El Revolucionario

Portada > España > La teoría especulativa del cambio climático será materia obligatoria para los (...)

El vídeo de Al Gore sobre el cambio climático será difundido por los colegios españoles

La teoría especulativa del cambio climático será materia obligatoria para los estudiantes españoles

Anuncio del gobierno aprovechando la visita del ex-vicepresidente useño a España

Domingo 11 de febrero de 2007, por ER. Madrid

En este vídeo se advierte de futuros desastres como el deshielo de los polos, el aumento de 20 metros en el nivel del mar o los millones de muertos que, según Gore y otros gurús del cambio climático, se producirán si no se reducen las emisiones de CO2. El gobierno español pretende que este vídeo propagandístico se proyecte en los colegios e institutos de enseñanza media, en toda España.

JPG - 9.8 KB
Gore, más "caliente" que Clinton
Al gore profetiza el apocalipsis

Las teorías sobre el cambio climático están siendo publicitadas por Al Gore, el que fuera vicepresidente en la administración Clinton, con un vídeo en donde se advierte que este problema es «el mayor problema de la humanidad».

Al gore, con su montaje, muestra ciudades devastadas por la subida del nivel del mar (que estima que, en algunos lugares será de 20 metros), el aumento de la superficie desértica y advierte de que en Inglaterra, por ejemplo, se producirán 2000 muertes más al año por el efecto de los "golpes de calor". Nada dice de la 20.000 muertes anuales que se producen como consecuencia del frío y las heladas.

Sin embargo, las teorías sobre el cambio climático, defendidas por los demócratas norteamericanos, ahora con mayoría en el Congreso de EE.UU. son bastante sospechosas.

La empresa energética norteamericana ENRON podría estar interesada en la difusión de estas teorías que vienen a justificar el «Protocolo de Kioto» en donde se pretende limitar drásticamente la combustión de carbón (principal fuente de energía de los países pobre o en vías de desarrollo) para publicitar otros modos de obtener energía en donde no se produzca el temido CO2.

A raíz de este protocolo, las empresas energéticas han gastado millones de dólares en lavar su imagen y adaptar sus sistemas de producción.

Toda una red de intereses creados - ecologetas, pedagogos, científicos, profesores, políticos- a base de cátedras, becas, másteres, donaciones, subsidios, ayudas y premios, se dedica a la publicitación de esta teoría.

Sin embargo, numerosos científicos dudan de los datos apocalípticos ofrecidos por Gore. Estiman que en los últimos 35 años, sólo un 2 por ciento de la Antártida ha aumentado de temperatura, mientras que en el 98 por ciento restante ha disminuído. Estiman que el nivel del mar, en el peor de los casos, subiría 0,6 metros, y no los 20 de Gore, entre otros datos.

Pero, sobre todo, cuestionan el "humanitarismo planetario" de los demócratas norteamericanos al conectar esta teoría del cambio climático a los intereses de las empresas energéticas que financian al Partido Demócrata.

En España, el asunto es más ridículo si cabe; los expertos señalan que será imposible cumplir con el protocolo de Kioto sin que esto suponga un gravísimo problema energético a los españoles: la única fuente de energía que no emite gas alguno es la nuclear, de la que es enemiga el PSOE y sus aliados ecologetas.

En la actualidad España apenas produce un 20 por ciento de la energía eléctrica que consume. La compra de estos recursos energéticos (fundamentalmente a Francia que sí ha desarrollado la energía nuclear) es uno de los factores de más peso en el déficit comercial de España, que crece al ritmo de un 9 por ciento anual. Esto sí que es una amenaza y no el cambio climático.

Pero es que la energía que produce España viene, fundamentalmente del ciclo combinado carbón-gas en las centrales térmicas. Y si es verdad que la combustión de carbón emite CO2, no es menos cierto que el gas natural, para poder ser utilizado con este fín, tiene que ser previamente licuado, lo que genera la emisión de gas metano a la atmósfera, moléculas hasta 20 veces más potentes que el CO2 en relación con el "efecto invernadero".

Por no mencionar que el gas licuado entra en España en grandes barcos metaneros por los puertos marítimos de algunas ciudades (fundamentalmente Barcelona) con gravísimo riesgo, en caso de explosión o ataque terrorista, para los habitantes de esas ciudades (en EE.UU, los metaneros tienen prohibido pasar a menos de 300 kilómetros de cualquier ciudad). Un metanero de tamaño medio produciría una explosión de potencia 20 veces superior a la bomba nuclear de Hiroshima.

También es curioso que se alerte a España de los efectos de las sequías cuando este gobierno se ha negado a ejecutar el Plan Hidrológico nacional que dotaba de agua a las regiones más áridas de España.

Además, estas son las cuentas: retrasar sólo 6 años el efecto del supuesto cambio climático sobre el planeta costará a los países firmantes del Protocolo de Kioto 150.000 millones de dólares. Cuando, según cálculos de la ONU, bastaría la mitad (75.000 millones) para dotar de agua potable y servicios sanitarios a todos los países o regiones que no tienen ninguna de las dos cosas.

Los tiernos infantes españoles, a quienes se les impide conocer la historia de España, recibirán, como "contraprestación", buenas dosis de ideología al servicio de poderosos grupos de implantación planetaria que están haciendo un negocio redondo con estas teorías.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando