El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > Crisis por disolución

Crisis de gobernabilidad de la Nación Española

Crisis por disolución

El Pensamiento Alicia de ZP ha dirigido nefastas decisiones políticas que paga toda la Nación Española

Lunes 17 de mayo de 2010, por Grupo Promacos

Los últimos recortes en las políticas «sociales» introducidos por el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero en vistas a reducir el gasto público (bajada y congelación de los sueldos de los funcionarios, recortes en las pensiones, eliminación inmediata del llamado «cheque bebe», &c.) han venido siendo interpretadas por la mayor parte de los analistas —sean estos «progresistas» o «conservadores»— como medidas necesarias, por drásticas e incluso dolorosas para amplios sectores de la sociedad española que puedan ser, ante el trámite de evitar una posible «caída en picado» de la economía nacional con las consabidas repercusiones en la «eurozona», &c.

JPG - 60.9 KB
El PSOE, cuesta abajo y sin frenos
Ha conducido a España a una grave crisis que la encamina a su disolución

Así, y seguramente a instancias de los «consejos» recibidos por parte de otros estadistas tales como puedan serlo Angela Merkel o Barack Hussein Obama (pues parece, dicho sea de paso, que el propio ZP habría recibido una llamada telefónica del emperador antes de diseñar su «tijeretazo»), el gobierno socialista se habría decidido a aplicar ahora una suerte de «lecho de Procusto» que hace pocas semanas la mayor parte de los líderes socialfascistas descartaban terminantemente («la salida de la crisis no la pueden pagar los más débiles».)

De hecho, y frente a tales recortes, algunos de los aliados parlamentarios de Zapatero ( IU, ICV, &c.) se habrían apresurado a rubricar con contundencia, desde sus propias premisas maniqueas, que tales ajustes presupuestarios supondrían sencillamente un «giro a la derecha» del presidente del Gobierno.

Sin perjuicio de que dichos recortes sean absolutamente imprescindibles ante la crisis económica y por la insolvencia patética de ZP y sus mariachis, instalados en un voluntarismo aliciesco que estaría llevando el cuerpo político español a su desestructuración por corrupción, no puede obviarse el grado en que tales «decisiones» gubernamentales estarían asimismo poniendo de manifiesto, a la manera de un síntoma, el estado ruinoso al que habría llegado el proceso de liquidación de la soberanía de la nación española por efecto de la presión ejercida tanto «desde Europa» —es decir desde las potencias dominantes en la biocenosis que llamamos Unión Europea— como desde el Imperio realmente existente.

De hecho, y aunque la espesísima niebla que genera el «europeísmo sublime» compartido por los dos grandes partidos nacionales impida ver esto, la descapitalización de España es, en muy buena medida, un resultado de la «integración europea» iniciada por otros presidentes socialdemócratas, como pueda serlo Felipe González.

Pero, además, desde el Grupo Promacos nos parece en todo caso muy significativo que ni ZP, ni tampoco Mariano Rajoy, hayan siquiera acariciado la posibilidad de proceder, ante la gravedad de la crisis presente, a reformar la constitución para terminar con una de las fugas financieras más insostenibles de la sociedad política española, a saber: el denominado «Estado de las autonomías».

En todo caso, y dado que el funcionamiento de la capa basal de una sociedad política no puede separarse hipostáticamente de terceras capas conjuntivas o corticales, lo que desde nuestro prisma resulta absolutamente evidente es que tales recortes, aunque puedan ser desde luego necesarios, no resultarán suficientes si no vienen acompañados por la rectificación inmediata de los ortogramas del propio gobierno, imbuido como está del panfilismo krausista que inspira proyectos tan extravagantes y tan graves para el porvenir de la nación española como la Alianza de las Civilizaciones, el Ministerio de Igualdad, la ley de plazos del aborto, la España plural o la defensa internacional del Proyecto Gran Simio. Son tales proyectos, así como el pensamiento indocto que estaría alimentándolos ideológicamente, los que desde el punto de vista de la nación española habrían contribuido a conducir a esta misma a la verdadera crisis política que estaría afrontado España en nuestros días: la crisis de su disolución (distaxia).


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando