El Revolucionario

Portada > Mundo > Indonesia > Estados Unidos e Indonesia

Historia de una relación

Estados Unidos e Indonesia

Un puntal imperial que obedecía a la yihad mientras tanto

Miércoles 28 de julio de 2010, por ER. Yakarta

Sigue causando conmoción en diversos lugares de Estados Unidos la decisión de cooperar y adiestrar a las milicias indonesias Kopassus, cuando hace once años quedó roto tal vínculo al haber sido acusadas las tropas especiales de Indonesia de haber violado los Derechos Humanos. Tras el acuerdo firmado en junio, se ha confirmado recientemente en Yakarta, la capital de Indonesia, la cooperación entre ambos países.

JPG - 16.7 KB
Robert Gates, Secretario de Estado norteamericano, junto al Presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono
Se confirma la alianza del Imperio con el país con mayor número de musulmanes del planeta

La colaboración con los Kopassus o las fuerzas especiales de Indonesia, un vínculo congelado hace once años por violaciones de los Derechos Humanos, aflora nuevamente, una vez que el Secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, ha confirmado en Yakarta el levantamiento del veto impuesto y la cooperación a todos los niveles, especialmente en lo militar, financiero, técnico y humano.

La decisión ha provocado reacciones de organizaciones no gubernamentales, que acusan al Imperio realmente existente de debilitar «los estándares de Estados Unidos en el ámbito de la cooperación militar global», según Human Rights Watch.

Estrategia imperial

La mayor protesta se debe a las violaciones de los Derechos Humanos cometidas en Timor Oriental, reconocidas por Indonesia, y en Papúa Nueva Guinea durante la década de 1990. Todo debido a las estrategias de alianzas de Estados Unidos dentro de la Guerra Fría, que incluyeron la ayuda para que el General Suharto estuviese gobernando en Indonesia desde 1967 hasta 1998, cuando el peligro comunista estaba conjurado. Pero los musulmanes indonesios usaron de su poder para masacrar a quienes no eran partidarios de su peculiar yihad contra cristianos y no musulmanes en general.

Sin embargo, la estrategia actual del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama es la alianza integral con el país de mayor población musulmana, también interesado en conjurar la amenaza terrorista islámica, como la que sufre a manos de Yemaa Islamiya. Algo que se comprueba con la alianza suscrita previamente con Australia.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando