El Revolucionario

Portada > América > México > Elecciones 2009

A mitad de sexenio, renovación política

Elecciones 2009

Mañana tendrán lugar las elecciones intermedias en México

Sábado 4 de julio de 2009, por ER. México


Con un pronóstico general en el que el PAN obtendría 148 diputados federales, el PRD 81 y el PRI alrededor de 236, las elecciones intermedias de 2009 tendrán lugar el día de mañana, luego de una campaña electoral convencional de toda democracia homologada, es decir, estúpida, insulsa y vacía de contenidos fundamentales: todos proponen más empleo, más seguridad y más calidad de vida.

Y fue ante esta vacuidad política electoral lo que hubo de suscitar la campaña de "anulación del voto" que un grupo de intelectuales orgánicos fundamentalistas democráticos, como José Antonio Crespo o Denisse Dresser, promovieron con el propósito de "mandar un mensaje" a la clase política merced al cual, según sus delirios formalistas, habría de hacer una severa y rigurosísima auto-crítica y mejorar sus propuestas para las próximas elecciones.

Se trata de una perla del fundamentalismo democrático de estos ideólogos -que se la pasan de un programa de tertulia a otro promoviendo esta clase de ocurrencias: uno de ellos propuso, en el ejercicio de su lirismo ramplón, poner en la bloeta que se vota por "Esperanza Marchita" (sic)- que participan de la ficción democrática consistente en querer agotar la realidad política en su conjunto en las rondas electorales que periódicamente tienen lugar; cuando lo que en realidad sucede, tal es la perspectiva de ER.México, es que en la dialéctica polítia real de un estado en cuestión se da una convergencia de bloques, fuerzas y líneas generales de poder político, económico y militar que desbordan por completo los calendarios electorales, y definen, en ese desbordamiento, un estrato de configuración ontológico-político (systasis) de segundo grado a cuya luz las elecciones democráticas por las que se desgarran las vestiduras tanto los defensores de la anulación del voto como sus detractores y críticos, aparecen tan sólo como un punto o momento de una relevancia menor con relación al verdadero juego de fuerzas en operación.

Y es que habría que decirles a los fundamentalistas a favor del voto o en contra de él, que el vacío es un imposible político, y esto aplica por igual en una dictadura, en una monarquía, en una oligarquía o en una democracia, con lo cual carece de todo sentido esperar, por un lado, que anulando el voto habrá de sacudirse el sistema político por entero, o, por el otro, que votando en efecto está renovándose también por entero la estructura de poder formal y material del estado mexicano, pues lo que sucede es que esas estructuras y esos arreglos institucionales, como gustan de decir los analistas, se definen y deciden siempre en otro tiempo y lugar.

Con esto queremos decir que, desde ER.México, instalándonos en una perspectiva funcionalista del mal menor, o, si se quiere, en la perspectiva del problema de Sócrates expuesto en la República de Platón según el cual "no hay nada peor para un hombre de bien que no quiera gobernar que ser gobernado por alguien peor que él", y tomando toda la distancia posible de cualquier fundamentalismo democrático (en el sentido de defender la Democracia por la democracia misma), saldremos a votar con plena consciencia de que tal elección forma tan sólo parte de un proceso dialéctico global respecto de cuyo curso y determinaciones habremos no obstante de mantenernos en alerta permanente.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando