El Revolucionario

Portada > España > Un cumbre sediciosa y cursi

Reunión entre Montilla y Zapatero

Un cumbre sediciosa y cursi

Para retocar el Estatuto

Jueves 22 de julio de 2010, por ER. Barcelona

El motivo de esta cita, no era otro que el intento indisimulado intento por parte de ambos, de saltarse a la torera –-que Omnium Cultural nos perdone el símil taurino— los pequeños recortes que el corrupto Tribunal Constitucional ha asestado al Estatuto de Cataluña por el cual esta comunidad autónoma avanza hacia una suerte de independencia con acusados tintes de nación depredadora de España.

JPG - 15.1 KB
Montilla y Zapatero
Paradigmas de la corrupción de la Nación Española por segregación de una de sus partes, el gran logro del socialfascismo

Tras un par de horas de conversación que probablemente haya sido desarrollada en la lengua materna de Montilla, y a aún a pesar de los esfuerzos que éste hace para aparentarla ajena, el Presidente de la Generalidad ha comparecido ante los medios –-la mayoría de ellos meros propagandistas del Régimen— para reiterar la intención de ambos políticos de buscar los trucos legales para aprobar el célebre Estatuto.

Huelga perder el tiempo en volver a subrayar la deslealtad para con la Nación de estos dos socialfascistas, sin embargo, parece oportuno detenerse en uno de los argumentos más caros para el nada agraciado cordobés que tan grandes servicios rinde a las facciones catalanistas.

Así es, don José, circunspecto, ha señalado que «es hora de reparar los daños» provocados por la sentencia. Naturalmente se refiere a los producidos por la sentencia a Cataluña… región que por boca de Montilla es indudablemente una nación. «A la sociedad catalana no se le puede tapar la boca, porque somos una nación, ni tampoco creo que la sociedad española se pueda tapar los ojos». Así ha hablado este sucedáneo de hombre de Estado.

Pero si lo citado puede mover a risa, aún quedaba una guinda por añadir a su empalagoso discurso: «Sólo un fuerte impulso político podría superar la desafección y rehacer el pacto estatutario y constitucional», ha dicho alguien que con menos nunca pudo aspirar a más. Desde El Revolucionario no podemos por menos que señalarles a Montilla y a Zapatero, que una nación no lo es por decisión de un puñado de corruptos togados, y que si apelan interesadamente a la nefasta Constitución de 1978 como si del Talmud se tratase, ésta, al margen de reconocer una única nación, tiene otros muchos artículos tan aplicables como los que interesadamente emplean ambos. Por ejemplo, les sugerimos que relean el Artículo 8, según el cual:

«Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.»

Por no hablar del Artículo 30 que reza así:

«Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España.»


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando