El Revolucionario

Portada > América > Chile > Guerra en torno a las casas de Allende y Pinochet

El enfrentamiento político también se manifiesta en la guerra de fetiches

Guerra en torno a las casas de Allende y Pinochet

La Alianza contesta a la Concertación pidiendo que se declare monumento nacional la casa desde la que gobernó Pinochet

Martes 23 de enero de 2007, por ER. Valparaíso

Mientras los partidos oficialistas consiguen que la residencia de Salvador Allende se declare Monumento Histórico, los parlamentarios de Renovación Nacional y la UDI contraatacan pidiendo que se haga lo mismo con la casa de Augusto Pinochet

La ministra de Educación de Chile, Yasna Provoste, señaló que, por orden de la presidenta Michelle Bachelet, y tal como recoge la resolución publicada en el Diario Oficial del viernes pasado, se declara monumento histórico la casa que habitó el ex mandatario socialista Salvador Allende entre 1971 y 1973, momento en el que fue bombardeada a raíz del golpe militar del 11 de septiembre. Ese mismo día la casa fue saqueada por los propios vecinos, aunque se salvaron varios centenares de pinturas que hoy se encuentran en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

JPG - 34.7 KB
Tomas Moro 200
Las Condes. Hogar y Centro Abierto Nuestra Señora de los Ángeles

Actualmente el inmueble (situado en la calle Tomás Moro 200, de Santiago de Chile) es un hogar de reposo para ancianos y es mantenido por el Consejo Nacional de Protección a la Ancianidad (Conaprán). La petición de declarar monumento histórico el edificio fue una iniciativa impulsada por Francisco Cuadrado Prats, nieto del general Carlos Prats, muerto en un atentado en Buenos Aires en septiembre de 1974.

Los parlamentarios de la Alianza por Chile no han tardado en reaccionar. El mismo domingo 21 parlamentarios de la UDI y RN comunicaron a la prensa que han solicitado a la presidenta Michelle Bachelet que se declare Monumento Nacional la casa de los Comandantes en Jefe del Ejército, ocupada por Augusto Pinochet de 1973 a 1998.

Dicha petición fue justificada por Alberto Cardemil, diputado y subsecretario del Interior con Pinochet, apelando a que «En esta casa se despacharon y tomaron decisiones de extrema importancia para el país». En el mismo sentido Iván Moreira, otro convencido defensor de los gobiernos de Pinochet, manifestó a la prensa su oposición a que se hubiera declarado monumento histórico la casa de Salvador Allende con la siguiente pregunta: «¿cómo va a ser monumento histórico un lugar donde se gestó la destrucción de la democracia?» , lo que pone de manifiesto la distinta concepción de la democracia que tienen unos y otros dirigentes políticos, que intentan fortalecer su propia versión de lo ocurrido en los últimos años por los medios más dispares, incluida la institucionalización o destrucción de fetiches monumentales, y con vistas a las batallas ideológicas que se libran en el presente y marcarán el desenvolvimiento de la política chilena del porvenir.

Discurso del nieto de Augusto Pinochet
durante la ceremonia oficial de su despedida y entierro


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando