El Revolucionario

Portada > África Hispana > Guinea Ecuatorial > La visita de Moratinos a Guinea Ecuatorial

Secretos de la visita oficial del Ministro de Asuntos Exteriores español

La visita de Moratinos a Guinea Ecuatorial

La visita del Ministro de Asuntos Exteriores encierra un complicado mapa mundial

Viernes 17 de julio de 2009, por ER. Malabo

La visita de Miguel Angel Moratinos ha dejado muchos flecos internacionales. ¿Será este el comienzo del Plan África de Zapatero? ¿Volverá Guinea Ecuatorial a estar en el mapa Iberoamericano?

JPG - 11.8 KB
Teodoro Obiang

El Ministro de asuntos exteriores español, Miguel Angel Moratinos, ha terminado en sus declaraciones oficiales por reclamar mayor libertad y pluralismo político. Miguel Oyono Ndong Mifumu, consejero de Misiones y encargado de la oficina de Información de la Presidencia de la República ha calificado la visita como «muy oportuna» y un «reconocimiento del tiempo perdido».

Así lo ha declarado a medios de comunicación del territorio continental ecuatoguineano después una visita oficial que ha durado tres días; visita de esfuerzos colectivos entre fuerzas políticas, instituciones y empresarios tanto ecuatoguineanos como españoles.

Tras reunirse con diputados del partido del gobierno, el PDGE, el cual domina todo el parlamento ecuatoguineano, el ministro de Asuntos Exteriores ha recalcado que el pluralismo político y una mejora en las garantías constitucionales de derecho de voto y respeto de los derechos humanos son necesarios. El ministro Moratinos afirmó: «Todos estos mensajes han sido trasladados, pero no nos quedamos simplemente con el mensaje, sino con el compromiso de hacer un seguimiento para que todos ellos vayan avanzando, con respeto a las autoridades guineanas».

Entre los fracasos se encuentra la cancelación de la visita oficial a la ciudad de Mongomo, fuertemente industrializada y con gran presencia de trabajadores industriales chinos.

¿Qué se esconde tras la visita?

Para España el- escenario no era el más positivo. Con varios contratiempos como decorado, como la denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción presentada por la Asociación Proderechos Humanos española, APDHE, o el informe Petroleo y derechos humanos en Guinea Ecuatorial presentado por Human Rights Watch HRW. Sin embargo la diplomacia española ha escapado de la influencia de las OINGs y ONGs para presentar un proyecto que no sólo urge en España tras la presentación del proyecto de ayuda en África del gobierno de Zapatero que vuelve a poner a Guinea Ecuatorial como prioridad en las relaciones internacionales de España, incluyendo la invitación a Guinea Ecuatorial a formar parte en la próxima Cumbre Iberoamericana. Los cortes sufridos tras las amenazas rusas a Ucrania y a Bielorrusia han aligerado la puesta en escena del consorcio 3G formado por Gald, Eon Y Unión Fenosa para la explotación y la prospección de nuevos pozos de gas en las costas ecuatoguineanas. Eon se había introducido a través de su socio African LNG de African Gas Development Corp (Afgas) y Galp a través de la angoleña Sonagol. Unión Fenosa ha necesitado de un empuje diplomático.

Entre los observadores de esta representación se encuentra en las costas de África oriental, el destacamento del AFRICOM de Estados Unidos de América del Norte. Obama, de visita internacional, y los vecinos productores, creen que tras los cortes en la distribución de gas por el conflicto del Congo cada vez es más plausible la construcción del nuevo gaseoducto de África oriental que viajará desde Nigeria hasta Argelia como un proyecto de futuro que amenaza con convertirse en un cartel del gas entre Niger, Nigeria y Argelia. Mientras se ve a Guinea Ecuatorial con recelo por la posibilidad que tendría de adquirir importancia internacional, por lo que esta recibe con los brazos abiertos a los nuevos socios y promete comprar gas ajeno si es necesario para mantener una venta constante a Europa. Este proyecto, de Moratinos, es una necesidad europea y estadounidense liderada por España.

Para Guinea Ecuatorial tampoco era una oportunidad perdida de dar a conocer la versión oficial de los hechos acaecidos durante la intentona golpista del 2004. En palabras del Jefe de Estado, Teodoro Obiang: «Los guineanos no sabemos por qué España está ausente de Guinea Ecuatorial. Parece que España no ha tenido fe en las relaciones. La pregunta hay que hacerla a la clase política española». Desde 2004 ha habido una «injerencia manifiesta de algunos políticos españoles». Sin meter el dedo en la llaga, ha comentado las tentativas mercenarias controladas desde la capital española «bajo el patrocinio de algunos políticos». «¿Eso no es una injerencia? En el momento en que unos políticos preparan la invasión mercenaria para terminar con un Gobierno, eso está mal», inquirió retóricamente Obiang. «Soy amante de la crítica, lo que no acepto es la violencia».

Pero se encuentran evidentes debilidades internacionales que desgastan la imagen del gobierno ecuatoguineano: las constantes denuncias de las organizaciones internacionales no gubernamentales crean alarma política y ya han forzado situaciones avergonzantes para Teodoro Obiang, como las recomendaciones proderechos humanos que le hizo la presidenta Kirchner en público durante el viaje de Estado de Obiang a la Argentina. Es, sin embargo, este desgaste continuo lo que resta validez a unas ONGs cuyo mercado de explotación no benéfico se encuentra en la publicidad de estos informes, presentados con cierta precisión en momentos clave.

Y las críticas nacionalistas

En palabras del político neofeudalista español Ignacio Anasagasti, la visita «no ha servido para nada». A la crítica conjunta de los partidos secesionistas españoles por la conmemoración de la independencia en presencia de Manuel Fraga y a la construcción de una embajada en la cápital se esconde un cierto recelo al esfuerzo que se ha hecho desde el PNV (Partido Nacionalista Vasco) para favorecer a amotinados como los grupos separatistas de la isla de Bioko (el MAIB, Movimiento por la Autodeterminación de la Isla de Bioko), de lo cual ya se habló en este mismo periódico. Para los representantes del Partido Nacionalista Vasco, el proyecto democrático guineano pasa por la independencia de la isla de la parte continental (en la isla se encuentra la capital, Malabo).

Estas acusaciones están fuera de la realidad, porque lo cierto es que los empresarios que han enlazado con el gobierno ecuatoguineano sólo fueran PYMES de la construcción, sector degradado por la crisis internacional.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando