El Revolucionario

Portada > América > México > Divisiones al interior del PAN

Ante la eventual entronización de César Nava como dirigente nacional

Divisiones al interior del PAN

Fundamentalismo democrático y panfilismo dialogante son los criterios que definen la polémica

Martes 21 de julio de 2009, por ER. México


En una muestra lapidaria de fundamentalismo democrático y de formalismo idealista, analistas y periodistas, además de los medios de comuncación masiva, están centrando la atención en el proceso de renovación de la dirigencia nacional del PAN que, tras el desastrozo resultado electoral del pasado 5 de julio al que hubo de llevarlo el hoy ex-líder nacional, señor Germán Martínez, se sitúa en un escenario de debilidad política de cara a las elecciones próximas de 2012.

JPG - 7.9 KB
César Nava
¿El elegido?

En efecto, hace algunos días, César Nava, diputado electo, ex-secretario particular de Calderón y jóven cuadro político de Acción Nacional (tiene 35 años), hubo de ser promovido como posible sucesor de Martínez en la dirigencia nacional del blanquiazul; a los pocos días, su candidatura se perfilaba como impuesta por Calderón, en un intento por tener el control por su través de la estructura partidista.

La reacción tuvo que esperar muy poco y fue en efecto el día de ayer que un grupo de panistas hicieron pública su disconformidad con la eventual "imposición" de Nava por parte de Calderón al frente del partido en cuestión. Entre el grupo de militantes se encontraba Santiago Crrel, Javier Corral, Ricardo García Cervantes, Gerardo Priego y Manuel Espino (ex-dirigente nacional antecesor de Martínez Cázares).

Los argumentos esgrimidos estaban dispuestos en la dirección que señalaba hacia la inequidad y la eventual imposibilidad de competir con Nava, con lo cual estaba el grupo tomando la decisión de retirarse de la contienda con el propósito de evidenciar la maniobra política presidencial, al tiempo de generar, pretendidamente, una controversia o contradicción estatutaria en el proceso de elección interna.

Instancias del partido han confirmado hasta el día de hoy que, no obstante la disconformidad del grupo en cuestión, la elección habrá de verificarse según lo estipulado en la convocatoria correspondiente.

Independientemente del resultado de este conflicto interno, llama la atención a ER.México el tenor de los argumentos que tanto los panistas en rebelión como los analistas han puesto en circulación en columnas de opinión y medios de comunicación: en unos y otros aparece siempre un fundamentalismo democrático bobo y solemne en el que, escandalizados, condenan el supuesto talante autoritario de inequívoca esencia priísta -nos dicen- manifestado en la pretensión de Calderón por "imponer" a Nava como líder del partido. Todos ellos sostienen que esas "prácticas nefastas" constitutivas del PRI fueron siempre criticadas y denostadas por la militancia heróica del PAN, y que ven ahora con horror y decepción reproducidas en su propio partido.

Unos y otros, en esta facción rebelde del PAN, piden un proceso previo de "reflexión" al interior del partido, pues "no están dadas las condiciones para que tenga lugar la ronda electoral interna de renovación de la dirigencia".

Se trata de los argumentos típicos que desde una posición de debilidad política real se utilizan por igual en cualquier partido o agrupación política en los momentos de decidir alguna cuestión particular interna.

Es por demás evidente y natural, nos parece, que el jefe del Ejecutivo de cualquier país tenga interés en articular con la mayor firmeza y solvencia posible redes de interlocución y control político del partido del que forma parte; cosa que, además, es constitutiva de cualquier régimen parlamentario en donde, por lo general, el líder del partido es al mismo tiempo líder de la bancada en el parlamento y, en caso de ser mayoría, es también al mismo tiempo el titular del ejecutivo.

No nos parece entonces, desde este punto de vista, cosa del otro mundo que Calderón o Andrés Manuel López Obrador o Marcelo Ebrard, pongamos por caso, tengan interés en articular y construir grupos políticos afines a los proyectos que en cada caso suscriban: de no hacerlo estarían incurriendo en un imprudencia política lamentable y desastrosa desde el más duro realismo político.

Pero los periodistas de banqueta y los politólogos que no pueden mirar más allá de sus manuales de transición a la democracia, siguen con la misma cantaleta de siempre: el PRI es la madre de todos los males, y en el momento en que un político actúa con arreglo a la lógica fundamental de la política, que es la lógica del poder, entonces los bobos solemnes transitólogos se desgarran las vestiduras porque "se está volviendo a las prácticas autoritarias del PRI que tanto trabajo nos ha costado borrar".

¿Pero qué no les ha pasado por la cabeza a estos fundamentalistas democráticos que esas "prácticas nefastas y perversas" del PRI o de sus antecesores tuvieron lugar no ya como desviación de un curso armónico moderno y democrático sino como resultado de necesidades de poder y de eutaxia determinados históricamente?

Y en todo caso, los rebeldes del PAN argumentan que hay que reflexionar, y lo hacen presentándose como si tuvieran tras de sí un expediente intelectual y doctrinario de contenido y sustancia, cuando en realidad, tal es nuestro juicio, ni los rebeldes ni Nava, ni mucho menos Calderón, con excepciones muy puntuales (¿Javier Corral?, ¿García Cervantes?), están demasiado lejos del nivel medio propio de cualquier político de provincia con algún curso o diplomado de marketing político o de planeación estratégica en el ITAM o en Harvard. Eso sí, todos desayunan, comen y cenan en los mejores restaurantes del país en donde se dedican por igual a darle curso a la amplia gama de intrigas políticas que, desde el más alto hasta el más bajo y abyecto nivel de ruindad y mezquindad, saturan sus igualmente fecundas que folklóricas (¿priístas?) agenda y carrera políticas.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando