El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > Europa es el problema, España la solución

Junto a la liquidación de tan nefanda clase política

Europa es el problema, España la solución

La presidencia europea será usada para tapar la crisis que vive España

Lunes 4 de enero de 2010, por Grupo Promacos

Con la llegada del año 2010, los televisores de las principales cadenas televisivas de España añadieron un logo en una de las esquinas de la pantalla: las siglas eu formadas por una bandera española, simbolizando la presidencia española de la Unión Europea durante el primer semestre del año, ejemplo para el mundo entero de la importancia de nuestra Nación y su capacidad de gestión

JPG - 19.2 KB
Zapatero habla portugués
Para los no contagiados por el panfilismo europeísta, sólo reafirma su «yo» en otro idioma ibérico

Muchos pensarían en el «acontecimiento planetario» que se produciría a partir de entonces, cuando los poderosos «liderazgos progresistas» a ambas orillas del Atlántico, anunciados por la señora Leire Pajín harían acto de presencia con el nuevo año.

Sin embargo, desde el Grupo Promacos hemos de ver con cierto estupor, así como con condescendencia, tan vacuas declaraciones de la importancia de semejantes acontecimientos. No sólo Obama no vendrá a España para provocar el encuentro progresista tan anunciado, sino que la presidencia española apenas tendrá relevancia en los asuntos europeos, dado que el Tratado de Lisboa, finalmente aprobado, aporta unos cargos permanentes en el Consejo Europeo que serán los que realmente dirijan la Unión desde el 1 de enero. La presidencia española, ya de por sí simbólica, no dejará de ser un mero artefacto decorativo.

Y es que Europa no ha sido para nada un ejemplo de beneficios para España, y difícilmente lo será en plena crisis económica. Si en nombre de Europa España destruyó su industria y se convirtió en un país dependiente de terceros, la situación actual no invita al optimismo. En todo caso, el socialfascismo intentará lavar su imagen de impotencia nacional e internacional (con casos tan sonoros como el secuestro de varios cooperantes españoles y del buque pesquero Alakrana) mediante la presidencia simbólica de una Unión Europea ya de por sí inane.

El PP, siguiendo su ya proverbial camino de podredumbre, apoya la posición socialdemócrata. No hay nada que hacer con semejante partido en las condiciones actuales. Condiciones que impiden ver que, al contrario de lo que decía Ortega, la solución a los males de España está en la propia Nación Española, y no en una Europa que constituye una muestra de cómo las naciones luchan siempre por su propio interés. Salvo la nuestra, al parecer, en la que se desprecian las amenazas que sobre su existencia se lanzan constantemente.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando