El Revolucionario

Portada > España > La Diada y sus ironías

Se celebra una derrota del año 1714

La Diada y sus ironías

La camarilla madrileña de Carlos II, afrancesada y atestada de traidores a la patria sobornados por Luis XIV, redactan un testamento que entrega el trono de España al nieto de Luis XIV, un tal Felipe de Anjou

Viernes 11 de septiembre de 2009, por ER. Barcelona

Mientras tanto, el presidente del Barça, Laporta estará encabezando la manifestación "Somos una nación. ¡Queremos un Estado propio!" del 11 de septiembre. El señor Laporta, resumiendo, es el mismísimo diablo al servicio del imperialismo depredador yankee

JPG - 43.6 KB
Juan Lapuerta, o ’Joan Laporta’, su nombre étnico
Quiere ser el Berlusconi catalán

La Diada, del 11 de septiembre, como muchos saben, se celebra una derrota del año 1714. Lo que no se sabe, es, lo más importante, ¿qué guerra era la que concluía con el asalto de Barcelona de las tropas borbónicas?.

En 1700, moría el último de los Austrias, Carlos II «El Hechizado». Con él, España había dado un salto de calidad, con un efecto de prosperidad en Cataluña, no por favoritismo alguno, sino por ser ésa la región más industrializada y comerciante de España. Carlos II no tenía herederos. Así pues, como siempre en estos casos, la cosa se complica. La camarilla madrileña de Carlos II, afrancesada y atestada de traidores a la patria sobornados por Luis XIV, redactan un testamento que entrega el trono de España al nieto de Luis XIV, un tal Felipe de Anjou. El ejército francés, que entró por Irún, con el duque de Anjou a la cabeza, y ayudado por los británicos, contaba con el apoyo de los castellanos que habían traicionado a España, mientras que eran los aragoneses y catalanes los que defendían a la España de Carlos III y los Austrias, el heredero lógico de la Casa de Austria.

Una España no sometida al despotismo borbónico, una España en la que se cumplieran las leyes, en la que el rey no pudiera disponer del reino a su antojo, caprichosamente, nombrando sucesor a quien le diera la gana. El futuro rey de España Felipe V el Hermoso, nieto de Luis XIV y antepasado de Juan Carlos I de España llegó a declarar que los catalanes son «forajidos y pillastres». Mientras que, el actualmente instrumentalizado por el catalanismo, Antonio de Villarroel, general jefe de Cataluña y comandante de la plaza de Barcelona, proclamó: «Combatimos por toda la nación española». Ya no sólo eso, el alcalde de Barcelona publica un bando que dice «Salvar la libertad del Principado y de toda España; evitar la esclavitud que espera a los catalanes y al resto de los españoles bajo el dominio francés; derramar la sangre gloriosamente por su rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España».

El 11 de septiembre de 1714 pues, las tropas borbónicas capitaneadas por el inglés Berwick ejecutan un terrible asedio y bombardeo, en el cual el capitán Berwick amenaza con pasar a toda la población a cuchillo si no se rinden. Así pues, Barcelona, capitula. De sutil manera, colándose en nuestra corona, y hasta nuestros días, España pasa a ser colonia francesa e inglesa, pese al heroico patriotismo español de los catalanes. Así pues, si milagrosamente en el futuro, España logra quitarse el yugo de los paises que la colonizan, borbones incluidos, se podría nombrar perfectamente el 11 de septiembre como conmemoración nacional, con ceremonias tanto en Finisterre como en Sanlúcar de Barrameda. No obstante, da más moral celebrar una victoria que una derrota. Es como comparar una boda con un funeral.

Mientras tanto, el presidente del Barça, Laporta, estará encabezando la manifestación «Somos una nación. ¡Queremos un Estado propio!» del 11 de septiembre. El señor Laporta, resumiendo, es el mismísimo diablo al servicio del imperialismo depredador yankee. Enumeremos. Primero, propuesto a cónsul de la colonia USA antirrusa de Georgia. Segundo, firmante de un contrato con la multinacional norteamericana UNICEF, para evitar pagar impuestos en España. Tercero, escoltado por una mafia albano-kosovar y fundador de una Peña Barcelonista de Kosovo. Recordemos que Kosovo es una nación inventada por USA para mayor independencia de su mayor base militar norteamericana en toda Europa, situada allí mismo. Algo así debe desear para Cataluña, unirse al carro del capital estadounidense, con el correspondiente peaje del eje franco-alemán, más conocido como la Europa Maragallista. Junto a él, encabezaran la marcha un tal Matthew Tree, un inglés que se enamoró de una catalana de Vic y se hizo independentista y, lo más vergonzoso de todo, el argentino Diego Arcos, presidente del subvencionado por la Generalidad Casal Argentí de Barcelona y creador nada más y nada menos que del ArgenCat.

Desde El Revolucionario de Barcelona, como no somos maniqueos, reconocemos las buenas intenciones de estos manifestantes a la hora de manifestarse, intenciones que parten de su decadente oportunismo individualista, que no es sino sinónimo de su ignorancia. Con la España despedazada, que ellos defienden, la dependencia de la OTAN se eternizará, a diferencia de lo que ocurriría con una mayor relación con Iberoamérica.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando