El Revolucionario

Portada > Mundo > Oriente Medio > Prohibido celebrar la Navidad en Arabia Saudita

Y en todo el mundo musulmán

Prohibido celebrar la Navidad en Arabia Saudita

El Revolucionario les advierte por si su panfilismo les hacía creer lo contrario

Lunes 28 de diciembre de 2009, por ER. Teherán

«Tened cuidado, no os felicitéis por teléfono», aconseja un diplomático acreditado en Riyad a sus conciudadanos cristianos. La policía religiosa, la temida Muttawa, está en guardia desde primeros de diciembre, obsesionada con todo lo que recuerde a un símbolo cristiano.

GIF - 19.5 KB
Mutawa
Policía que vela por la sanidad del Islam

Basta echar una ojeada a la «lista de transgresiones» que tipifica esta policía: camisetas con el logo de un equipo deportivo que contiene la cruz, postales de San Valentín, muñecas ... En el reino saudí incluso se prohíben las felicitaciones telefónicas y la policía religiosa ha retirado toda la simbología navideña de los comercios. La Muttawa interviene los teléfonos personales para evitar que la gente se felicite simplemente en algunas plataformas petroleras en las que trabajan un buen número de extranjeros. El castigo podría ser la cárcel o la deportación.

Incluso el Ministerio del Interior saudí advierte a los cristianos que no celebren el nacimiento «del profeta Issa», (Jesús según el Corán) e invita a los ciudadanos a denunciarles si lo hacen. Pero es que incluso en el reino wahabita de los Saúd está prohibido celebrar el nacimiento de Mahoma, al contrario de en otros países musulmanes.

Todo lo que esté relacionado con la simbología navideña es Bid’a, es decir, innovación herética. Los policías barren librerías y tiendas a la búsqueda de todo aquello que pueda estar relacionado con la celebración de la fiesta, ya sean árboles, velas o tarjetas de felicitación. En los supermercados están prohibidos los carteles y el papel de regalo con el texto merry christmas. Los 600.000 cristianos que trabajan en Arabia Saudita deben festejar en silencio y de modo privado la fiesta de la Navidad. Algunos se acercan a la embajada propia o al consulado para protegerse de la barbarie musulmana.

Ni en el resto del mundo islámico

Hace algunos años, la policía religiosa irrumpió en una escuela inglesa de Yanbu, en el Mar Rojo, donde se desarrollaba una celebración alrededor de un árbol adornado. El actor ataviado de Papá Noel hubo de salir corriendo y la fiesta terminó entre los llantos y los gritos de los más pequeños.

Una situación parecida se está produciendo en Malasia. El año pasado, con ocasión de una celebración pública de la Navidad, con el rey y el primer ministro presentes, el Gobierno obligó a los cristianos a quitar cualquier referencia a Cristo. Nada de frases de la Biblia, ni representaciones de la Navidad. Hay que «proteger la sensibilidad de los musulmanes».

«Bendito sea el Nacimiento de Jesús, Verbo y Espíritu de Dios», reza la tarjeta de navidad de un embajador iraní en Europa. Justo ese mismo día ha aparecido en Irán una nueva traducción de los Evangelios, realizada por la Universidad Islámica de Qom. Con introducción del ayatolá Mohhammad Taqui Yazdi, en ella se afirma la extravagancia de que se trata de un libro falsificado. Como si el Corán fuera la quintaesencia de la verdad para quien no comulga con semejantes delirios fanáticos.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando