El Revolucionario

Portada > América > Uruguay > El enviado español consigue reabrir la vía del díalogo entre Uruguay y (...)

Los jefes de gabinete de ambos países confirmaron su disposición a retomar el diálogo

El enviado español consigue reabrir la vía del díalogo entre Uruguay y Argentina sobre el asunto de las papeleras

Moratinos se felicitó por este supuesto éxito diplomático de España

Domingo 4 de febrero de 2007, por ER. Montevideo

Aunque Uruguay ha dicho, por boca de su canciller Reinaldo Gargano, que jamás rompió el diálogo con Argentina, lo cierto es que la postura de la República Oriental, a pesar del fallo del Tribunal de La Haya, es la de no retormarlo mientras sigan los cortes de los ecologistas en los puentes que unen ambos países

El responsable de asuntos exteriores argentino, Alberto Fernández, y su homólogo uruguayo, Reinaldo Gargano, ratificaron este fin de semana su disposición para retomar el diálogo entre ambas naciones políticas con vistas a resolver el problema de las plantas de pastas de celulosa instaladas por multinacionales extranjeras cerca del Río Uruguay en la República Oriental, cerca de la frontera con la provincia argentina de Entre Ríos. El Ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos anunció en Madrid la disponibilidad de las dos naciones hispanoamericanas para establecer, en palabras suyas, un «diálogo directo». El enviado del rey de España, Juán Antonio Yañez-Barnuevo, tras sus gestiones diplomáticas, consiguió el compromiso de los gobiernos uruguayo y argentino para tratar el asunto de las papeleras por vía diplomática. Será además en España donde Argentina y Uruguay dirimirán sus controversias sobre este asunto. Parece ser además que ambos representantes diplomáticos hispánicos han estado «siempre» dispuestos a seguir la vía del diálogo para acabar con los bloqueos y buscar una salida acorde con los intereses de las multinacionales ENCE —española— y Botnia —finlandesa—. Lo cierto es que la Corte Internacional de Justicia de La Haya, demostrando por enésima vez que el Derecho Internacional es una auténtica filfa, no ha solucionado para nada el conflicto, sino que se ha limitado a mantenerlo con el rechazo de las apelaciones uruguayas para evitar los bloqueos y también con la denegación de la solicitud argentina para evitar la construcción de las fábricas en Uruguay. Es palpable el interés de las máximas instancias de poder del mundo anglosajón por dividir y enfrentar a los iberoamericanos. Al final ha tenido que ser España, en virtud de su importancia histórica en Iberoamérica, y por mediación del rey español, la que ha atemperado los ánimos sobremanera soliviantados hasta el punto que los presidentes uruguayo, Tabaré Vázquez, y argentino, Nestor Kirchner, se evitaron la mirada en la última cumbre del Mercosur.

Mientras todo esto ocurría, los asambleístas extravagantes de Gualeguaychú bloquearon el Río Uruguay con nadadores ayer sábado mientras sostenían pancartas que llamaban a Finlandia «pirata». Las protestas también fueron fuertes y masivas, aunque una vez más desiguales, con nuevos cortes de los tres pasos terrestres fronterizos. Lo prometido por los gualeguaychúes fue deuda, y en su caravana náutica llevaron la imagen de la vírgen Estela Daris, patrona de los navegantes —todos sabemos lo de «izquierdas» que es ir a manifestaciones con una vírgen a cuestas—. Los cortes en Concordia, otra vez, fueron los menos intensos y los que ántes finalizaron.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando