El Revolucionario

Portada > América > Uruguay > Argentina colapsa las entradas terrestres a Uruguay y además denuncia al (...)

Continúa la lucha dialéctica entre Uruguay y sus vecinos

Argentina colapsa las entradas terrestres a Uruguay y además denuncia al país ante el Tribunal de La Haya

La dialéctica de clases y de Estados entre la República Oriental y sus vecinos y socios comerciales llega a la Unión Europea

Martes 16 de enero de 2007, por ER. Montevideo

Argentina ha decidido denunciar a Uruguay ante el tribunal de La Haya, con la esperanza de que los socios comerciales del espacio vital alemán sean condescendientes con sus demandas, a la par que da autoridad a la Unión Europea sobre los problemas que ocurran en Iberoamérica

JPG - 20.9 KB
Ecologistas en Acción extravagante
Mientras enfrentan entre sí a naciones hispánicas ondean banderas patrióticas, mostrando implícitamente a quién sirven

Dos de los tres puentes que unen Uruguay con Argentina están bloqueados por los izquierdistas extravagantes ecologistas argentinos al servicio de la oligarquía ché. Sólo Concordia-Salto queda libre —aunque fue temporalmente bloqueado hoy lunes—, pero el acceso al Puente del General San Martín está colapsado por completo por la Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú . Desde este pasado viernes, los pasos están cortados de manera indefinida. Por si fuera poco, izquierdistas extravagantes argentinos, paraguayos, chilenos y —sí— uruguayos, se encuentran en Gualeguaychú «para tratar los problemas ambientales de la región». La guerra santa bananera entre Argentina y el Uruguay atrae a cada vez más feligreses en busca de su platano (verde). A todo esto, y como consecuencia, el número de turistas que eligen como destino la República Oriental ha descendido un 16%.

Argentina acude al Tribunal de La Haya en busca de apoyo

Este pasado domingo Argentina entregó de manera formal una denuncia a Uruguay ante el Tribunal europeo de La Haya, en Holanda. A través de una memoria de ocho volúmenes, la oligarquía financiera argentina con los peronistas «de izquierdas» a su frente en la administración de sus asuntos, denuncia a la República Oriental por haber violado el Estatuto del Río de Uruguay. La embajadora argentina, Susana Ruiz Cerruti, acudió hoy lunes a las 14:00 horas al Palacio de la Paz a entregar esa memoria junto con el embajador en Holanda de la vecina orilla, el señor Santos Goñi Marenco, y junto a Horacio Basabe, director del Instituto de Servicio Exterior de la Argentina. Memoria con documentación elaborada por, según las autoridades diplomáticas argentinas, «expertos independientes».

La burguesía argentina defiende que la República Oriental violó el Estatuto del Río Uruguay en cinco ocasiones, afirmando que éste es el auténtico núcleo del conflicto entre ambos países y que por tanto han de defender sus derechos vulnerados por Uruguay, al permitir de manera unilateral la instalación de las fábricas de pasta de celulosa de las empresas multinacionales ENCE —española— y Botnia —finlandesa—. Asímismo, Uruguay tiene un plazo de seis meses para presentar una contramemoria. Tras esto, si se produce, vendrá la réplica argentina y la dúplica uruguaya, hasta la decisión final del tribunal holandés, que se podría prolongar hasta casi cinco años.

Como vemos, la historia se repite con Uruguay. Durante su lucha por la independencia tuvo que pedir ayuda a Francia e Italia. Incluso el revolucionario italiano Garibaldi acudió en ayuda de Uruguay. Por no obviar que los británicos ayudaron a la República Oriental a no ser parte de la nación argentina, a pesar de su interés en que los brasileños controlaran el territorio. Si bien en aquel momento la historia fue tragedia, ahora se repite como farsa.

Uruguay sigue moviendo ficha

De la misma manera, el presidente Tabaré Vazquez se desplazará próximamente al Brasil para negociar tres puntos en el Mercosur, a saber: denunciar los cortes de ruta terrestres de la izquierda extravagante ecologista al servicio de los intereses de la burguesía argentina (y por lo que se ve, también centroeuropea); aprobar una serie de propuestas con respecto al comercio con Brasil y en base a sus propios planes en un Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur, con lo que Uruguay busca fortalecer y reforzar con sus aportaciones al débil Mercosur (y a la vez, a instancias de un organismo internacional —aunque local— salir del atolladero en que Argentina le ha metido); disminuir las asimetrías económicas perjudiciales para la República Oriental y también para Paraguay, poniendo fin a la doble tributación de mercancías, y creando un Fondo de Convergencia con aportaciones millonarias entre Brasil, Uruguay, Paraguay y la Argentina, siendo el país lusohablante el que más dinero aporte (70 millones de dólares). Brasil asímismo pretende llevar a debate en el Mercosur los problemas fronterizos uruguayo-argentinos, algo que el Gobierno y la diplomacia del Frente Amplio uruguayo ansían urgéntemente. Con lo que no cuentan es que tanto Brasil como Argentina pretenden dejar de utilizar el dolar como moneda de transacción comercial entre ambos países, e instaurar una moneda común. ¿Se haría así realidad una «Unión Latinoamericana», reflejo hispánico de la Unión Europea? ¿Se aprovecharía el conflicto dialéctico entre Argentina y Uruguay para hacer del Mercosur la plataforma desde la que se formaría un auténtico nido de tiburones a imagen y semejanza de la unión comercial de Estados europeos dominada por la República del Rhinn (Francia más Alemania)?

Por su parte, China continúa con sus planes en Uruguay. La empresa china Hoawei, gigante asiático de la telefonía, pretende invertir masivamente en Uruguay para convetir nuestra nación en puntera en el desarrollo tecnológico de la telefonía.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando