El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > Encuentros en la Tercera Fase de bobos solemnes

Les sugiero que estén atentos al próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta

Encuentros en la Tercera Fase de bobos solemnes

La socialdemocracia se frota las manos ante el panfilismo del Emperador Obama

Viernes 5 de junio de 2009, por Grupo Promacos

La socialdemocracia española alcanza cotas fantásticas de megalomanía, porque España, la España gobernada por el PSOE, ejercerá la presidencia honorífica de la Unión Europea durante seis meses. Y algo tan fútil lo juzgan un hermanamiento con el presunto socialdemócrata, el nuevo emperador Barack Obama.

JPG - 105.4 KB
Obama arropa a Zapatero
Un gesto de condescendencia ante tan patético personaje es tomado como señal de que la socialdemocracia manda en el mundo

El discurso de Barack Obama en Egipto, hablando de la tolerancia islámica, las maldades de los cristianos en España durante la Edad Media y la mano tendida al Islam, sitúa a Obama, dicen los socialdemócratas, en la órbita de esa doctrina que pretende dominar el mundo. El próximo encuentro anunciado por Leire Pajín, entre Obama y Zapatero, será un acontecimiento planetario, un Encuentro en la Tercera Fase de líderes progresistas.

Sin embargo, desde el Grupo Promacos consideramos que hay que poner los puntos sobre las íes ante tanta idiocia y confusión. En primer lugar, es habitual que los norteamericanos, por muy líderes mundiales que lleguen a ser, hayan mamado la Leyenda Negra antiespañola que considera a los católicos seres intolerantes por definición. Un autor de la lucidez de Roberto Kaplan en su Viaje al futuro del Imperio, no dudaba en alabar la modernidad del fanatismo luterano, mientras consideraba un atraso el catolicismo hispano al otro lado de la frontera.

No obstante, un discurso tan favorable al islamismo y que ha defendido la Alianza de Civilizaciones para regocijo del Islam y de su yihad, que aspira a dominar el mundo, ha despertado el optimismo del socialfascismo español, en su afán de dejar de ser un cero a la izquierda en la política internacional.

Pero no deja de resultar de una ridiculez, rayana en el delirio psiquiátrico, pensar que la presidencia formal de la Unión Europa de Zapatero durante seis meses (similar a la que podía ostentar el monarca al que elegían para regir el ficticio Sacro Imperio Romano Germánico en la Edad Media y Moderna) pueda asimilarse al mando de Estados Unidos que ejerce a día de hoy Barack Obama. Las fantasías socialdemócratas, en las que se ve a un Obama socialdemócrata que pronto se unirá a Zapatero en una entente de bobos solemnes, para regocijo de la Humanidad socialdemócrata, no dejan de ser conmovedoras y dignas de lástima desde una óptica materialista histórica.

Es ridículo pensar que Obama, con un equipo de gobierno claramente continuísta con Jorge Bush II, vaya a cambiar tanto como para convertir al Imperio realmente existente en un país de orientación socialdemócrata. Si acaso, Obama se acerca por su viscosidad ideológica y su aspecto afable a Jimmy Carter, que con su dejadez y pasividad toleró el avance de la Unión Soviética durante los años setenta. O quizás a Kennedy, que acabó siendo asesinado en una extraña maniobra, al igual que en Roma se asesinó al degenerado y estúpido Calígula para evitar la degeneración del Imperio Romano. Si bien Obama da que pensar con sus muestras de apaciguamiento hacia el Islam, no parece que su equipo de gobierno vaya a tener ese tono tan aliciesco a la hora de orientar la política imperial. Tiempo al tiempo.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando