El Revolucionario

Portada > América > México > Panfilismo e ignorancia de la izquierda progresista

Desde la corresponsalía en España del periódico mexicano La Jornada

Panfilismo e ignorancia de la izquierda progresista

Esquematismo burdo y simplista al analizar cuestiones de la complejidad de las religiones

Domingo 27 de diciembre de 2009, por ER. México


Hemos leído en la edición del 27 de diciembre del periódico mexicano La Jornada la nota de la corresponsalía que en España tiene este periódico nacional en el que se da señal y noticia del estado de la cuestión en torno del conflicto religioso en Europa.

Es sabido que La Jornada es un periódico situado en el polo izquierdo del mapa ideológico político mexicano (y con el que en cosas puntuales coincide y simpatiza El Revolucionario, pero sólo con algunas cosas), lo que implica muy seguramente, a la luz de como las cosas están hoy en día, que estamos ante una de las habituales expresiones de la izquierda indefinida en su versión mexicana, caracterizada por su relativismo cultural, su pacifismo infantil (NO a la guerra) y su anti-norteamericanismo adolescente y radical (otro mundo es posible), coordenadas que se ven comunmente ejercitadas en su decantación política e ideológica a favor del indigenismo, los pueblos del mundo (el vasco, el mapuche o el palestino) y su condena ética furibunda contra toda forma de Poder (al estilo de la insufrible dupla Eduardo Galeano-Manu Chao); una decantación que es a su vez puesta en operación desde un frente de disciplinas, con horizonte anarquista-nihilista en el límite y con muy escasa fundamentación conceptual o teórica (que es el eterno problema de muchos periodistas y activistas), conformada por el sociologismo ético, el psicologismo, el etnologismo y el relativismo antropológico.

PNG - 178.7 KB
Super Progre

Pues bien, en esta ocasión hemos podido apreciar en la nota en cuestión la expresión de tales coordenadas, al advertir el esquematismo simplista con el que el corresponsal madrileño de La Jornada preparó su nota titulada (antetítulo-título-subtítulo) La idea de un referendo ’sobre las mezquitas’ toma fuerza en Reino Unido e Italia - La prohibición de construir minaretes en Suiza tiene efecto dominó en Europa - En España, el ministro del Interior, Pérez Rubalcaba, dice que él hubiera votado en contra del veto.

El asunto tiene que ver con el conflicto suscitado por el incremento acelerado de la población musulmana en Europa y por el hecho de que, como derivación, son cada vez más las mezquitas que se construyen o se intentan construir en diversidad de países católicos o protestantes, lo que ha querido ser resuelto mediante referendos o consultas ciudadanas ante tan compleja cuestión.

Pero el punto que queremos señalar aquí, es aquél en donde nos es dable apreciar el siempre elemental esquematismo del que participa la llamada "izquierda progresista" en general, y la mexicana en particular, por voz de una de sus más consolidadas expresiones: en efecto, para el corresponsal de La Jornada, se trata de una cuestión de izquierda contra derecha, de moderados progresistas contra ultra-conservadores católicos, antagonismos dispuestos dialécticamente en torno del problema de "la práctica cotidiana de tradiciones espirituales" (sic), en este caso, las tradiciones espirituales musulmanas. La derecha, según el rudimentario esquema crítico, está, por ser ella misma derecha, en contra de esas "prácticas espirituales"; la izquierda, por contra, y por ser también ella misma izquierda, está a favor de la tolerancia de todas y cada una de cuantas expresiones espirituales haya en este mundo "plural y diverso".

Y lo que hace después nuestro corresponsal es ofrecer un reportaje de lo que piensan unos y otros al respecto, citando, del lado de la derecha ultra-conservadora, al "radical" (sic) Partido Nacional Británico, a la neofascista (sic) Liga del Norte italiana -apresurándose a recordar su alianza con Silvio Berlusconi- o el Frente Nacional francés de Jean Marie Le Pen; y por cuanto a España, nos recuerda al obispo de Oviedo, señor Jesús Sanz Montes, como representante de la Iglesia católica que goza "de una enorme influencia en la derecha española".

Y luego nos ofrece un respiro progresista-ético nuestro corresponsal al afirmar que "al menos el gobierno central, en voz del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, es más moderado, pues éste afirmó sin tapujos que si él hubiero votado en el referndo suizo "hubiera votado en contra la prohibición de los minaretes"".

El objetivismo con el que se organiza el reporte es sin duda irreprochable (ofrece las posiciones de unos y otros desde una distancia, digamos, objetiva), pero lo que en un sentido global apreciamos es que, a pesar de advertir al inicio que "Europa vive sumida en un dilema de difícil solución", el esquema a través del cual clasifica las posiciones enfrentadas adolece de un simplismo galopante, reduciendo el problema a planteamientos maniqueos (izquierda-derecha, tolerantes-intolerantes, radicales-moderados) alrededor de un problema reducido también a su más absurda y genérica expresión: la de la espiritualidad, homologando -y al hacerlo expone nuestro corresponsal, en todo su esplendor, su total e indocta ignorancia- la espiritualidad musulmana, la cristiana, la protestante, la prehispánica, la chamánica, etc., etc., etc. Mayor vulgaridad imposible.

Pareciera entonces, según el cuadro ofrecido por La Jornada, que Europa vive inmersa en un problema absurdo, estando la solución -aunque no quiera o pueda ser vista por algunos: como la derecha ultra-conservadora radical reaccionaria oscurantista- a dos pasos nomás: tolerar la diversidad espiritual y cultural de este mundo en donde, en efecto, caben muchos mundos, porque, claro, !Otro Mundo es Posible!.

Y es que la clave de la cuestión se encierra en ese "dilema de difícil solución" al que alude la corresponsalía madrileña de La Jornada, pero que, al quedarse tan sólo en alusión, reduce el nivel crítico y analítico de su nota a lo más elemental posible, reportándonos lo que al respecto piensan "la derecha" -los malos intolerantes- y "la izquierda" -los buenos y moderados tolerantes liberales relativisas-.

Ni una palabra relativa a señalar cuestiones problemáticas de orden ontológico o de racionalidad a cuya luz sería posible, por lo menos de manera preliminar, comenzar a bascular el hecho de que, a la escala de las grandes religiones -cristianismo, islam, judaísmo-, es el cristianismo en el que es dable encontrar -dentro de la revelación-, y dicho sea esto, tal es la posición de ER.México, desde un ateísmo filosófico materialista, la mayor racionalidad posible; una racionalidad desde la que, precisamente, puede ser de hecho posible desplegar y defender el propio ateísmo ontológico.

¿Tendrá idea nuestro corresponsal lo que pasaría si quisiéramos defender el ateísmo materialista en Teherán o Islamabad?


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando