El Revolucionario

Portada > Mundo > Indonesia > Cuando la sodomía es noticia

La basura desvelada y fabricada en un país islámico

Cuando la sodomía es noticia

Amwar Ibrahim ha sido desacreditado en Malasia para evitar que llegue al poder

Jueves 16 de julio de 2009, por ER. Yakarta

Anwar Ibrahim, líder de la oposición malaya, ha sido imputado por practicar la sodomía con un ayudante varón de 23 años. El juicio por sodomía, que se ha pospuesto varias veces, ha comenzado de nuevo este mes y está envuelto en mecanismos similares que los que promueve la telebasura en las democracias homologadas.

JPG - 42.2 KB
Anwar Ibrahim
Siempre acusado de practicar la sodomía

Ya en el año 1998 fue imputado por sodomía y acabó dando con sus huesos en la cárcel, con grave perjuicio para su partido, el Partido por la Justicia Popular (PKR). El periodista Kenny Gan afirma que «los problemas políticos, sociales y jurídicos causados por el despido de Anwar Ibrahim y la subsiguiente farsa de juicio dejarán para siempre una huella en la conciencia nacional con profundas cicatrices de vergüenza y remordimiento que no serán fáciles de curar».

Asimismo, el Malaysian Mirror afirma que la relación entre Internet y la judicatura malasia con relación al juicio de Anwar que «dado el vibrante espacio libre que supone Internet, todos los jueces malasios están trabajando con la presión añadida de la mirada pública. No dictar una sentencia por escrito en cualquier caso controvertido da lugar a broncas en el ciberespacio. Cualquier sentencia por escrito se publica rápidamente en Internet y es diseccionada por expertos de las distintas especialidades».

La importancia de Internet, medio que suele ser censurado por los gobernantes musulmanes para que no se conozca la verdad del fanatismo del Islam, ha convertido a esos medios en auténticos jueces que realizan un juicio paralelo. Los jueces que presiden el juicio por sodomía de Anwar Ibrahim se someten al juicio del tribunal de la opinión pública virtual, muy a su pesar.

Sexo anal, oral y orgías

Otro periodista, Datuk Ambiga Sreenevasan, se pregunta: «¿podemos, como nación, pasar por un segundo juicio a Anwar?» El juicio de 1998 fue una vergüenza, pues «robó a los ciudadanos del país, y sobre todo a nuestros hijos, su inocencia, porque tuvimos nuestra ración diaria de sodomía, colchones manchados de sémen y demás».

Otro periodista, Farish Noor, anima a los políticos a deshacerse de leyes sexuales anticuadas. De hecho, es bien sabido que pese al rigorismo sexual que el Islam aporta, Malasia últimamente ha sido receptor de extranjeros que han llevado al país islámico prácticas tan liberales como las orgías, el sexo oral, el sexo anal y otras prácticas que en cierto régimen de clandestinidad ya existían.

También redes sociales como Twitter son foro habitual de comentarios sobre este caso, abundando afirmaciones como: «Así que Anwar le dio por el culo a ... ¡NO PASA NADA! ¡Infórmennos de cosas más interesantes!». O «PKR convoca a 5,000 personas en camisas negras y sólo van 15. Pedazo de manifestación». Opiniones para todos los gustos en una sociedad no tan islamizada como sus fanáticos líderes desearían.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando