El Revolucionario

Portada > Mundo > Indonesia > Actriz porno provoca escándalo en Indonesia

Iba a realizar su primer trabajo vestida

Actriz porno provoca escándalo en Indonesia

El fanatismo islamita resulta grotesco y gracioso en algunos casos

Jueves 15 de octubre de 2009, por ER. Yakarta

Tras una carrera de éxitos y más de un centenar de películas en su currículum, la joven actriz porno japonesa María Ozawa (1986), protagonista de títulos tales como Hagámoslo en el colegio, Venus desnuda y Sexo en la playa, se disponía a participar en su primer papel convencional, en una serie de televisión indonesia. Pero ni así las autoridades del país con mayor número de musulmanes han permitido su entrada en el archipiélago.

JPG - 12.4 KB
La bella actriz María Ozawa
Ni vestida puede entrar en Indonesia

Los grupos islámicos más acérrimos de Indonesia, los que recelan hasta de escuchar los versículos del Corán en situaciones comprometidas, lograron que las autoridades del país vetaran, por el momento, la llegada de la famosa actriz, que iba a rodar en el país su primera película convencional, Menculik Miyabi (Secuestrando a Miyabi), una obra descrita como comedia adolescente que ni siquiera incluye besos.

Nada importa: al grito de «¡Abajo Miyabi!» y «¡Fuera el porno!», cientos de manifestantes han tomado las calles de Yakarta, liderados por grupos radicales como el Frente de Defensores del Islam. Por contra, una oposición liderada por miles de fans de María Ozawa indignados con el trato que se le ha dado a su heroína, han fundado el Frente de Defensores de Miyabi, y anuncian la puesta en marcha de actos de apoyo a la actriz. Y es que en Indonesia, pese al fanatismo islamita impuesto, muchas mujeres visten al modo occidental, se bebe alcohol y se ven las películas pornográficas de María Ozawa adquiridas en puestos de venta piratas.

La polémica llega meses después de que el Parlamento aprobara una ley antiporno que declara prohibidos «el desnudo, las representaciones de desnudos y los movimientos del cuerpo contrarios a la moral pública» en Indonesia.

Pacatería e hipocresía medieval del Islam

Las críticas de los colectivos musulmanes más ortodoxos han arreciado en los últimos días para presionar al Gobierno, sacando a las calles a centenares de universitarios conservadores que, en una manifestación, llegaron al extremo ridículo de quemar ropa interior femenina.

El presidente del poderoso y conservador Consejo de Ulemas de Indonesia (MUI), Amidhan, calificó a María Ozawa de «basura», acusando a los productores de dañar la salud mental de la juventud indonesia. «Se trata de la reputación de Indonesia, el país musulmán más poblado. Rechazamos la visita de Miyabi. No le deben permitir entrar en Indonesia. Moriremos luchando para cancelar su llegada», proclamó durante una protesta Umar Alatas, jefe del grupo radical Frente de Defensores del Islam (FPI).

De nada han servido las explicaciones de los productores, que defienden la inocuidad de un proyecto que busca antes los beneficios de taquilla de la actriz que su exhibición erótica. «Garantizamos que Miyabi no participará en una película pornográfica. No la traeremos como estrella porno, sino para actuar en una comedia». Pero qué explicaciones aportar ante quienes se niegan a la publicación de la revista Playboy sin desnudos, sólo autorizada en la isla de Bali. Eso sí, ningún musulmán renunciará a casarse con niñas. Eso no lo prohibe el Islam.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando