El Revolucionario

Portada > América > México > Cero Cero Cero

Nuevo libro de Roberto Saviano

Cero Cero Cero

El narcotráfico ha hecho de México epicentro geopolítico

Martes 18 de febrero de 2014, por ER. México

El Big Bang de la economía moderna es el narcotráfico.

Ya decía Leonardo Sciasica por ahí de los años setenta que la democracia y la economía de mercado son las vigas maestras de la mafia, y que sólo durante el fascismo, al quedar las elecciones en estado de suspenso, se pudo de alguna manera poner bajo control al crimen organizado. Es decir, que no es con democracia o con participación ciudadana en asambleas horizontales como se resuelve el problema del crimen organizado sino que más bien todo lo contrario: si es que hay alguna salida -cosa que no es segura ni mucho menos-, ésta tendría que ser la del estado de excepción o la de la dictadura.

Treinta años después de aquéllas declaraciones de Sciascia, lo que ha quedado claro es que, en efecto, el sistema capitalista puede entrar en crisis orgánica, pueden colapsar los sistemas especulativos inmobiliarios y financieros, pueden arrojarse a las calles a cientos de miles de desempleados sin futuro a lo largo y ancho de lo que antes constituía la plataforma próspera de los estados de bienestar de posguerra, pueden estar al borde de la quiebra económico-política países enteros como Grecia, pero lo que nunca se verá tocado por la crisis capitalista es el narcotráfico.

JPG - 32.9 KB
Cero Cero Cero
El último libro de Roberto Saviano.

"La crisis económica, las finanzas devoradas por los derivados y los capitales tóxicos, el desquiciamiento de la Bolsa: por todas partes se está destruyendo la democracia, se destruye el trabajo y la esperanza, se destruye el crédito y se destruyen vidas. Pero lo que la crisis no destruye sino que más bien fortalece, son las economías criminales. El mundo contemporáneo nace ahí, en ese Big Bang moderno, origen de los flujos financieros inmediatos. Conflictos ideológicos, conflictos civiles, conflictos religiosos y culturales: capítulos de la marcha del mundo nada más. Pero si se mira a través de la derrama de los capitales criminales, todos los vectores y los movimientos devienen otra cosa. Si se ignora el poder criminal de los carteles, todos los comentarios e interpretaciones sobre la crisis resultan basados en un equívoco. Es preciso ponerle atención, mirarlo de frente, a los ojos, para entenderlo. Ha construido el mundo moderno, ha generado un nuevo cosmos. El Big Bang ha partido de aquí", dice Roberto Saviano en Zero Zero Zero, el último libro que en Italia edita Feltrinelli y que para el público hispano ha traducido Anagrama.

Obligado a vivir bajo protección permanente luego del escándalo producido por su trabajo de investigación sobre la mafia italiana que dio la vuelta al mundo bajo el título de Gomorra, Saviano centra ahora sus análisis en lo que parecer ser el nuevo infierno del mundo: México, sede de los más poderosos carteles de la droga a escala mundial: "Los mexicanos que distribuían la cocaína colombiana se volvieron poderosos. Financian bancos. Para Estados Unidos es el problema más importante, más que el terrorismo, y ha causado 70,000 muertes desde el 2006, diez veces más que los soldados caídos en Irak", afirma este joven y osado autor italiano, graduado en Filosofía por la Universidad de Nápoles Federico II.

Convertidos en poderosas máquinas de producción de dinero, los carteles mexicanos se han situado en el centro del sistema económico-financiero mundial, coordinando una compleja y peligrosísima red de alta tensión que conecta a Afganistán con Galicia y Colombia con México. Las dobles o triples conexiones que se derivan son explosivas: carteles, guerrillas, terrrorismo islámico, y un mercado de consumo que no deja de crecer y de hacerse cada vez más sutil y variado, en sociedades capitalistas-socialdemócratas occidentales en donde la izquierda progresista heredera de la contra-cultura del 68 se ha encargado de promover el hedonismo individualista y existencialista, el neo-anarquismo espiritualista, la cultura del aborto o la destrucción de la familia monógama occidental dejando a las ya de por sí golpeadas y decadentes sociedades de consumidores satisfechos de occidente sin ningún asidero para contener la avasalladora sobresaturación de drogas y estupefacientes con los que bolsas cada vez más grandes de adolescentes sin ningún esquema fijo de referencias morales, o de patrones de vida social o familiar, intentan salvar el día olvidándose de todo.

Un Big Bang del mundo moderno es en realidad lo que, a partir sobre todo de la década de los 90, caída la Unión Soviética, ha tenido lugar, como bien dice Saviano. Un nuevo mapa y nuevos contenidos de la realidad: Philip Seymour Hoffman suicidándose con heroína proveniente -al parecer- del cartel de Sinaloa y la mafia China incrustada en el caos que es hoy el estado de Michoacán como variable de instrumentalización del conflicto interno para, entre otras cosas, manejar los procesos de extracción de acero.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando