El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > Nódulo pone en jaque a España tras su intentona regicida

¡La salud del monarca español amenazada!

Nódulo pone en jaque a España tras su intentona regicida

Prensa y políticos, igualmente aduladores

Miércoles 12 de mayo de 2010, por Grupo Promacos

El nódulo regicida, más que un asunto filosófico, es por tanto materia de las categorías de las ciencias médicas; pero éstas, más próximas a técnicas que a ciencias propiamente dichas, están intrínsecamente entrelazadas con los sujetos que participan en su constitución y son incapaces de establecer relaciones no mediadas internamente por ellos. En este caso, alrededor del nódulo real han orbitado prácticas y conceptos de tipo político, mediático, psicológico, cuya constante cruzamiento remite a ideas que sí son materia propia de la filosofía.

JPG - 3.2 KB
Nódulo pulmonar
Pone en jaque a la monarquía

El Grupo Promacos, que se interesa por la filosofía política, especialmente en lo que tiene que ver con la práctica política española, quiere en este caso hacer constar su extrañeza ante la actitud servil tanto de políticos de diferentes partidos como de medios de comunicación respecto a la institución de la monarquía.

Quien estos días haya mirado unos minutos a un televisor, habrá notado la predominancia en la parrilla de noticias relacionadas con la «evolución» de la salud del Rey Juan Carlos de Borbón. La retransmisión de imágenes a través de barreras opacas en directo, forma propia y exclusiva de «comunicación» de la televisión (de ahí su consideración como televisión formal y no meramente material), ha permitido a millones de espectadores enterarse minuto a minuto del avance y retroceso de los ataques del nódulo a la salud regia. Pero las televisiones no se han limitado a desvelar la operación a la que ha sido sometida Su Majestad, sino que se han preocupado de fabricar machaconamente un halo de sentimentalismo y consternación dirigido a suscitar la compasión y el afecto de los consumidores-electores españoles. Políticos de uno y otro signo se han sumado a la procesión de plañideras, haciendo presagiar lo que, en el día inevitable del fallecimiento de Su Alteza va a ocurrir: un festival empalagoso de celebraciones del Don Juan Carlos como un verdadero héroe y mártir de nuestra democracia, coronada y fragmentada en estaditos.

La sorpresa del Grupo Promacos ante esta actitud no tiene que ver con su novedad, que de eso nada hay; más bien, se debe a las contradicciones que el sostenimiento de la misma implica para partidos que se dicen de «izquierdas», ya liberales ya socialdemócratas. En efecto, la monarquía hereditaria es un remanente del Antiguo Régimen difícilmente justificable en una Nación política que, como tal, postula la ecualización, al menos formal, de sus ciudadanos. La actitud servil destapa aún mayores contradicciones en el caso del partido en el gobierno, el PSOE, cuyo empeño en «rememorar» (tendenciosamente) el franquismo parece querer olvidar que el propio Francisco Franco dejó «atada y bien atada» su sucesión por Don Juan Carlos al frente de la jefatura del Estado.

El Grupo Promacos se separa de esta reiterada adhesión inquebrantable a la monarquía española, sin por ello presuponer que la «República» será la solución a todos los males de nuestra nación (puesto que la República se dice de muchas maneras, y no todas buenas para la eutaxia).


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando