestó que «Nadie está interesado en que Irán disponga de arma nuclear y se convierta en una potencia que no respeta las reglas de juego».

«Lo más grave es que Irán no haya cumplido las exigencias de la anterior resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada en diciembre de 2006», opina Vladimir Averchev, experto del consejo nacional para la política externa y el ámbito de defensa. El enriquecimiento de uranio, que puede producir el material para una bomba nuclear, no ha cesado, sino que se ha incrementado con centrifugadoras nuevas que acumulan sus reservas. La AIEA no ha podido desmentir el uso militar de ese uranio enriquecido. En opinión de Averchev, todo esto es motivo suficiente para decretar sanciones.

JPG - 23.4 KB
Mahmud Ahmadineyad
Enojado con Rusia

Enojado con Rusia

El régimen de Teherán considera que la disputa financiera con Rusia por el financiamiento del reactor de Bushire es motivo suficiente para continuar enriqueciendo uranio sin ayuda exterior. «El comportamiento de Rusia ha fortalecido la determinación de Irán de obtener la tecnología para construir plantas de energía nuclear y poner fin a su dependencia», dijo el legislador Kazem Jalali.

Frustrado con Moscú y con la debilidad de Vladimir Putin, el presidente Mahmud Ahmadineyad desestimó nuevas sanciones, a las que calificó como «un pedazo de papel rasgado» y dijo que nada puede frenar los planes nucleares de Irán. Se confirma así que las sanciones de la ONU carecen de fuerza de obligar a Irán para frenar su desafío al actual orden internacional liderado por Estados Unidos.

La central nuclear de Bushire, que debería haber iniciado su funcionamiento en 1999, ha sido finalizada en un 95 por ciento. Su cúpula dorada junto al Golfo Pérsico está fuertemente custodiada con artillería antiaérea y estaciones de radar, así como con numerosos efectivos militares.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando