El Revolucionario

Portada > América > México > Basura ideológica desde Chiapas

Como regalo de año nuevo 2010

Basura ideológica desde Chiapas

Activistas anti-sistémicos y anti-eurocéntricos sentencian: otro mundo es posible

Domingo 3 de enero de 2010, por ER. México


Pablo González Casanova, Luis Villoro, Walter Mignolo, Sergio Rodríguez Lazcano, John Berger y el imprescindible Sub Comandante Marcos fueron algunas de las figuras que conformaron la plana mayor de activistas metafísicos del evento que tuvo lugar en el estado de Chiapas, en las instalaciones del Cideci-Unitierra, organizado bajo el rótulo Primer Coloquio Internacional In Memoriam Andrés Aubry, en los últimos días del año 2009.

Andrés Aubry, según se dice con la habitual y ridícula retórica ético-indigenista de la página electrónica del evento, fue un "historiador e investigador con los pueblos mayas, impulsor de las otras ciencias sociales, unas ciencias liberadas y liberadoras como instrumentos intelectuales para alimentar nuestra reflexión, nuestra acción, nuestras luchas. Una ciencia de, desde, para y con los de abajo, que busque, indague, detecte, observe, descubra, comprenda y explique, con el fin de Hacer, de Transformar."

Atiéndase al hecho de que Aubry no fue un historiador/investigador "de" los pueblos mayas sino "con" los pueblos mayas, porque otro mundo, otra sensibilidad, otro hacer, otro sentir, otro pensar, son, todos a la vez, posibles...

Y no sabe ya muy bien ER.México lo que debe hacer ante la advertencia de que toda la soflama anti-eurocéntrica, anti-colonialista e indigenista sigue abriéndose paso eufórica y autocomplacida, pensando en optar muchas veces por ignorarla y pasar de largo, o reportar críticamente sus delirios metafísicos, pues es el hartazgo lo que de manera generalizada inunda nuestra mesa de redacción al tener noticia de las consignas enlatadas de siempre en boca de Villoro, González Casanova, Mignolo, Dussel, Chomsky o Wallerstein, hablando con una seguridad y certeza categóricas, como si tuvieran en sus manos y en sus cabezas el control absoluto de la "crítica crítica" del mundo ("el capitalismo caerá muy pronto", el "socialismo triunfará", "otro mundo es posible", "abajo y a la izquierda", "el futuro es nuestro", etc. etc. etc.).

Dice González Casanova, por ejemplo, según se reporta en La Jornada -vocero y difusor habitual de estas milongas- que es importante reconocer los triunfos que, a pesar de los pesares (es decir, a pesar de que el capitalismo nomás no cae), mantiene la esperanza en pie, como son los triunfos de la Revolución cubana y la creación de los caracoles zapatistas (¡¡¡ !!!).

Por cuanto a la primera, sostiene GC que "Cuba es la única nación victoriosa en la historia que tras una revolución socialista sentó las bases para impedir el retorno del capitalismo"; por cuanto a los caracoles zapatistas, sostiene don Pablo González Casanova que (¡agárrense bien nuestros lectores!): "las novedosas formas de gobierno de los indígenas chiapanecos poseen una dimensión universal, al ser las juntas del buen gobierno una organización que permite lograr y preservar la libertad, la democracia, la justicia y la paz para todos, y preservar la vida en la Tierra".

Luis Villoro, por su parte y en una tesitura igualmente delirante y categórica, defendió la necesidad de "devolver la ética a la política -qué ética no importa- desde el multiculturalismo y superar la visión occidental como única explicación del mundo".

Y hay más, claro está: la psicoanalista Sylvia Marcos destacó -agárrense nuevamente- "lo trascendental que ha sido el retorno de los saberes de los pueblos indígenas a la conciencia general en este momento de crisis, y el surgimiento de la visión de un futuro que sea nuestro pasado también, gracias a conocimientos que se creían desaparecidos".

Y luego el inefable John Berger, propagandista-activista ético, o el metafísico posmoderno Walter Mignolo... o, por ejemplo también, una señora de nombre Catherine Walsh, de Perú, que propuso -aquí vamos de nuevo con la soflama crítica crítica- "ir más allá de lo antisistémico, desde las insurgencias de Abya Yala (esa noción andina del mundo que también está lista para la transformación del planeta (sic), con base en el ’buen vivir’ por el cual se lucha hoy en Bolivia, Ecuador y Perú)".

En fin, nada nuevo desde Chiapas, nada que no haya sido ya consignado desde la redacción de ER.México u otras corresponsalías para condenar y lamentar esta deriva ideológica relativista-anarquista-nihilista que inunda como infección letal a las universidades públicas -la UNAM, la UACM- y a tantos y tantos "movimientos sociales" que, todos ellos en conjunto y para colmo, se han apropiado la bandera en virtud de la cual son ellos -y no otros- la encarnación de la "verdadera izquierda".


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando