El Revolucionario

Portada > América > México > Iniciativa México: nueva campaña ideológica

Telebasura, panfilismo y fundamentalismo democrático

Iniciativa México: nueva campaña ideológica

Javier Aguirre, DT de la selección mexicana de futbol, el héroe

Martes 8 de junio de 2010, por ER. México


Con la natural proyección urbi et orbi, y desde coordenadas en donde se conjugan la retórica del fundamentalismo democrático con la patética y bochornosa jerga empresarial-motivacional del "sí se puede", emporios mediáticos nacionales (Televisa, TV Azteca, El Universal, etc.) ponen oficialmente en marcha, de cara a la Nación, la Iniciativa México, un proyecto ideológico político desde el que se saturarán de manera escandalosa las pantallas de televisión a escala nacional, aprovechando que el país entero estará literalmente en paro técnico mientras observa, obnubilado, el mundial de futbol que en unos cuantos días dará inicio desde Sudáfrica.

¿Pensaban que sólo nos iban a dar la funcional papilla deportiva por un mes para mantener al pueblo sedado en tiempos de crisis económica, de seguridad nacional y de degradación y corrupción política? Pues no, con eso no es suficiente, falta lo fundamental: la papilla democrática, ingrediente esencial del fundamentalismo democrático:

"Soy Javier Aguirre -director técnico de la selección nacional de futbol- y Amo a México"

"Nuevamente es hora de soñar y actuar"

"Iniciativa México es un proyecto para reconocer los esfuerzos de la sociedad mexicana que contribuyen a construir un mejor país"

JPG - 10.8 KB
Javier Aguirre
Excelente entrenador de futbol utilizado como carne de cañón política

¿Y en qué puede consistir esa papilla? En hacerle creer al "pueblo" (otro concepto oscuro y confuso como el concepto de Dios) que la cúpula de la oligarquía económico-política, teniendo obviamente en su banquete a intelectuales y académicos de relumbrón: como por ejemplo José Narro (rector de la UNAM), Juan Ramón de la Fuente (ex-rector de la UNAM y aspirante a todo cargo político de altura... qué cargo no importa) o Yoloxóchitl Bustamante (directora del IPN), estarán impulsando "proyectos en favor de México" que desde la sociedad civil brotarán y están brotando ya de hecho, de manera sublime y espontánea, "en favor de México".

Los rubros alrededor de los que esa sociedad civil habrá de encauzar sus sutiles esfuerzos "por México" han sido copiados de cualquier manual de "Diplomado en políticas públicas con perspectiva de género" del ITAM: Calidad de vida, Desarrollo comunitario, Medio ambiente, Justicia y derechos humanos y Buen gobierno y rendición de cuentas.

Una combinación, como puede observarse, de la retórica mercadológica de Obama (Yes, we can) con directrices ideológicas diseñadas desde la plataforma de las políticas públicas de factura norteamericana y empresarial (perspectiva de género, gobernanza, derechos humanos, calidad de vida), que se proyecta sobre una pantalla en donde se hipostasía a la sociedad civil, como si fuera un sustrato susceptible de ser aislado orgánicamente de una sociedad política de la que ya todos se consideran hartos, pero eclipsando en esa proyección las conexiones internas que entre una y otra -civil, de sociedad civil, viene de civitas, traducción latina del griego polis, que significa ciudad- existen de manera orgánica y constitutiva; o dicho de otra forma, esa sociedad civil a la que se dirige la oligarquía empresarial analfabeta (el nivel retórico de su discurso es de una ramplonería galopante) no es otra cosa que la configuración dialéctica y polémica -una biocenosis- de diversidad de unidades institucionales desplegadas en distintos estratos de configuración (político, económico, religioso, militar, internacional), peleados entre ellos de manera permanente, e imponiéndose como es natural a otras unidades institucionales de menor fuerza y potencia dialéctica (sindicatos, pequeños empresarios, gobiernos locales, ciertos sectores del Estado, etc.): en el sitio electrónico de este nuevo proyecto, aparecen cuatro videos, tres de ellos diseñados a hacer escarnio de una líder sindical, de un político y de un taxista corrupto y corruptor. En el cuarto, Javier Aguirre recita frases motivacionales desde la avenidad Reforma con el Ángel de la Independencia al fondo.

Porque la anatomía de la sociedad civil, su esqueleto, es la economía política. La separación es sólo aparante, una ficción ideológica: papilla democrática, precisamente.

Una papilla que con su dulzura y suavidad pretende hacer creer a cada individuo que mira al televisor que su vida depende solamente de su esfuerzo , de su voluntad y de su actitud : soy Javier Aguirre y Amo a México. Yes, we can. Borrando de su mente el hecho de que, como individuo, sólo cuenta en realidad como un punto de una recta, bien sea desde la perspectiva desde la que se mira a la recta como sucesión de puntos, bien sea desde la que se mira al punto como intersección de rectas. Es decir, borrando las conexiones que, a esos distintos estratos de configuración (económico, social, político, religioso), determinan la vida individual en tanto que vida social y grupal. Anulando la política en definitiva, dicho de otra manera.

Una estrategia que nos recuerda a los grandes estrategas o del fordismo o del fascismo, analizados con penetrante lucidez en su momento por Antonio Gramsci en "Americanismo y fordismo".

Manipulación de masas sutil y eficacísima para tiempos de descomposición y corrupción política.

Lo peor es que, aunque el hedor será insoportable, el éxito será rotundo.

Es lo que hay.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando